El GT-R ca­rre­ras-clien­te

AUTOhebdo SPORT - - COMPARATIVA -

Desa­rro­lla­do a par­tir de la ver­sión de ca­lle GT-R 2011, el Nis­mo GT3 es la ver­sión lis­ta pa­ra co­rrer, pen­sa­da pa­ra que los pi­lo­tos que lo deseen pue­dan ad­qui­rir­lo de ca­ra a com­pe­tir de for­ma pri­va­da. Man­tie­ne la po­ten­cia del mo­de­lo de ca­lle, 530 CV, pe­ro ba­ja de for­ma cla­ra el pe­so gra­cias, en­tre otras co­sas, a la eli­mi­na­ción del sis­te­ma de trac­ción to­tal: pa­sa a ser un trac­ción tra­se­ra con ca­ja de cam­bios se­mi­au­to­má­ti­ca –con le­vas– y au­to­blo­can­te tra­se­ro. Así, de los más de 1.800 ki­los ori­gi- na­les, la bás­cu­la se que­da en tan so­lo 1.300, lo que da pie a una me­jo­ra sus­tan­cial de las pres­ta­cio­nes. Ma­yor an­chu­ra de vías, spoi­ler fron­tal y tra­se­ro, o la po­si­bi­li­dad de rea­li­zar re­gla­jes son al­gu­nas de sus nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas. Nis­mo, la di­vi­sión de Com­pe­ti­ción y mo­de­los de­por­ti­vos de Nis­san, con­ti­núa así me­dran­do y ga­nan­do im­por­tan­cia den­tro de la ca­sa ja­po­ne­sa. El pre­cio de su be­bé es de unos 300.000 eu­ros, y se ven­de des­de prin­ci­pios de es­te año.

fi­bra de car­bono, do­ble sa­li­da de es­ca­pe, bran­quias la­te­ra­les…

Den­tro, el GT-R si­gue man­te­nien­do esa ima­gen de vehícu­lo ca­si de com­pe­ti­ción, pe­ro no por es­par­tano sino por su di­se­ño: tie­ne la te­le­me­tría a la vis­ta y los bo­to­nes que va­rían los re­gla­jes del co­che en las po­si­cio­nes más cer­ca­nas a nues­tras ma­nos, la po­si­ción de con­duc­ción es muy ba­ja, el vo­lan­te sube y ba­ja en coor­di­na­ción con los re­lo­jes – así nun­ca que­dan ta­pa­dos– y los asien­tos re­co­gen co­mo se es­pe­ra, te abra­zan sin lle­gar a ser bac­quets. Los aca­ba­dos no es­tán mal, pe­ro no des­ta­can es­pe­cial­men­te; aun­que abun­de el cue­ro y el sal­pi­ca­de­ro ten­ga un tac­to blan­do, los igua­lan al­gu­nos coches que cues­tan mu­cho me­nos.

E l M6 no tie­ne na­da que ver con es­to. La fi­bra de car­bono que bri­lla en to­da la con­so­la cen­tral le da el to­que de ca­rre­ras, pe­ro es­tá ro­dea­da de ma­te­ria­les de enor­me ca­li­dad y aca­ba­dos muy su­pe­rio­res a los de su ri­val pa­ra mos­trar una ima­gen os­ten­to­sa, gla­mu­ro­sa. EL GT-R, sin du­da, que­da me­jor en la puer­ta de los cir­cui­tos, y el M6, en la de la ópe­ra.

Mo­to­res de in­far­to.

La po­ten­cia de nues­tros pro­ta­go­nis­tas es bru­tal, y aún más ges­tio­na­da por las ca­jas de cam­bio de do­ble em­bra­gue que am­bos po­seen, de ma­ne­ra que, ya en lí­nea rec­ta, sus pres­ta­cio­nes em­bria­gan: son co­mo la mon­ta­ña ru­sa. Ace­le­rar y sa­lir ha­cia de­lan­te co­mo un sput­nik es to­do uno, no hay que sol­tar el pie del ace­le­ra­dor pa­ra cam­biar las mar­chas, y es­tas se su­ce­den a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go.

Am­bos uti­li­zan tec­no­lo­gías pa­re­jas, co­mo la in­yec­ción di­rec­ta, la do­ble so­bre­ali­men­ta­ción o el con­trol elec­tró­ni­co de las vál­vu­las pa­ra tan es­pec­ta­cu­la­res re­sul­ta­dos. So­bre el pa­pel, el mo­tor 4.4 V8 (el mis­mo del X6 M) BMW pa­re­ce más efi­caz. Sus 560 ca­ba­llos no son tan dis­tin­tos a los 550 de su ri­val, pe­ro lo cier­to es que en­tre­ga to­do su par mo­tor, 680 Nm, a tan so­lo 1.500 vueltas. Es in­creí­ble, no pa­re­ce de es­te mun­do. Mien­tras, el 3.8 V6 de Nis­san ge­ne­ra unos no me­nos con­tun­den­tes 632 Nm, aun­que a unas “al­tu­ras” más nor­ma­les, 3.200 rpm. Me­jo­res ba­jos, por tan­to, pa­ra el mo­de­lo ale­mán, aun­que con tan­ta fuer­za y con la ra­pi­dez de las ca­jas de do­ble em­bra­gue, la co­sa no es tan di­fe­ren­te co­mo so­bre el pa­pel.

Y es que, en la prác­ti­ca, las tor­nas cam­bian. El GT- R lo­gra, gra­cias a la trac­ción to­tal, a su au­sen­cia de fil­tros pa­ra sua­vi­zar­lo y a un pe­so unos 115 ki­los in­fe-

El GT-R es su­pe­rior en las cur­vas por su ma­yor ra­di­ca­li­dad,

me­nor ba­ta­lla y pe­so, jun­to con la

trac­ción to­tal

El GT-R se con­du­ce co­mo un co­che de ca­rre­ras mí­ni­ma­men­te adap­ta­do a un uso dia­rio. Es una

re­fe­ren­cia mun­dial en agi­li­dad.

Los mo­to­res son sim­ple­men­te es­pec­ta­cu­la­res. Los 560 ca­ba­llos del 4.4 V8 del M6 lle­gan an­tes que los 550 del 3.8 V6 del GT-R, y con me­nor con­su­mo. En

cam­bio, el Nis­san lo­gra me­jo­res pres­ta­cio­nes.

Es­pec­ta­cu­lar la es­tam­pa de la va­rian­te GT3 de cir­cui­tos.

Lí­neas in­tem­po­ra­les, clá­si­cas sin per­der ac­tua­li­dad, de­fi­nen las for­mas del M6. El GT-R no tie­ne lí­neas com­pli­ca­das, pe­ro sí agre­si­vas. Los fa­ros re­cuer­dan a los del Cor­vet­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.