Adiós a los cam­peo­nes

AUTOhebdo SPORT - - PIT STOP - Manuel Do­mé­nech Miem­bro del Ju­ra­do del Co­che del Año de Eu­ro­pa

En las úl­ti­mas se­ma­nas se han pro­du­ci­do dos no­ti­cias que me han im­pac­ta­do, y de­bo de­cir que ne­ga­ti­va­men­te. Pri­me­ro fue Sé­bas­tien Loeb, que en el mar­co del Sa­lón del Au­to­mó­vil de Pa­rís anun­ció ofi­cial­men­te que en 2013 no op­ta­rá a lu­char por su dé­ci­mo tí­tu­lo mun­dial. Y unos días más tar­de Mi­chael Schu­ma­cher de­ci­dió po­ner pun­to fi­nal a su ca­rre­ra co­mo pi­lo­to de Fór­mu­la 1. Loeb de­jó la puer­ta abier­ta a se­guir com­pi­tien­do en el WRC, pe­ro con un pro­gra­ma res­trin­gi­do, en 2013, an­tes de pa­sar a los cir­cui­tos en la dis­ci­pli­na del Mun­dial de Tu­ris­mos con Ci­troën. Un mal me­nor, por­que per­der un pi­lo­to de la ca­te­go­ría hu­ma­na y pro­fe­sio­nal de Loeb se­ría una lás­ti­ma. Y lo es que no op­te a ese dé­ci­mo tí­tu­lo que su­pon­dría el ré­cord más im­pre­sio­nan­te de la his­to­ria del automovilismo. Lo que sí es una ver­da­de­ra lás­ti­ma es de­jar de oír ha­blar de Schu­ma­cher, de­jar de ver­le com­pe­tir a los man­dos de un F1. Sí, aún que­da­rán cua­tro Gran­des Pre­mios pa­ra que aca­be la tem­po­ra­da y to­da­vía ten­drá la opor­tu­ni­dad de ga­nar un úl­ti­mo GP, el que ha­ría el nú­me­ro 92 en su pal­ma­rés, y que ser­vi­ría pa­ra ha­cer ca­llar al­gu­nas bo­cas que han apro­ve­cha­do la oca­sión del anun­cio de su re­ti­ra­da pa­ra ha­cer co­men­ta­rios del gé­ne­ro de “no de­bía ha­ber vuel­to”, “ya no tie­ne ni las cua­li­da­des, ni la fuer­za ni la ilu­sión pa­ra es­tar en la Fór­mu­la 1”, “era de­ma­sia­do vie­jo pa­ra la F1”, et­cé­te­ra. Des­de mi pun­to de vis­ta, y a te­nor de lo vis­to has­ta aho­ra es­ta tem­po­ra­da, cua­li­da­des man­tie­ne, ilu­sión se le su­po­ne y fuer­za... que se lo pre­gun­ten a Sen­na o a Ver­gne. Fue, es y se­rá el gran­de en­tre los gran­des, y su mar­cha su­po­ne un gran dis­gus­to pa­ra to­dos los que ama­mos la Fór­mu­la 1. Y aun­que mu­chos lo cri­ti­quen, se va con la ca­be­za muy al­ta, aun­que sus re­sul­ta­dos no ha­yan si­do to­do lo bue­nos que ca­bía es­pe­rar, ¿o es que su com­pa­ñe­ro Ros­berg lo ha he­cho mu­cho me­jor que él?; que no ha si­do el ca­so. En de­fi­ni­ti­va, se van los más gran­des en sus res­pec­ti­vas es­pe­cia­li­da­des, con un to­tal de 16 tí­tu­los mun­dia­les co­se­cha­dos en­tre los dos. Y se les va a echar de me­nos, a Loeb en las tor­tuo­sas ca­rre­te­ras del WRC, y a Schu­ma­cher en los ra­pi­dí­si­mos tra­za­dos de la Fór­mu­la 1. De Loeb vol­ve­re­mos a oír ha­blar en 2013, y Schu­ma­cher se­gu­ro que bus­ca­rá al­go pa­ra que si­ga­mos sa­bien­do de él, co­mo ya pa­só cuan­do se re­ti­ró por pri­me­ra vez.

SE VAN LOEB Y SCHU­MA­CHER, LOS MáS GRAN­DES EN SUS RES­PEC­TI­VAS ES­PE­CIA­LI­DA­DES, CON UN TO­TAL DE 16 Tí­TU­LOS MUN­DIA­LES CO­SE­CHA­DOS EN­TRE LOS DOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.