¡Bien­ve­ni­da, Ma­ría!

AUTOhebdo SPORT - - POLE POSITION -

HHan pa­sa­do tres lar­gos me­ses des­de el te­rri­ble ac­ci­den­te que Ma­ría de Vi­llo­ta su­frió en el fa­tí­di­co ae­ró­dro­mo bri­tá­ni­co de Dux­ford. Tres lar­gos me­ses de su­fri­mien­to, de aga­rrar­se a la vi­da con uñas y dien­tes y de pe­lear­se día sí y día tam­bién con ella. Se nos po­nen los pe­los de pun­ta so­lo de pen­sar en su­pe­rar un epi­so­dio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro, gra­cias a Dios, Ma­ría de Vi­llo­ta ha vuel­to a la vi­da, y lo ha he­cho con un as­pec­to fe­no­me­nal, gua­pí­si­ma y fe­me­ni­na co­mo siem­pre, y con una vi­ta­li­dad que, sin­ce­ra­men­te, nos ha de­ja­do a to­dos con la bo­ca abier­ta. Y es que en la mul­ti­tu­di­na­ria rue­da de pren­sa que ofre­ció el pa­sa­do jue­ves en la se­de del Con­se­jo Su­pe­rior de Deportes, Ma­ría de Vi­llo­ta nos des­cu­brió el par de na­ri­ces que le ha echa­do, y le es­tá echan­do, pa­ra su­pe­rar es­te gran sus­to que le ha da­do el des­tino.

Ma­ría de Vi­llo­ta nos des­cu­brió el par de na­ri­ces que le ha echa­do, y le es­tá echan­do, pa­ra su­pe­rar es­te gran sus­to

Ha per­di­do un ojo, le que­dan to­da­vía por de­lan­te dos ope­ra­cio­nes, una pa­ra sub­sa­nar un des­pla­za­mien­to del crá­neo y otra pa­ra re­cons­truir es­té­ti­ca­men­te el ojo de­re­cho, pe­ro no ha per­di­do la fe­li­ci­dad en un ros­tro que, ador­na­do por un co­que­to par­che, si­gue irra­dian­do fuer­za, mu­cha fuer­za, y tam­bién ilu­sión, pa­ra ga­nar la que se­gún ella ha si­do la ca­rre­ra más im­por­tan­te de su vi­da. La ver­dad es que nos he­mos ale­gra­do mu­cho de verla nue­va­men­te y, so­bre to­do, sor­pren­di­do por la en­te­re­za con la que res­pon­día a la im­po­nen­te ba­te­ría de pre­gun­tas que la hi­cie­ron. Re­pe­ti­mos, qué par de na­ri­ces le es­tá echan­do es­ta mu­jer que un día qui­so po­ner­se el mun­do por mon­te­ra y de­mos­trar que ella po­día lo­grar su sue­ño, el de con­ver­tir­se en pi­lo­to de F1 en un mun­do do­mi­na­do por el gé­ne­ro mas­cu­lino. Con­ti­nuan­do con la má­xi­ma es­pe­cia­li­dad del automovilismo de pis­ta, lo acon­te­ci­do en el pa­sa­do Gran Pre­mio de Co­rea nos ha de­ja­do fríos. El do­ble­te de Red Bull, con Vet­tel por de­lan­te de Web­ber, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, ha he­cho que el ale­mán se en­ca­ra­me a la pri­me­ra po­si­ción de la cla­si­fi­ca­ción del cam­peo­na­to, des­pla­zan­do a Fernando Alon­so. El as­tu­riano hi­zo lo má­xi­mo que se po­día es­pe­rar da­do el ni­vel de com­pe­ti­ti­vi­dad del F2012 en las úl­ti­mas ca­rre­ras. Un nue­vo po­dio, en es­ta oca­sión agri­dul­ce pa­ra el de Fe­rra­ri, que vio có­mo el li­de­ra­to del cer­ta­men se le es­ca­pa­ba de en­tre las ma­nos. Aún que­da tiem­po de reac­cio­nar, la di­fe­ren­cia en­tre am­bos es de tan so­lo 6 pun­tos, sin ne­ce­si­dad de ape­lar a un nue­vo ce­ro del de Red Bull. Vis­tas las pres­ta­cio­nes de los RB8 en las úl­ti­mas ca­rre­ras, el pa­no­ra­ma es­tá com­pli­ca­do, pe­ro es­ta­mos se­gu­ros de que ni Alon­so ni Fe­rra­ri ti­ra­rán la toa­lla mien­tras ha­ya po­si­bi­li­da­des. Con­fia­mos en ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.