MO­MEN­TOS CLA­VE

AUTOhebdo SPORT - - JAPON -

Vet­tel sa­le muy bien y se man­tie­ne en ca­be­za. Alon­so, que arran­ca des­de la sex­ta po­si­ción, va por de­lan­te de Raik­ko­nen y el Lo­tus ro­za con su ale­rón de­lan­te­ro el neu­má­ti­co tra­se­ro iz­quier­do del Fe­rra­ri pin­chán­do­lo. El F2012 no pue­de to­mar la cur­va y se sa­le de la pis­ta. Alon­so se ve obli­ga­do a aban­do­nar. Gros­jean se to­ca con Web­ber y el in­ci­den­te tam­bién afec­ta a Ros­berg. la ga­lle­ria del ven­to de Ma­ra­ne­llo. En 2011, el 150º Ita­lia na­ció mal de­bi­do a un tú­nel que tu­vo que ser re­ca­li­bra­do a mi­tad de tem­po­ra­da. Pe­ro pa­re­ce que no sir­vió de mu­cho. Fe­rra­ri ha lle­va­do pie­zas nue­vas pa­ra el F2012 en las úl­ti­mas ca­rre­ras, pe­ro nin­gu­na de ellas ha fun­cio­na­do por ese fa­llo de con­cep­ción. Una ve­lo­ci­dad que le im­pi­de cla­si­fi­car me­jor en ca­li­fi­ca­ción, vién­do­se obli­ga­do Fernando Alon­so a arran­car des­de po­si­cio­nes que pue­den me­ter­le en pro­ble­mas. Pa­só en Spa con el gol­pe de Gros­jean y ha pa­sa­do en Su­zu­ka con el roce con Raik­ko­nen, sus dos úni­cos aban­do­nos has­ta el mo­men­to. Por eso mis­mo, me de­cla­ro cul­pa­ble.

J.M. Fdez. Pe­llón Ele­gí el nom­bre de “tú­nel de vien­to” pa­ra es­ta co­lum­na por­que ten­go un sen­ti­mien­to de gran ca­ri­ño por esa ins­ta­la­ción, con­cre­ta­men­te la del equi­po Fe­rra­ri, un edi­fi­cio di­se­ña­do por el pres­ti­gio­so ar­qui­tec­to Ren­zo Piano. Fue inau­gu­ra­do en 1997 en ple­na épo­ca de la re­es­truc­tu­ra­ción y mo­der­ni­za­ción de la mar­ca que ini­ció Lu­ca Cor­de­ro di Mon­te­ze­mo­lo. Eran los pri­me­ros años de un equi­po for­ma­do por gran­des ge­nios: Mi­chael Schu­ma­cher, Jean Todt, Ross Brawn o Rory Byrne. Así que du­ran­te esa épo­ca los mo­no­pla­zas que con­du­jo el ale­mán fue­ron con­ce­bi­dos en él. Y es que creo que la cul­pa de to­do lo que ha su­ce­di­do en Su­zu­ka, o de su ma­yor par­te, es de es­te tú­nel de vien­to que ha des­orien­ta­do a los in­ge­nie­ros de la Scu­de­ria. Tan gra­ve es el asun­to que Ste­fano Do­me­ni­ca­li con­fir­mó que se va a ce­rrar unos me­ses pa­ra po­ner­lo al día. No es nue­vo lo su­ce­di­do con los da­tos sa­ca­dos de

Fe­rra­ri ha lle­va­do pie­zas nue­vas pa­ra el F2012 en las úl­ti­mas ca­rre­ras, pe­ro nin­gu­na ha fun­cio­na­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.