En di­rec­to

AUTOhebdo SPORT - - EN TU REGIÓN -

Uno de los par­ti­ci­pan­tes de la Re­gu­la­ri­dad apro­ve­chó las fa­ci­li­da­des de una ins­crip­ción ba­ra­ta, un tra­mo cor­ta­do y la no obli­ga­to­rie­dad de las nor­mas de se­gu­ri­dad en el co­che pa­ra de­di­car­se a ha­cer dri­fing y de­rra­pa­das, ha­cien­do ca­so omi­so a las con­ti­nuas ad­ver­ten­cias que re­ci­bió de di­rec­ción de ca­rre­ra y del pro­pio pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción, am­pa­rán­do­se, al pa­re­cer, en un re­gla­men­to mal re­dac­ta­do, al­go in­creí­ble cuan­do ya ocu­rrió al­go si­mi­lar el pa­sa­do año y la Fe­de­ra­ción pro­me­tió en­ton­ces to­mar car­tas en el asun­to.

Don­de sí lo hi­zo muy bien fue en el cro­no­me­tra­je de ve­lo­ci­dad; las cé­lu­las en sa­li­da y lle­ga­da son al­go que de­be­ría im­po­ner­se al de­do del cro­no­me­tra­dor de ma­ne­ra in­me­dia­ta, de­jan­do así me­nor mar­gen al error hu­mano. No obs­tan­te, al­gu­nos equi­pos de Re­gu­la­ri­dad se que­ja­ron del cro­no­me­tra­je in­ter­me­dio, don­de afir­ma­ron que los erro­res eran de tal ca­li­bre que “se de­bió pi­car el pa­so de es­tos coches con re­loj de are­na”.

Des­gra­cia­da­men­te, no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.