PEU­GEOT 4008 Con per­so­na­li­dad pr

AUTOhebdo SPORT - - VOLANTE - Manuel DO­MÉ­NECH

al

Peu­geot no ocul­ta en nin­gún mo­men­to el ori­gen Mit­su­bis­hi de su SUV com­pac­to, que de al­gu­na ma­ne­ra sus­ti­tu­ye en su ga­ma de pro­duc­tos al 4007 – res­pec­to al que es 30 cen­tí­me­tros más pe­que­ño, ya que mi­de 4,34 me­tros– y que, se­gún sus res­pon­sa­bles, es un vehícu­lo que ayu­da­rá a con­quis­tar clien­tes y a fi­de­li­zar a los clien­tes ya exis­ten­tes en la mar­ca al com­ple­tar la ofer­ta de la mis­ma con el Peu­geot 3008.

No ocul­ta su ori­gen pe­ro po­ne el én­fa­sis en de­mos­trar lo que se­pa­ra al 4008 del Mit­su­bis­hi ASX. Así, en cuan­to a su es­té­ti­ca, a su ima­gen ex­ter­na de as­pec­to com­pac­to, ro­bus­to y di­ná­mi­co, des­ta­ca que so­lo com- par­te con el co­che ja­po­nés las puer­tas y el te­cho, lo de­más es di­se­ño de la mar­ca del león, lo que se de­mues­tra en un fron­tal com­ple­ta­men­te Peu­geot, con la ya ha­bi­tual pa­rri­lla flo­tan­te, los fa­ros ras­ga­dos, unas ge­ne­ro­sas en­tra­das de ai­re y un pa­ra­cho­ques es­pe­cí­fi­co que con­tie­ne los fa­ros de nie­bla. La ima­gen in­te­rior tam­bién es di­fe­ren­te, con un sal­pi­ca­de­ro, un cua­dro de ins­tru­men­tos y una con­so­la cen­tral de di­se­ño pro­pio.

El 4008 se ofre­ce­rá so­la­men­te con el aca­ba­do Allu­re y un equi­pa­mien­to ce­rra­do (sin op­cio­nes) y muy com­ple­to en el que des­ta­can los asien­tos ta­pi­za­dos con se­mi­cue­ro, los fa­ros de xe­nón, el arran­que sin lla­ve, la te­le­fo- nía ma­nos li­bres Blue­tooth, las lu­ces diur­nas por leds, el cli­ma­ti­za­dor, las llan­tas de 18 pul­ga­das, et­cé­te­ra, por un pre­cio de 31.900 eu­ros, aun­que cuen­ta con un des­cuen­to pro­mo­cio­nal de 1.400 eu­ros.

Tac­to Peu­geot.

Las di­fe­ren­cias en el plano me­cá­ni­co res­pec­to al Mit­su­bis­hi tam­bién son im­por­tan­tes. Peu­geot ha ca­li­bra­do es­pe­cí­fi­ca­men­te el cha­sis del 4008 pa­ra que su tac­to de con­duc­ción sea el ha­bi­tual en Peu­geot. Pa­ra ello ha en­du­re­ci­do la di­rec­ción con el ob­je­ti­vo de que sea más pre­ci­sa y ha he­cho lo mis­mo con la sus­pen­sión, más rí­gi­da pe­ro sin que por ella se pier­da con­fort de mar­cha. Al mis­mo tiem­po, se han en­san­cha­do sus vías de­lan­te­ra y tra­se­ra 5 mi­lí­me­tros pa­ra que el co­che es­té me­jor asen­ta­do a la ca­rre­te­ra.

Al res­pec­to, el 4008 mues­tra unas bue­nas ma­ne­ras so­bre as­fal­to, y en su uti­li­za­ción en tie­rra se agra­de­ce su sis­te­ma elec­tró­ni­co de trac­ción to­tal, por el que, gra­cias a un re­par­ti­dor elec­tró­ni­co de par se pue­de uti­li­zar so­lo con dos rue­das mo­tri­ces, con cua­tro (con un re­par­to de par má­xi­mo del 45% ha­cia las rue­das de­lan­te­ras y un 55% ha­cia las tra­se­ras en ca­so de ne­ce­si­dad) y con blo­queo de di­fe­ren­cial (Lock), por el que el par má­xi­mo que pue­den re­ci­bir las rue­das tra­se­ras es del 82%. Con un án­gu­lo de ata­que de 19 gra­dos, un án­gu­lo de sa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.