A Schu­ma­cher lo que es de Schu­ma­cher

AUTOhebdo SPORT - - PIT STOP - La opinión Jo­sep Via­pla­na

Pa­ra unos se­rá Ayr­ton Sen­na, pa­ra otros Alain Prost, pe­ro, con los nú­me­ros en la mano, asis­tién­do­nos de la es­ta­dís­ti­ca, no hay otra op­ción que se­ña­lar a Mi­chael Schu­ma­cher co­mo el me­jor pi­lo­to de to­dos los tiem­pos. Sie­te tí­tu­los mun­dia­les, 91 vic­to­rias en Gran­des Pre­mios, 68 po­les, 77 vueltas rá­pi­das, 155 po­dios… ¡300 Gran­des Pre­mios! To­da una ins­ti­tu­ción, to­da una re­fe­ren­cia. Ge­nio y fi­gu­ra. No hay ni habrá otro co­mo Mi­chael. Po­de­mos dis­cu­tir si nos gus­ta­ba más uno que otro, las ca­rac­te­rís­ti­cas de su pi­lo­ta­je en cuan­to a con­duc­ción y ca­rác­ter, el po­ten­cial de sus equi­pos y coches a lo lar­go de su ca­rre­ra de­por­ti­va, el ca­ris­ma que des­pren­de, su simpatía, la cer­ca­nía o pro­xi­mi­dad… en­con­tra­ría­mos cien­tos de ele­men­tos pa­ra con­fron­tar­lo con sus ri­va­les. Sin em­bar­go, en lo que ha­ce re­fe­ren­cia al análisis de los nú­me­ros, no ad­mi­te dis­cu­sión. Schu­ma­cher ce­le­bró el pa­sa­do fin de se­ma­na en Bél­gi­ca sus 300 Gran­des Pre­mios, un nú­me­ro que ja­más na­die ha­bía ima­gi­na­do po­der al­can­zar. Y lo hi­zo con la má­xi­ma fan­fa­rria, par­tien­do de la ba­se de que, co­mo ocu­rre ha­bi­tual­men­te des­de que re­gre­só en 2010 a la F1 en­ro­lán­do­se en Mer­ce­des, los re­sul­ta­dos son lo de me­nos. Su pa­sa­do, su per­so­na­li­dad, es­tá por en­ci­ma de to­do. En SpaF­ran­cor­champs, sin du­da uno de los cir­cui­tos más bo­ni­tos y es­pec­ta­cu­la­res del mun­do, de aque­llos “de la an­ti­gua usan­za”, re­ci­bió un bo­ni­to ho­me­na­je. No po­día ser en otro lu­gar. Su nom­bre es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­do a es­te cir­cui­to. En es­ta pis­ta, en­cla­va­da en el co­ra­zón de un fron­do­so bos­que de las Ar­de­nas, de­bu­tó con Be­net­ton un ya le­jano 1991, aquí con­si­guió su pri­me­ra vic­to­ria en 1992 y en 2001 su cuar­to cam­peo­na­to con tres ca­rre­ras de an­te­la­ción. ¿Qué ha­rá el año pró­xi­mo? La de­ci­sión es­tá en sus ma­nos. Mer­ce­des le quie­re re­no­var, ya que su ima­gen en to­do el mun­do si­gue sien­do de gran va­lor, con un con­tra­to que le ate de por vi­da a su es­tre­lla. No se ha adap­ta­do aún a las ca­rac­te­rís­ti­cas de los Pi­re­lli, un sín­dro­me que tam­bién pa­de­ce Fe­li­pe Mas­sa, pe­ro el sal­to cua­li­ta­ti­vo que ha da­do es­te año en cuan­to a ren­di­mien­to ha si­do no­ta­ble, y se ha sa­cu­di­do el do­mi­nio de Ni­co Ros­berg. Sus pres­ta­cio­nes se han equi­li­bra­do y ade­más Mi­chael lo­gró un bri­llan­te po­dio en Valencia. Pa­re­ce te­ner ga­nas de man­te­ner vi­va su aven­tu­ra, en­tre otras co­sas por­que sa­be por ex­pe­rien­cia y me­jor que na­die que cuan­do lle­gue otra vez a ca­sa se va a abu­rrir. Tie­ne la pa­la­bra.

LE­JOS DEL DEBATE SO­BRE SI ES OPOR­TUNO QUE SI­GA O NO, MI­CHAEL ES EL ME­JOR DE TO­DOS LOS TIEM­POS… CON Nú­ME­ROS EN LA MANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.