Se­ma­na re­vo­lu­cio­na­ria

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

El pa­sa­do vier­nes, la F1 vio có­mo uno de los ma­tri­mo­nios que pa­re­cían in­di­so­lu­bles aca­ba­ba en di­vor­cio

AAun­que pue­da pa­re­cer­lo, por el tí­tu­lo que en­ca­be­za es­te Editorial, na­da tie­nen que ver es­tas lí­neas con los acon­te­ci­mien­tos so­cia­les que han te­ni­do lu­gar en Ma­drid el 25-S y jor­na­das pos­te­rio­res. Sí que es ca­sua­li­dad el he­cho de que los dos cam­peo­na­tos más im­por­tan­tes que tie­ne el automovilismo, el WRC y la F1, ha­yan pro­du­ci­do esa mis­ma se­ma­na, con ho­ras de di­fe­ren­cia, va­rias no­ti­cias que han re­vo­lu­cio­na­do am­bas dis­ci­pli­nas. Por or­den cro­no­ló­gi­co, el anun­cio de Sé­bas­tien Loeb de dispu­tar en 2013 un pro­gra­ma re­du­ci­do con Ci­troën en el WRC de so­lo cin­co ca­rre­ras, lo que es, en la prác­ti­ca, su pro­gre­si­va re­ti­ra­da de la es­pe­cia­li­dad, fue –pe­se a ser al­go es­pe­ra­do en cier­ta for­ma– un gran shock. Y es que, a quien es­ta se­ma­na en el Rall­ye de Fran­cia pue­de pro­cla­mar­se nue­ve ve­ces cam­peón del mun­do, le te­nía­mos por al- guien “fi­jo” en el WRC, con­fian­do mu­chos en que la pró­xi­ma tem­po­ra­da lu­cha­ría por un dé­ci­mo tí­tu­lo. Mu­cho da­rá pa­ra ha­blar el fu­tu­ro de un Mun­dial de Rall­yes sin Loeb, aun­que su in­ten­ción de com­pe­tir en 2014 en el WTCC con Ci­troën de­ja cla­ro que la par­ti­ci­pa­ción de la mar­ca fran­ce­sa en la má­xi­ma dis­ci­pli­na de los Rall­yes tam­bién tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad. Y eso de­be ser te­ni­do en cuen­ta es­pe­cial­men­te por Da­niel Sor­do, que es uno de los can­di­da­tos a com­po­ner el equi­po ga­lo en 2013. Por lo que res­pec­ta a la F1, el pa­sa­do vier- nes es­ta ca­te­go­ría vio có­mo uno de los ma­tri­mo­nios que pa­re­cían in­di­so­lu­bles, el de McLa­ren y Le­wis Ha­mil­ton, aca­ba­ba en di­vor­cio. To­dos sa­be­mos que en automovilismo, co­mo en mu­chas co­sas de la vi­da, na­da es pa­ra siem­pre, pe­ro lo de Ha­mil­ton sí que ha si­do un bom­ba­zo. Ni­ño mi­ma­do de Ron Den­nis des­de que par­ti­ci­pa­ba en el Kar­ting, Ha­mil­ton se ha mar­cha­do a Mer­ce­des fun­da­men­tal­men­te por un te­ma eco­nó­mi­co. Hay ade­más otras ra­zo­nes, co­mo la fal­ta de sin­to­nía con el pro­pio Den­nis o la ne­ce­si­dad de con­ver­tir­se en un pi­lo­to de F1 con to­das las pa­la­bras, no so­la­men­te ser con­si­de­ra­do un pro­te­gi­do de McLa­ren. Las con­se­cuen­cias de es­te di­vor­cio han si­do tan im­por­tan­tes co­mo la pro­pia rup­tu­ra: la mar­cha de Ser­gio Pé­rez a McLa­ren pa­ra sus­ti­tuir a Le­wis y el in­gre­so de Mi­chael Schu­ma­cher en la lis­ta del pa­ro al que­dar­se sin vo­lan­te en Mer­ce­des. Se es­pe­ra­ba que un día u otro se cla­ri­fi­ca­ra el fu­tu­ro de Mi­chael, pe­ro no es jus­to que el ale­mán sea avo­ca­do a es­te fi­nal de su ca­rre­ra en su se­gun­da eta­pa en la Fór­mu­la 1. Aho­ra que­da un hue­co en el equi­po de Pe­ter Sau­ber, y los mo­vi­mien­tos pa­ra cu­brir­lo son mu­chos. Sa­be­mos que Jai­me Al­guer­sua­ri es­tá ahí, y que su ba­za fun­da­men­tal pa­ra vol­ver a la F1 era For­ce In­dia. Allí no ha ha­bi­do mo­vi­mien­tos (se ha­bla­ba de Paul di Res­ta co­mo sus­ti­tu­to de “Schu­mi”), pe­ro con­fie­mos en que el ca­ta­lán pue­da ju­gar sus ba­zas pa­ra en­con­trar de nue­vo un vo­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.