en di­rec­to

AUTOhebdo SPORT - - NUEVO FORD FIESTA -

Al fi­nal del rall­ye, Da­ni Sor­do ga­na­ba una po­si­ción (de la dé­ci­ma a la no­ve­na) por­que el es­to­nio Ott Ta­nak, que ha­bía ter­mi­na­do oc­ta­vo el Po­wer Sta­ge, re­ti­ra­ba su co­che del par­que ce­rra­do. Es­ta de­ci­sión le per­mi­te cam­biar una se­rie de pie­zas (mo­tor, ca­ja de cam­bios, et­cé­te­ra) nor­mal­men­te pre­cin­ta­das e in­sus­ti­tui­bles que el re­gla­men­to exi­ge que se man­ten­gan pa­ra un nú­me­ro de rall­yes, ya que es po­si­ble ha­cer­lo si hay un aban­dono pre­vio que jus­ti­fi­que la sus­ti­tu­ción. De no ha­cer­lo así, es de­cir, si hu­bie­ra ter­mi­na­do el rall­ye pun­tuan­do y cam­bia­ra lo que to­ca­ra (des­pre­cin­tan­do lo pre­cin­ta­do), una pe­na­li­za­ción le es­pe­ra­ría a la sa­li­da del Rall­ye de Fran­cia.

El ini­cio del rall­ye, con el Qua­lif­ying Sta­ge, no em­pe­zó na­da bien, pues una rue­da del Mit­su­bis­hi del pe­ruano Ni­co­lás Fuchs, tras un fuer­te im­pac­to con­tra una ar­que­ta, sa­lía des­pe­di­da, al­can­zan­do a un es­pec­ta­dor de cier­ta edad, que su­frió he­ri­das de con­si­de­ra­ción. Afor­tu­na­da­men­te, a la ho­ra de ce­rrar es­tas lí­neas, en la sa­la de pren­sa del rall­ye se nos co­mu­ni­ca­ba que el he­ri­do se iba re­cu­pe­ran­do de la gra­ve­dad ini­cial.

Es­te in­ci­den­te pri­vó a Jo­sé An­to­nio Suá­rez de rea­li­zar el tra­mo de ca­li­fi­ca­ción, ya que fue neu­tra­li­za­do, con lo cual le to­ca­ría ca­len­tar mo­to­res y fre­nos en la pri­me­ra es­pe­cial. Otro in­ci­den­te acae­ci­do pos­te­rior­men­te con el co­che de Pro­kop, con la co­rres­pon­dien­te neu­tra­li­za­ción y es­ta­ble­cien­do un tiem­po por igual a to­dos los dor­sa­les que ve­nían por de­trás, evi­tó que Suá­rez acu­mu­la­ra un fuer­te re­tra­so, pues per­dió una rue­da y tu­vo que ro­dar has­ta el fi­nal del tra­mo so­bre el dis­co.

Una his­to­ria que traía cier­ta co­la en el pad­dock fue la sus­ti­tu­ción de Ar­min­do Araújo por el aus­tra­liano Ch­ris At­kin­son en el equi­po ofi­cial Team Mi­ni Por­tu­gal. Bien es ver­dad que las pres­ta­cio­nes del lu­so no eran las es­pe­ra­das, aun­que At­kin­son no lo hi­zo mal en una su­per­fi­cie que no es la su­ya. Lo cu­rio­so es que des­de el equi­po Mi­ni Por­tu­gal, cu­ya ges­tión re­cae en Ralliart Ita­lia, se rehi­cie­ron to­do ti­po de propuestas a Araújo pa­ra en­con­trar una ex­cu­sa más o me­nos jus­ti­fi­ca­ble, co­mo así re­za­ba en un co­mu­ni­ca­do emi­ti­do por el equi­po. Lo cier­to es que se ha lle­va­do el ca­so a los tri­bu­na­les.

En el Rall­ye de Ale­ma­nia se pu­do ver una muy in­tere­san­te co­lec­ción de an­ti­guos coches de rall­yes, en­tre los que des­ta­ca­ba el Au­di Quat­tro que en los años ‘80 con­du­je­ra Stig Blomq­vist o el Pors­che 911 Roth­mans con el que Jacky Ickx co­rrió y ga­nó el Pa­rís-Da­kar. Tam­bién ha­bía una se­rie de es­tu­pen­dos Lan­cia Stra­tos y un Al­pi­ne ex Ber­nard Dar­ni­che que qui­ta­ban el hi­po.

En la ca­te­go­ría R3 ha­bía tan so­lo cua­tro coches ins­cri­tos. En­tre ellos, un DS3 que pi­lo­ta­ba Sé­bas­tien Char­don­net, hi­jo de un pi­lo­to que for­mó la Es­cu­de­ría Char­don­net allá por los ‘70. Es­te DS3 con­si­guió un ex­ce­len­te re­sul­ta­do, ya que, ade­más de de­jar le­jos a sus ri­va­les en es­ta ca­te­go­ría, ter­mi­nó en el 16º pues­to, sien­do el pri­mer Dos Rue­das Mo­tri­ces cla­si­fi­ca­do.

