La vi­da, más allá de la F1

AUTOhebdo SPORT - - PIT STOP - Jo­sep Via­pla­na

Han pa­sa­do ya más de tres me­ses des­pués de aquel trá­gi­co ac­ci­den­te en el ae­ró­dro­mo de Dux­ford, mien­tras rea­li­za­ba unas prue­bas de ae­ro­di­ná­mi­ca pa­ra el equi­po Ma­rus­sia, y Ma­ría nos ha vuel­to a dar una lec­ción de vi­da con sus pri­me­ras re­fle­xio­nes pú­bli­cas tras el in­ci­den­te que trun­có su ca­rre­ra de­por­ti­va. Los pri­me­ros días fue­ron du­ros, du­rí­si­mos, es­pe­cial­men­te pa­ra ella y su fa­mi­lia, pe­ro a me­di­da que me­jo­ró su es­ta­do los men­sa­jes que nos lle­ga­ban eran siem­pre de op­ti­mis­mo y re­fle­ja­ban la fé­rrea vo­lun­tad de la ma­dri­le­ña pa­ra sa­lir ha­cia de­lan­te, de so­bre­po­ner­se a la ad­ver­si­dad y abrir una nue­va eta­pa en su vi­da. No es fá­cil, hay que re­co­no­cer­lo, y me­nos en una chi­ca que ha per­di­do un ojo, pe­ro Ma­ría nos ha vuel­to a sor­pren­der a to­dos. En pri­mer lu­gar, sin du­da, por­que nos ha da­do una lec­ción de vi­da. Me­jor di­cho, otra en­se­ñan­za de exis­ten­cia y re­cor­dán­do­nos có­mo hay que afron­tar los pro­ble­mas y, co­mo siem­pre, des­de el la­do más ama­ble y dulce. “Es­ta ca­rre­ra la he ga­na­do

por­que es­toy vi­va”, ase­gu­ró. Pa­re­ce una ob­vie­dad, qui­zá una fra­se he­cha, pe­ro vi­nien­do de al­guien que ha es­ta­do lu­chan­do al fi­lo de la muer­te, su re­fle­xión es es­tre­me­ce­do­ra y nos in­vi­ta a no ol­vi­dar ja­más la suer­te que su­po­ne te­ner sa­lud, al­go pri­mor­dial y que no va­lo­ra­mos en su jus­ta me­di­da has­ta que nos fal­ta. Cuan­do al­guien tie­ne un ob­je­ti­vo, se en­tre­ga en cuer­po y al­ma a con­se­guir­lo, y pa­ra ello, co­mo fue el ca­so de la pro­pia Ma­ría y de cien­tos de cha­va­les que as­pi­ran a en­trar en un de­por­te de éli­te co­mo es la Fór­mu­la 1, el ca­mino te de­vo­ra. No hay tiem­po pa­ra na­da más que pre­pa­rar­se. No les cri­ti­co por­que es­tá to­do tan pro­fe­sio­na­li­za­do que uno se que­da por el ca­mino a ve­ces por pe­que­ños de­ta­lles, y ello ha­ce que no se­pa­mos sa­bo­rear co­mo se me­re­cen aque­llos mo­men­tos que pro­ba­ble­men­te no se re­pe­ti­rán. La pro­pia Ma­ría de Vi­llo­ta re­co­no­ce que su vi­da era an­tes “una con­tra­rre­loj to­tal, una lu­cha con­tra el crono” y, por el con­tra­rio, aho­ra es cons­cien­te de que “hay que pa­rar y me­dir las co­sas de otra for­ma: ya no son dé­ci­mas de crono, sino los pe­que­ños mo­men­tos. Mi nue­va vi­da va más allá de mis sue­ños, por­que mi sue­ño era la Fór­mu­la 1 y lo con­se­guí. Me sien­to pi­lo­to”. Sim­ple­men­te, una úl­ti­ma re­fle­xión: Ma­ría, gra­cias por lo que nos has da­do, por tu son­ri­sa, por tu fuer­za de vo­lun­tad an­tes y aho­ra, un ejem­plo de fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes y, so­bre to­do, que na­die ol­vi­de que hay vi­da más allá de la Fór­mu­la 1.

MA­RíA DE VI­LLO­TA HA VUEL­TO A DAR UNA LEC­CIóN CON LA DE­TER­MI­NA­CIóN, EN­TE­RE­ZA Y FUER­ZA QUE AFRON­TA ES­TA NUE­VA ETA­PA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.