Abier­to de par en par

Lí­der en el seg­men­to de los mo­no­vo­lú­me­nes, Ford aña­de a su lis­ta el pe­que­ño B-Max, un vehícu­lo in­no­va­dor sin pi­lar B con el ob­je­to de per­mi­tir, al abrir sus puer­tas, un um­bral de ac­ce­so al ha­bi­tácu­lo de 150 cen­tí­me­tros.

AUTOhebdo SPORT - - VOLANTE - Manuel DO­MÉ­NECH

Po­dría pa­re­cer que es­te ti­po de con­fi­gu­ra­ción de puer­tas es­tá re­ñi­do con la se­gu­ri­dad del vehícu­lo, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad. El inexis­ten­te pi­lar B en reali­dad sí exis­te, aun­que in­te­gra­do en las puer­tas, ya que ca­da una de ellas, la tra­se­ra des­li­zan­te ha­cia atrás, in­te­gra un re­fuer­zo en el mar­co ver­ti­cal ex­te­rior, de tal mo­do que, cuan­do es­tán ce­rra­das, am­bas fun­cio­nan al uní­sono co­mo si fue­sen ese pi­lar B en ca­so de im­pac­to la­te­ral. La ri­gi­dez del con­jun­to es­tá ase­gu­ra­da por el em­pleo en la cons­truc­ción del co­che de has­ta cin­co ti­pos de ace­ro, en­tre ellos los de al­ta y muy al­ta re­sis­ten­cia.

La se­gu­ri­dad es, en el B-Max, ob­je­to de una aten­ción es­pe­cial, y así en se­gu­ri­dad ac­ti­va cuen­ta, por pri­me­ra vez en un Ford, con el sis­te­ma Ac­ti­ve City Stop, que per­mi­te evi­tar co­li­sio­nes por al­can­ce en el trá­fi­co de la ciu­dad has­ta 30 km/h.

Pe­ro, ade­más de la se­gu­ri­dad y de la in­no­va­ción que su­po­ne el um­bral de ac­ce­so al in­te­rior, por cier­to de gran an­chu­ra, hay que ha­blar en el B-Max de es­ti­lo, mar­ca­do por una apa­rien­cia Pre­mium, que lo se­pa­ra de lo exis­ten­te has­ta aho­ra en su ca­te­go­ría de mar- ca­do. El B-Max, que mi­de po­co me­nos de 4,10 me­tros, su­pera los 1,60 de al­tu­ra y tie­ne una an­chu­ra de 1,75 m. A la fa­ci­li­dad de ac­ce­so a su ha­bi­tácu­lo une la fle­xi­bi­li­dad del mis­mo y un ma­le­te­ro con do­ble fon­do y una ca­pa­ci­dad mí­ni­ma de 326 li­tros con rue­da de re­pues­to de emer­gen­cia.

Es un co­che que se ha desa­rro­lla­do te­nien­do muy en cuen­ta las ne­ce­si­da­des del clien­te, lo que de al­gu­na ma­ne­ra ha in­flui­do en sus ca­rac­te­rís­ti­cas, tan­to es­té­ti­cas co­mo fun­cio­na­les, dan­do lu­gar a un for­ma­to que no pa­sa des­aper­ci­bi­do y que, de al­gu­na ma­ne­ra, crea un nue­vo seg­men­to de mer­ca­do.

Mo­to­res Eco­Boost.

Ford apues­ta en el B-Max por los mo­to­res Eco­Boost de ga­so­li­na. De he­cho, si bien el co­che dis­po­ne de cua­tro mo­to­res de ga­so­li­na, un 1.4 Du­ra­tec de 90 ca­ba­llos, un 1.6 Du­ra­tec de 105 CV aso­cia­do a un cam­bio Po­wers­hift de seis ve­lo­ci­da­des y los dos Eco­Boost de 3 ci­lin­dros y 1 li­tro con po­ten­cias de 100 y 120 ca­ba­llos, so­lo es­tos dos úl­ti­mos se ofre­ce­rán en Es­pa­ña, y tam­bién, so­bre pe­di­do, el 1.6 au­to­má­ti­co. Los dos Eco­Boost es­tán aso­cia­dos a cam­bios ma­nua­les de cin­co re­la­cio­nes, y ofre­cen un ren­di­mien­to fran­ca­men­te ex­ce­len­te, con una ca­pa-

