RE­NAULT TWIN­GO GOR­DI­NI

El Twin­go RS es el es­ca­lón de ac­ce­so a los coches de­por­ti­vos, uno de los más ase­qui­bles del mer­ca­do, y por eso es tan in­tere­san­te. A pe­sar de ello, sus sen­sa­cio­nes no tie­nen na­da de bá­si­cas.

AUTOhebdo SPORT - - COMPARATIVA -

Pocos com­pe­ti­do­res po­de­mos en­con­trar­le pen­sa­dos pa­ra di­ver­tir de ver­dad a sus con­duc­to­res, y la ma­yor par­te de ellos, co­mo el Abarth 500 o el Mi­ni, re­sul­tan mu­cho más “re­pei­na­dos”, es de­cir, in­cre­men­tan su fac­tu­ra por ga­nar en re­fi­na­mien­to. No es ma­la in­ver­sión, pe­ro pue­de so­brar pa­ra los que lo im­por­tan­te sea con­du­cir. O me­jor di­cho, pi­lo­tar.

Aun así, pre­sen­ta de­ta­lles es­té­ti­cos pro­pios que lo di­fe­ren­cian y de­jan cla­ras sus in­ten­cio­nes. Con el aca­ba­do Gor­di­ni con el que se ven­de en la ac­tua­li­dad –a Es­pa­ña no lle­ga­rá la ver­sión Red Bull–, el co­lor blan­co ha­ce fuer­te con­tras­te con el azul en el di­fu­sor de­lan­te­ro, gra­cias a las ban­das pa­ra­le­las que sur­can to­da la ca­rro­ce­ría de pun­ta a pun­ta, con el ale­rón tra­se­ro y tam­bién con los re­tro­vi­so­res. Los fal­do­nes la­te­ra­les o los ma­yo­res pa­sos de rue­da anun­cian ya evo­lu­cio­nes di­ná­mi­cas: el Gor­di­ni tie­ne vías más an­chas que los de­más Twin­go. En­se­gui­da ha­bla­re­mos de ellas.

Por den­tro, los Twin­go son muy es­par­ta­nos en su ca­bi­na, qui­zá de­ma­sia­do: pre­sen­tan aca­ba­dos ro­bus­tos con for­mas sim­ples y su­per­fi­cies de tac­to du­ro. En ge­ne­ral, se que­da le­jos del re­fi­na­mien­to de Clio y Mé­ga­ne, mu­cho más vis­to­sos y pa­re­jos en­tre ellos, que­dán­do­se en el su­fi­cien­te. Pa­ra su­bir no­ta, el RS apor­ta asien­tos de­por­ti­vos y de­ta­lles co­mo cue­ro en el vo­lan­te o la pa­lan­ca de cam­bios, ade­más de un im­pres­cin­di­ble cuen­ta­vuel­tas. Su pos­tu­ra de con­duc­ción no es na­da de­por­ti­va, ni por la al­tu­ra del asien­to ni por lo ten­di­do que es­tá el vo­lan­te. Pe­ca­dos inevi­ta­bles, pues al fin y al ca­bo tra­ta­mos con al­go muy cer­cano a un mo­no­vo­lu­men. Por ello, sus asien­tos tra­se­ros tie­nen el es­pa­cio ha­bi­tual de coches de la ca­te­go­ría su­pe­rior, aun­que su lon­gi­tud to­tal sea de tan so­lo 3,6 me­tros. No hay co­che me­jor apro­ve­cha­do por den­tro que es­te.

Di­na­mis­mo de pri­me­ra. El cha­sis Cup, de se­rie en los Gor­di­ni, con­vier­te los amor­ti­gua­do­res en ver­da­de­ras co­lum­nas de pie­dra y com­pro­me­te de­ci­di­da­men­te el con­fort. Por ello, no es re­co­men­da­ble co­mo úni­co co­che de la ca­sa ni pa­ra lar­gos via­jes. A cam­bio, co­mo te ima­gi­nas, re­sul­ta per­fec­to pa­ra sur­car los tra­mos. Se ha es­co­gi­do un es­que­ma McPher­son pa­ra el eje de­lan­te­ro, con ba­rra de tor­sión en la tra­se­ra. En es­ta ca­te­go­ría, tan so­lo el Mi­ni cuen­ta con uno de ti­po in­de­pen­dien­te de­trás. Es más ba­jo que los de­más Twin­go y 60 mm más an­cho de vías.

En cuan­to al mo­tor, le da vi­da el 1.6 at­mos­fé­ri­co de 133 ca­ba­llos, aso­cia­do a una ca­ja de cam­bios de cin­co re­la­cio­nes que en­tre­ga la po­ten­cia a las rue­das de­lan­te­ras.

Así ar­ma­do, el Gor­di­ni es una ver­da­de­ra de­li­cia en las cur­vas. Su mo­tor se es­ti­ra co­mo es ha­bi­tual en un at­mos­fé­ri­co, y si bien sus ba­jos no son de tra­ca, pues a par­tir de 4.000 vueltas es cuan­do em­pie­za a dar can­de­la de la bue­na, lo cier­to es que se dis­fru­ta mu­cho el ver la agu­ja su­bir has­ta el cie­lo una y otra vez. Co­mo pun­to ne­ga­ti­vo, en ese mo­men­to es al­go rui­do­so, y su gri­to no lle­ga a con­ver­tir­se en sin­fo­nía. La po­ten­cia, 133 CV, es la jus­ta pa­ra di­ver­tir­se, y pa­re­ce su­pe­rior cuan­do lo ex­pri­mi­mos en bue­na par­te por su re­du­ci­do pe­so, 1.124 ki­los.

Su agi­li­dad es de li­bro, y tan so­lo el “ca­ro” Mi­ni es­tá por en­ci­ma. El Twin­go te co­nec­ta con la ca­rre­te­ra co­mo si la pi­sa­ras tú mis­mo, y su za­ga re­don­dea li­ge­ra­men­te las cur­vas sin lle­gar a po­ner ner­vio­so al con­duc­tor, co­mo pue­de pa­sar con el Abarth 500.

133 CV 201 KM/ H

UROS 18.480 E

Por den­tro el aca­ba­do Gor­di­ni en­ri­que­ce el pa­no­ra­ma, aun­que los aca­ba­dos si­guen sien­do muy bá­si­cos. Las llan­tas son de 16 pul­ga­das.

El cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes, im­pres­cin­di­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.