Vet­tel vuel­ve a em­bes­tir

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

Vol­vió el to­ro. Re­gre­só Red Bull y el Vet­tel más só­li­do, quien tras su triun­fo en Su­zu­ka ha ases­ta­do a nues­tro Fernando Alon­so una cor­na­da de esas que ha­cen da­ño. Ma­la suer­te, sí, la del pi­lo­to es­pa­ñol, que du­ró en ca­rre­ra un sus­pi­ro, o lo que es lo mis­mo, una so­la cur­va, al pinchar la rue­da tra­se­ra iz­quier­da de su F2012 des­pués de re­ci­bir el im­pac­to del ale­rón de Ki­mi Raik­ko­nen. Re­pe­ti­mos, ma­la suer­te, muy ma­la suer­te. Otro error ajeno a él, pe­ro que pue­de va­ler un tí­tu­lo en un año en el que la suer­te le son­reía. El res­pon­sa­ble de es­te des­a­gui­sa­do es­tá cla­ro: Fe­rra­ri. La es­cu­de­ría de Ma­ra­ne­llo no ha sa­bi­do evo­lu­cio­nar su mo­no­pla­za co­mo de­bie­ra, y sa­lir en me­dio de la ma­ra­bun­ta, ca­li­fi­can­do el sép­ti­mo co­mo su­ce­dió en Ja­pón, trae es­tos ries­gos.

Los re­sul­ta­dos del GP de Ja­pón abren un nue­vo Mun­dial

La ma­gia del as­tu­riano es in­men­sa, pe­ro no to­dos los días se pue­de sa­car un co­ne­jo de la chis­te­ra. Ja­rro de agua fría pa­ra sus in­tere­ses y un col­chón de so­lo 4 pun­tos aho­ra con el pi­lo­to ale­mán, es­ca­so bo­tín cuan­do to­da­vía que­dan 5 ca­rre­ras por dispu­tar. Es­tá cla­ro que tras Su­zu­ka se da pa­so a un nue­vo y emo­cio­nan­te Mun­dial. Un

“mi­ni­cam­peo­na­to”, co­mo con­fe­sa­ba el pro­pio Alon­so, que no va a te­ner nin­gún des­can­so. Más suer­te, y aho­ra nos pa­sa­mos asa­mos al Cam­peo­na­to del Mun­do de e Rall­yes, tu­vo Sé­bas­tien Loeb. Tras su triun­fo el pa­sa­do fin de se­ma­na en n el Rall­ye de Fran­cia, el de Ci­troën vuel­ve uel­ve a ser cam­peón del mun­do de Rall­yes yes sin ne­ce­si­dad de es­pe­rar a las dos os úl­ti­mas prue­bas del ca­len­da­rio, Ita­lia ia y Es­pa­ña. Y ya van 9 tí­tu­los. Una bar­ba­ri­dad, ar­ba­ri­dad, pa­ra qué va­mos a en­ga­ñar­nos. os. De to­dos mo­dos, la su­pe­rio­ri­dad id d d del l pii loto al­sa­ciano po­dría te­ner en co­men­ta­rios fu­tu­ros al­gu­na que otra aris­ta. No va­mos a po­ner en te­la de jui­cio su su­pe­rio­ri­dad, tam­po­co su ta­len­to, pe­ro eso en la dé­ca­da de los ‘ 90, con los Sainz, Au­riol, Ma­ki­nen, McRae, Kank­ku­nen y com­pa­ñía, no ha­bría si­do po­si­ble. En aque­lla épo­ca, con no me­nos de sie­te u ocho pi­lo­tos ju­gán­do­se ca­da rall­ye al se­gun­do, la his­to­ria de Loeb se hu­bie­ra es­cri­to de otra ma­ne­ra. No nos ca­be la más mí­ni­ma du­da. Aun así, re­pe­ti­mos, el pi­lo­to fran­cés ha ba­ti­do to­dos los ré­cords ha­bi­dos y por ha­ber. ¡Cha­peau! El año pró­xi­mo se va a to­mar una es­pe­cie de año sa­bá­ti­co, ló­gi­co por otro la­do, har­to, ima­gi­na­mos, de ven­cer sin des­can­so. Se ha­bla de su pa­so a los cir­cui­tos en 2014, otro es­ce­na­rio don­de quie­re de­mos­trar que tam­bién po­dría ser un crack. Habrá que ver­lo y com­pro­bar igual­men­te si Ci­troën se cam­bia a los tu­ris­mos en ese año, co­mo se es­tá es­pe­cu­lan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.