Ri­car­do Tri­vi­ño se mos­tra­ba con­ten­to con el re­sul­ta­do lo­gra­do en Ale­ma­nia, a pe­sar de no con­tar con un Su­ba­ru com­pe­ti­ti­vo, ya que par­ti­ci­pa den­tro de una es­truc­tu­ra bel­ga que por un buen pre­cio ofre­ce una tem­po­ra­da en Pro­duc­ción. El me­jor de los ins­cri­tos en es­ta Cha­llen­ge par­ti­cu­lar tie­ne co­mo pre­mio la par­ti­ci­pa­ción en cin­co prue­bas del Mun­dial de Pro­duc­ción el año pró­xi­mo con un Su­ba­ru “top”. Don­de el me­ji­cano no­ta­ba más la di­fe­ren­cia era en los neu­má­ti­cos D-Mack.

Car­los Sainz es­tu­vo si­guien­do la ca­rre­ra del equi­po VW-Sko­da. Pre­gun­ta­do por la evo­lu­ción del Po­lo WRC, di­jo que to­do iba bien, aun­que aún ha­bía que se­guir tra­ba­jan­do. En cuan­to al se­gun­do pi­lo­to, que pa­re­ció que iba a co­mu­ni­car­se en es­ta cita, na­die sol­tó pren­da, de­jan­do pro­ba­ble­men­te es­ta no­ti­cia pa­ra el Rall­ye de Cer­de­ña o in­clu­so pa­ra des­pués del Ca­ta­lun­ya.

En re­fe­ren­cia al nue­vo Po­lo WRC, el equi­po VW tie­ne a bien que­dar­se des­pués de un rall­ye del Mun­dial pa­ra ha­cer tests so­bre un tra­mo dispu­tado en com­pe­ti­ción, con el fin de com­pa­rar tiem­pos con los Ford y Ci­troën. En torno a ello, hay ru­mo­res que di­cen que el nue­vo Po­lo WRC es­tá más de unas dé­ci­mas por ki­ló­me­tro por de­trás del DS3.

Otra de las no­ve­da­des en Ale­ma­nia fue la pre­sen­cia del To­yo­ta Ya­ris en con­fi­gu­ra­ción R1, que ofi­ció de co­che 0. Ni que de­cir tie­ne que es­te pe­que­ño ja­po­nés es­tá bien rea­li­za­do. Con un mo­tor de 1.400 cc, se nos de­cía que la po­ten­cia es­ta­ba en torno a los 110 CV, con­tán­do­se tam­bién so­bre el mis­mo cha­sis con un mo­tor de 1.300 cc. El co­che, con to­do in­clui­do en cuan­to a con­fi­gu­ra­ción de rall­ye (ba­rras, bac­quet, cin­tu­ro­nes, sus­pen­sio­nes me­jo­ra­das, et­cé­te­ra), se es­tá ven­dien­do en Ale­ma­nia, don­de hay un Tro­feo pa­ra as­fal­to, por unos 22.500 eu­ros.

La ca­te­go­ría R1 pa­re­ce es­tar en al­za, ya que pu­di­mos ver al­gún Twin­go, un Sko­da Fa­bia, un DS3 del que se ha­cía pro­mo­ción y tam­bién un Fies­ta. Y es que pa­re­ce que to­das las mar­cas más o me­nos im­pli­ca­das en los rall­yes ven que es­tos coches de po­ca ci­lin­dra­da, con to­do ma­nual, son la me­jor pla­ta­for­ma de sa­li­da pa­ra ini­ciar­se an­tes de pen­sar en em­pre­sas ma­yo­res.

Muy sen­ti­do fue el ho­me­na­je que mu­chos pi­lo­tos hi­cie­ron a Bu­gals­ki, em­pe­zan­do por los del equi­po Ci­troën o el pro­pio Da­ni Sor­do. To­dos lle­va­ban en su co­che la ima­gen del des­apa­re­ci­do Phi­lip­pe Bu­gals­ki. Ha­cien­do al­gu­na pe­que­ña in­da­ga­ción, y co­mo se co­mu­ni­có en su día, Phi­lip­pe es­ta­ba po­dan­do un árbol de su ca­sa a una al­tu­ra de 15 me­tros en una grúa mó­vil y hu­bo al­gún fa­llo de ti­po hi­dráu­li­co en la má­qui­na que pro­vo­có su des­plo­me, con tan ma­la suer­te que el pi­lo­to im­pac­tó de ca­be­za con­tra el sue­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.