Has­ta siem­pre, ami­go

AUTOhebdo SPORT - - EN TU REGIÓN -

No es la pri­me­ra vez, por des­gra­cia, que es­tas pá­gi­nas aco­gen lí­neas de des­pe­di­das pa­ra al­gún miem­bro des­ta­ca­do de es­ta f ami­lia au­to­mo­vi­lís­ti­ca que t an­to apre­cia­mos. Sin em­bar­go, es más que di­fí­cil re­su­mir la au­sen­cia de una per­so­na tan que­ri­da co­mo Da­vid Ma­teos, un po­li­fa­cé­ti­co rio­se­llano que fa­lle­ció trá­gi­ca­men­te, ca­si car­bo­ni­za­do, mien­tras pro­ba­ba su Peu­geot 205 de rall­yes.

Los afi­cio­na­dos al mo­tor lo co­no­cie­ron, lo co­no­ci­mos, por su im­pli­ca­ción en las ca­rre­ras y en la or­ga­ni­za­ción de va­rias prue­bas. Sin em­bar­go, Da­vid te­nía tiem­po pa­ra mu­cho más. “Pu­ru”, co­mo le lla­ma­ban los más alle­ga­dos, fue tam­bién uno de los fun­da­do­res del gru­po as­tu­riano de mú­si­ca folk “Cor­quiéu”, allá por el año 1997, en el que ofi­cia­ba co­mo per­cu­sio­nis­ta.

De­por­te, siem­pre.

Pe­ro ade­más de la mú­si­ca, su gran pasión, a es­te jo­ven de 32 años tam­bién le in­tere­sa­ba mu­cho el mun­do del de­por­te. No en vano, es bien co­no­ci­da su afi­ción a la mon­ta­ña y su de­di­ca­ción a la bi­ci­cle­ta, in­clu­so con éxi­tos en ca­rre­ras de des­cen­so. “Pu­ru”, ade­más, tam­bién es­ta­ba de­trás del “Chigre Cor­quiéu”, en Ri­ba­de­se­lla.

Es, en de­fi­ni­ti­va, una gran pér­di­da no so­lo pa­ra el mun­do del mo­tor, sino pa­ra otras mu­chas dis­ci­pli­nas en las que Ma­teos siem­pre te­nía una son­ri­sa ama­ble pa­ra quien se acer­ca­ra a él. Des­can­se en paz.

La pér­di­da de Da­vid Ma­teos ha si­do un du­ro gol­pe pa­ra el mun­do del mo­tor as­tu­riano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.