McRAE, ETERNO CAM­PEóN

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

El pa­sa­do 15 de sep­tiem­bre se cum­plie­ron cin­co años de la muer­te de uno de los pi­lo­tos más rá­pi­dos, ca­ris­má­ti­cos y ad­mi­ra­dos del mun­do de los rall­yes: el es­co­cés Co­lin McRae. Aquel te­rri­ble ac­ci­den­te de he­li­cóp­te­ro ocu­rri­do el 15 de sep­tiem­bre de 2007 en La­narks­hi­re, en el sur de su Es­co­cia na­tal, que ade­más se co­bró la vi­da de su hi­jo ma­yor Johnny, de­jó un enor­me va­cío a to­dos los aman­tes de los rall­yes. Y es que siem­pre hay que re­cor­dar su fi­gu­ra. Des­de que em­pe­zó en el Mun­dial allá por 1987, y has­ta su úl­ti­ma ca­rre­ra, el Rall­ye de Tur­quía de 2006, co­se­chó na­da me­nos que 25 vic­to­rias, pe­ro so­bre to­do de­jó imá­ge­nes y mo­men­tos inol­vi­da­bles, los que so­lo un pi­lo­to de su ta­lla po­día rea­li­zar. Sí, se le lle­gó a apo­dar “McC­rash” por sus no pocos ac­ci­den­tes, pe­ro lo que ha­bía de­trás de ello eran sus ga­nas de ven­cer, arries­gan­do al má­xi­mo, aun­que no siem­pre le sa­lie­ra bien. A pe­sar de ha­ber lo­gra­do so­lo un tí­tu­lo mun­dial, en 1995, es uno de los pi­lo­tos que ha en­tra­do por de­re­cho pro­pio en la le­yen­da, y to­dos los que pu­di­mos ver­lo a pie de cu­ne­ta sa­be­mos que un rall­ye con él era ga­ran­tía de es­pec­tácu­lo. Por es­to, y por to­do lo que nos ha de­ja­do, siem­pre te re­cor­da­re­mos, Co­lin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.