ci­dad de ace­le­ra­ción in­creí­ble, unas bue­nas pres­ta­cio­nes y unos con­su­mos y emi­sio­nes mo­dé­li­cos. Lo más lla­ma­ti­vo es el so­ni­do de es­tos mo­to­res, más os­ten­si­ble que en el Ford Fo­cus, aun­que per­so­nal­men­te opino que no re­sul­ta mo­les­to una vez que te acos­tum­bras a su “ron­ro­neo”.

Ade­más de los Eco­Boost, el B-Max cuen­ta con dos me­cá­ni­cas diésel TDCi, una de 1,5 li­tros y 75 CV y otra de 1,6 li­tros con in­ter­coo­ler de 95 ca­ba­llos.

La tec­no­lo­gía ECOnetic es­tá pre­sen­te en to­das las me­cá­ni­cas del B-Max, lo que sig­ni­fi­ca que in­clu­ye di­rec­ción eléc­tri­ca, re­co- men­da­ción men de cam­bio de mar­cha, Au­to Start Stop (en el Eco­Boost de 120 CV en ga­so­li­na), sis­te­ma Ford Eco­Mo­de, re­ge­ne­ra­ción de energía en fre­na­da y una ae­ro­di­ná­mi­ca muy de­pu­ra­da, con un coe­fi­cien­te de pe­ne­tra­ción Cx de 0,324.

Co­mo es ha­bi­tual en Ford, la di­ná­mi­ca de con­duc­ción es pri­mor­dial en el B-Max. En es­te sen­ti­do, es un co­che que ofre­ce un tac­to de con­duc­ción ex­ce­len­te, con un com­por­ta­mien­to que sor­pren­de ha­bi­da cuen­ta de su for­ma­to. Es muy es­ta­ble y ágil, y se con­du­ce con una gran fa­ci­li­dad des­de un pues­to de con­duc­ción ele­va­do y có­mo­do, con una pa­lan­ca de cam­bios ele­va­da que fa­ci­li­ta su ac­cio­na­mien­to, por cier­to, rá­pi­do y pre­ci­so, al me­nos en la ver­sión pro­ba­da, con el mo­tor Eco­Boost de 120 ca­ba­llos.

El B-Max es el pri­mer Ford que lle­va el sis­te­ma SYNC de co­mu­ni­ca­ción, asis­ten­cia e in­for­ma­ción de se­rie en to­dos sus mo­de­los. El co­che cuen­ta con una ga­ma con aca­ba­dos Trend, Ti­ta­nium y Ti­ta­nium X, con un com­ple­to equi­pa­mien­to y op­cio­nes muy in­tere­san­tes, y con pre­cios des­de los 16.900 eu­ros del Trend 1.0 Eco­Boost de 100 CV has­ta los 21.000 del Ti­ta­nium X 1.6 TDCi.

La za­ga es muy ver­ti­cal, pa­ra apro­ve­char me­jor la zo­na del ma­le­te­ro, pe­ro no es­tá ca­ren­te del es­ti­lo que ca­rac­te­ri­za al res­to de la ca­rro­ce­ría.

La pre­sen­ta­ción del in­te­rior es tam­bién la ha­bi­tual en Ford, con una ca­li­dad de rea­li­za­ción in­du­da­ble, ma­te­ria­les bien ele­gi­dos, di­se­ño mo­derno y am­bien­te Pre­mium.

El tac­to de con­duc­ción del B-Max con­ven­ce, es un co­che que re­sul­ta es­ta­ble y có­mo­do en

ca­rre­te­ra y que en cur­va ma­ni­fies­ta una

bue­na agi­li­dad.

La au­sen­cia del pi­lar B per­mi­te un ac­ce­so to­tal a to­das las pla­zas del co­che, muy am­plias tan­to en la zo­na de­lan­te­ra del ha­bi­tácu­lo, con unos asien­tos muy có­mo­dos y de gran ta­ma­ño, co­mo en la tra­se­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.