RE­NAULT CLIO RED BULL RB7

La ver­sión Red Bull es la úl­ti­ma de un co­che, el Clio RS, que si­gue enamo­rán­do­nos por su tem­pe­ra­men­to y ca­pa­ci­da­des. Se des­pi­de más de­por­ti­vo que nun­ca a la es­pe­ra de la ver­sión 2013, ba­sa­da en el nue­vo Clio.

AUTOhebdo SPORT - - COMPARATIVA -

El Clio RS re­pre­sen­ta un sal­to cua­li­ta­ti­vo fren­te a su her­mano pe­que­ño, el Twin­go Gor­di­ni. Si es­te pue­de ser ca­ta­lo­ga­do co­mo el es­ca­lón bá­si­co de los de­por­ti­vos, el Clio es ya un con­sa­gra­do, un su­per­cla­se. Hay coches más po­ten­tes, pe­ro de ver­dad que en un puer­to de mon­ta­ña, pa­ra ser fe­liz, no se ne­ce­si­ta más. Pe­ro va­ya­mos por par­tes.

El Clio RS par­te de una di­fe­ren­cia­ción es­té­ti­ca pre­ci­sa, ba­sa­da en los di­fu­so­res de ai­re de­lan­te­ro y tra­se­ro, las bran­quias la­te­ra­les, las llan­tas de alea­ción de 18 pul­ga­das, la ma­yor an­chu­ra y me­nor al­tu­ra al sue­lo. To­do ello le dis­tin­gue al pri­mer gol­pe de vis­ta, y la ver­sión Red Bull lo ma­ti­za en co­lor ne­gro Pro­fun­do con de­ta­lles en ama­ri­llo Si­rius, co­mo los re­tro­vi­so­res o los ci­ta­dos di­fu­so­res de ai­re y lo­go­ti­pos es­tra­té gi­ca­men­te co­lo­ca­dos. Per­so­nal­men­te, aun­que ten­go mo­rri­ña por los tiem­pos pa­sa­dos del automovilismo, creo que re­sul­ta mu­cho más ade­cua­do ves­tir­lo así que de Gor­di­ni: ¿ pa­ra qué re­cor­dar tiem­pos pa­sa­dos cuan­do los pre­sen­tes se es­tán es­cri­bien­do? Y es que Re­nault si­gue sien­do la es­cu­de­ría de los mo­to­res que ga­nan en la Fór­mu­la 1… y hay que ser Fernando Alon­so pa­ra im­pe­dir­lo. En el in­te­rior des­ta­can los ex­ce­len­tes asien­tos Re­ca­ro ti­po bac­quet y la pla­ca nu­me­ra­da jun­to a la pa­lan­ca de cam­bios.

De se­rie in­cor­po­ra el RS Mo­ni­tor, que pro­por­cio­na en tiem­po real in­for­ma­ción so­bre el com­por­ta­mien­to me­cá­ni­co (po­ten­cia, par, fuer­zas G la­te­ra­les y lon­gi­tu­di­na­les), las pres­ta­cio­nes (cro­nó­me­tro, ace­le­ra­ción 0 a 100 km/h...) y la op­ti­mi­za­ción de la ges­tión del cam­bio de mar­chas. Ya qui­sie­ran mu­chos coches de ca­rre­ras te­ner es­ta te­le­me­tría, aun­que es una lás­ti­ma que los da­tos no pue­dan ex­traer­se ni gra­bar­se.

Fie­ro. El Clio RS va más allá que el Twin­go a la ho­ra de aña­dir ele­men­tos que me­jo­ren el com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co. Pa­ra em­pe­zar, su amor­ti­gua­ción re­ci­be los mis­mos ape­la­ti­vos: du­ra co­mo la pie­dra, in­có­mo­da y tre­men­da­men­te efi­caz. El eje de­lan­te­ro McPher­son ha evo­lu­cio­na­do y se con­vier­te en un pi­vo­te des­aco­pla­do, que en po­cas pa­la­bras lo­gra que la rue­da es­té siem­pre me­jor si­tua­da con res­pec­to al sue­lo en los gi­ros que el McPher­son con­ven­cio­nal. Di­rec­ción di­rec­ta, tac­to de los fre­nos Brem­bo to­da­vía más du­ro y pre­ci­so… si mu­chas ve­ces he afir­ma­do que los me­jo­res re­gla­jes del pla­ne­ta son los de Pors­che y Wal­ter Rohrl, en trac­ción de­lan­te­ra el ejem­plo a se­guir es el de Re­nault. So­lo le fal­ta un au­to­blo­can­te, aun­que su en­tre­ga de po­ten­cia es tan bue­na que no se echa de me­nos.

El mo­tor si­gue los mis­mos pa­rá­me­tros que el de su her­mano pe­que­ño, pe­ro con mu­cho más po­der, 203 ca­ba­llos. Em­plea un blo­que 2.0 at­mos­fé­ri­co con ba­jos es­ca­sos –en es­te ca­so aún se no­ta más– y una bri­llan­tez ex­cep­cio­nal más allá de las 4.000 vueltas, con un ex­ce­so de rui­do en tal mo­men­to. La du­re­za de la sus­pen­sión y es­te com­por­ta­mien­to del mo­tor lo ha­cen pe­lia­gu­do pa­ra to­dos los días y los via­jes lar­gos, pe­ro lo cier­to es que en los tra­mos la ins­tan­tá­nea res­pues­ta del pro­pul­sor y lo que sube de vueltas es inigua­la­ble por los mo­der­nos tur­bos. La ca­ja de cam­bios de 6 mar­chas tie­ne re­la­cio­nes muy cor­tas, lo que ha­ce aún más fá­cil ex­pri­mir la quin­tae­sen­cia del mo­tor.

En de­fi­ni­ti­va, el Clio Red Bull es el re­fe­ren­te de la ca­te­go­ría, tan­to en sen­sa­cio­nes co­mo en pre­cio, y so­lo coches co­mo el Mi­ni Coo­per JCW pue­den ha­cer­le fren­te a cam­bio de mu­cho más di­ne­ro. Hay mu­chos bue­nos ejem­plos, co­mo el Seat Ibi­za Cu­pra, pe­ro su ta­lan­te es mu­cho más bur­gués – y ló­gi­co pa­ra quien po­sea un so­lo co­che–, aun den­tro de la de­por­ti­vi­dad con le­tras gran­des.

El Red Bull es la re­fe­ren­cia en di­na­mis­mo en su ca­te­go­ría; so­lo el Mi­ni le ha­ce som­bra. A cam­bio, re­sul­ta ra­di­cal e in­có­mo­do.

Su in­te­rior tie­ne una ele­va­da ca­li­dad; tam­bién en es­to des­ta­ca.

Las llan­tas de se­rie son de 18

pul­ga­das.

El cuen­ta­vuel­tas se ha re­mar­ca­do en blan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.