La ba­ja au­dien­cia

AUTOhebdo SPORT - - NUEVO FORD FIESTA -

Aun­que en Ale­ma­nia eso de la cri­sis que se es­tá vi­vien­do no se pal­pa co­mo en Es­pa­ña, al­go hay pa­ra que la au­dien­cia de su rall­ye si­ga ba­jan­do con­si­de­ra­ble­men­te. Tan­to en los tra­mos co­mo en el par­que de asis­ten­cia, la afluen­cia de es­pec­ta­do­res dis­mi­nu­ye alar­man­te­men­te, co­mo tam­bién se re­ba­jó el pre­cio del pa­se pa­ra te­ner ac­ce­so a los tra­mos y a la asis­ten­cia.

Más que la cri­sis es, en cier­ta me­di­da, la fal­ta de in­te­rés, y las qui­zá ex­ce­si­vas me­di­das de se­gu­ri­dad, ya que las lar­gas ca­mi­na­tas pa­ra lle­gar a una cur­va es­ta­ban a la or­den del día. Al mar­gen de ello, pro­ba­ble­men­te los afi­cio­na­dos desis­tan de acer­car­se a un rall­ye co­mo es­te cuan­do de an­te­mano ya se sa­be quién va a ga­nar: siem­pre el mis­mo, Sé­bas­tien Loeb, que se ha co­ro­na­do en es­ta cita na­da me­nos que en nue­ve oca­sio­nes. Ten­drá que ver en esa ba­ja­da de in­te­rés la fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad en­tre pi­lo­tos, aun­que va­yan a por to­das, o la au­sen­cia de más mar­cas y or­ga­ni­za­do­res que qui­zá no ven­dan bien “es­ta fies­ta”. En otro or­den de co­sas, la te­le­vi­sión si­gue bri­llan­do por su au­sen­cia, sal­vo las imá­ge­nes que se cuel­gan por in­ter­net. Sea co­mo fue­re, la sen­sa­ción de que al­go se va ago­tan­do es­tá ahí, aun­que tam­bién pue­de in­fluir la fal­ta de un pi­lo­to ger­mano que se mi­da de tú a tú con fran­ce­ses, fin­lan­de­ses, sue­cos y no­rue­gos. Si a es­to aña­di­mos que la ins­crip­ción pa­ra el pró­xi­mo Rall­ye de Ga­les es aún de so­lo 31 coches, es­ta­mos apa­ña­dos.

To­do ello an­tes de lle­gar a la no­ve­na es­pe­cial, don­de in­ci­den­tes co­mo la sa­li­da de Sol­berg –en la que arran­có una rue­da de su co­che– y el pin­cha­zo de Sor­do –que tu­vo que pa­rar a cam­biar, per­dien­do 2 mi­nu­tos y me­dio en el lar­guí­si­mo Pan­zer­plat­te– hi­cie­ron que cam­bia­ra la cla­si­fi­ca­ción.

Así las co­sas, el error que ha­bía co­me­ti­do Lat­va­la a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na –un rec­to por una pa­sa­da de fre­na­da–, lo pa­lia­ba en par­te gra­cias a los erro­res de sus co­le­gas; tan­to co­mo un Hir­vo­nen muy per­di­do en la pri­me­ra par­te del rall­ye. Sor­do, a su vez, ba­ja­ba al sex­to pues­to sin op­cio­nes ya de al­can­zar ni a Ta­nak ni a Ost­berg, que le pre­ce­dían.

Cuan­do el día to­ca­ba a su fin, una vez más el cam­po de en­tre­na­mien­to de los ca­rros de com­ba­te ale­ma­nes –la se­gun­da pa­sa­da por Pan­zer­plat­te– era pro­ta­go­nis­ta de la sa­li­da de Sor­do, en la que se per­fo­ra­ba un ra­dia­dor del Mi­ni, y ello le lle­va­ba a re­ti­rar­se. Tras un enor­me tra­ba­jo de su equi­po, el cán­ta­bro se re­en­gan­cha­ría en la úl­ti­ma eta­pa pa­ra pro­bar al­gu­na que otra so­lu­ción y pun­to, pe­ro al fi­nal aca­bó en la no­ve­na pla­za. Es­ta edi­ción del rall­ye ale­mán, a di­fe­ren­cia de la de 2011, se le pu­so a Da­ni ini­cial­men­te muy en con­tra, a mi­tad de rall­ye muy a su fa­vor y con el po­dio a la vis­ta, pe­ro fi­nal­men­te no pu­do ser. Habrá que es­pe­rar a Fran­cia. Mien­tras, Loeb su­ma y si­gue.

En ge­ne­ral, ca­rre­te­ras des­po­bla­das y po­co in­te­rés por es­ta prue­ba del Mun­dial. Al­go hay que ha­cer pa­ra que es­to no se ex­tien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.