VET­TEL SE APRO­VE­CHÓ DE UN PRO­BLE­MA ME­CÁ­NI­CO DE HA­MIL­TON PA­RA RE­LAN­ZAR SUS OP­CIO­NES

AUTOhebdo SPORT - - AL VOLANTE -

por ju­gar­se. El se­gun­do, rea­lis­ta, ad­ver­tir que, de se­guir en es­ta lí­nea, habrá otra gran de­cep­ción, co­mo ha­ce dos tem­po­ra­das en Abu Dha­bi. Se han en­cen­di­do las lu­ces de alar­ma. La ma­yor par­te de las no­ve­da­des que se que­rían in­cor­po­rar al co­che en Sin­ga­pur no fun­cio­na­ron y habrá que es­pe­rar ma­yor acier­to pa­ra Su­zu­ka, un cir­cui­to que a prio­ri se adap­ta me­jor a los Fe­rra­ri.

Ven­ta­ja im­por­tan­te.

To­ca reac­cio­nar, rá­pi­do y bien. No es fá­cil, in­dis­cu­ti­ble­men­te, pe­ro na­die en­tien­de aún có­mo hoy un equi­po co­mo Fe­rra­ri no pue­da te­ner un co­che com­pe­ti­ti­vo, ca­paz de lu­char por las po­les y por las vic­to­rias. Con­se­guir­las es otra cues­tión. Cuan­do em­pe­zó la tem­po­ra­da se diag­nos­ti­có un desas­tre, y so­lo la ca­pa­ci­dad, la des­tre­za, el opor­tu­nis­mo y el ta­len­to de Fernando Alon­so sal­va­ron los mue­bles. Con-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.