MI­CHAEL SCHU­MA­CHER EN­GRAN­DE­CE SU LE­YEN­DA

AUTOhebdo SPORT - - CIRCUITOS -

La Fór­mu­la 1 es­tá de ce­le­bra­ción. Mi­chael Schu­ma­cher, una le­yen­da en ac­ti­vo, el “hom­bre ré­cord” de la dis­ci­pli­na, que acu­mu­la 7 tí­tu­los y 91 vic­to­rias, cum­plió el pa­sa­do fin de se­ma­na 300 Gran­des Pre­mios en la F1, to­do un acon­te­ci­mien­to que se ce­le­bró co­mo se me­re­ce. Nom­bra­do hi­jo pre­di­lec­to de Spa, Mer­ce­des le re­ga­ló un mo­rro del bó­li­do con el nú­me­ro 300.

“Tres­cien­tos es un nú­me­ro in­tere­san­te, bo­ni­to y agra­da­ble, en el que no pen­sé cuan­do me re­ti­ré en 2006. Hu­bo un tiem­po en el que se ha­bla­ba de si al­guien po­dría ba­tir el ré­cord de Pa­tre­se...”, ex­pli­có Mi­chael, al que so­lo su­pera Ru­bens Ba­rri­che­llo, con 326. Sus fans le pe­dían que si­guie­ra has­ta los 400 en una lla­ma­ti­va pan­car­ta, pe­ro él se­ña­ló en­tre son­ri­sas que “me ima­gino que pue­do de­cir que no. Es bo­ni­to que me si­gan apo­yan­do y que quie­ran que si­ga. La ci­fra de 300 es es­pe­cial, so­bre to­do por­que lle­ga en Spa”, un cir­cui­to en el que de­bu­tó y en el que ha es­cri­to al­gu­na de sus pá­gi­nas más glo­rio­sas. “Has­ta aho­ra, Spa era co­mo la sa­la de es­tar de mi ca­sa. Aho­ra lo es ofi­cial­men­te”, se­ña­ló el hep­ta­cam­peón tras re­ci­bir la dis­tin­ción de las au­to­ri­da­des lo­ca­les lo­ca­les. Apla­zó la de­ci­sión so­bre su fu­tu­ro al mes de oc­tu­bre e in­di­có que “no sé el nú­me­ro de Gran­des Pre­mios al que lle­ga­ré al fi­nal de mi ca­rre­ra, aun­que con se­gu­ri­dad las prue­bas que hay has­ta el fi­nal de la tem­po­ra­da”.

Mi­chael Schu­ma­cher de­bu­tó en la Fór­mu­la 1 pre­ci­sa­men­te en Spa, sus­ti­tu­yen­do al bel­ga Bertrand Ga­chot, en la úni­ca ca­rre­ra que dis­pu­tó al vo­lan­te de un Jordan, un es­ce­na­rio en el que un año des­pués lo­gró su pri­me­ra vic­to­ria a los man­dos de un Be­net­ton. En aquel es­treno de 1991 se si­tuó sép­ti­mo en la pa­rri­lla, el sá­ba­do, pe­ro en ca­rre­ra se lle­vó una gran de­cep­ción, por­que ape­nas pu­do com­ple­tar me­dio ki­ló­me­tro. El co­che le de­jó ti­ra­do y to­da­vía hoy no en­cuen­tra ex­pli­ca­ción a la ta­ca­ñe­ría de Ed­die Jordan, que de­ci­dió no cam­biar el em­bra­gue a pe­sar de los pro­ble­mas que ha­bían ad­ver­ti­do.

En 1994 do­mi­nó con au­to­ri­dad, de prin­ci­pio a fin, an­tes de ser des­ca­li­fi­ca­do cuan­do los co­mi­sa­rios ve­ri­fi­ca­ron su Be­net­ton y des­cu­brie­ron que el fon­do plano era más li­ge­ro de lo per­mi­ti­do. Se­gún los téc­ni­cos de la es­cu­de­ría, el Be­net­ton B194 iba tan pe­ga­do al sue­lo que ro­za­ba el as­fal­to e iba li­man­do la su­per­fi­cie.

Hay que des­ta­car, por otro la­do, que en el año 2000 fue “víc­ti­ma” de uno de los ade­lan­ta­mien­tos más es­pec­ta­cu­la­res de la his­to­ria de la F1. Mi­ka Hak­ki­nen, que era se­gun­do, se le pe­gó en la rec­ta de Kem­mel en la vuel­ta 40, un tra­mo en el que se su­pe­ran los 330 km/h en­tre Eau Rou­ge y Les Com­bes. Se en­con­tra­ron en me­dio de la pis­ta a un do­bla­do, el bra­si­le­ño Ri­car­do Zon­ta, y le pa­só por la iz­quier­da. Hak­ki­nen lo hi­zo por la de­re­cha, for­man­do un es­pec­ta­cu­lar bo­ca­di­llo del que sa­lió ven­ce­dor el fin­lan­dés. “Sa­bía que Mi­chael no me iba a de­jar mu­cho es­pa­cio. Ya lo ha­bía in­ten­ta­do en la vuel­ta an­te­rior y op­té por ade­lan­tar al do­bla­do al mis­mo tiem­po que lo ha­cía él”, ex­pli­có Hak­ki­nen. “Fue una ma­nio­bra ex­cep­cio­nal que no me es­pe­ra­ba”, re­co­no­ció Mi­chael. Ron Den­nis, en­ton­ces pa­trón de McLa­ren, la de­fi­nió co­mo “la me­jor ma­nio­bra de la His­to­ria”.

Los re­cuer­dos bue­nos su­pe­ran a los ma­los. Mi­chael sen­ten­ció tam­bién en Spa, a un cen­te­nar de ki­ló­me­tros de su Ker­pen na­tal, su úl­ti­mo tí­tu­lo en 2004, un cir­cui­to en el que ha ga­na­do en seis oca­sio­nes, la úl­ti­ma en 2002.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.