Fie­ras sin jau­la

La pasión pu­ra del Nis­san GT-R se en­fren­ta hoy a un su­per­de­por­ti­vo que, ade­más de ha­cer­nos vi­brar, tam­bién sa­be in­ver­tir en lu­jo des­pam­pa­nan­te: el BMW M6. Am­bos ron­dan los 550 ca­ba­llos de po­ten­cia, ga­ran­ti­zan­do emo­cio­nes fuer­tes sin des­can­so.

AUTOhebdo SPORT - - COMPARATIVA - Ra­fa J. CID. Fotografía: Jor­ge BRICHETTE

Sus 550 ca­ba­llos de po­ten­cia son mu­chos. Es co­mo ca­bal­gar un mi­sil. Son los del Nis­san GT-R, el BMW M6 sube la ci­fra has­ta los 560. Es­ta es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por la que hoy los en­fren­ta­mos: los la­ti­dos de sus co­ra­zo­nes son igual de fuer­tes. Pe­ro es­ta­mos tra­tan­do con pe­sos pe­sa­dos, con su­per­cla­ses, y en es­tas al­tu­ras ca­da co­che tie­ne una per­so­na­li­dad muy di­fe­ren­te a la de la com­pe­ten­cia. Si en­tre los uti­li­ta­rios o los com­pac­tos las mar­cas tien­den a ha­cer clo­nes, a ofre­cer pro­duc­tos que gus­ten a to­dos, se­gún as­cen­de­mos en la “es­ca­la evo­lu­ti­va” ca­da vehícu­lo mar­ca sus pro­pias le­yes. Va­mos a ver cuá­les son las de nues­tros pro­ta­go­nis­tas de hoy. ra. El mo­de­lo ja­po­nés lo ha­ce con lí­neas van­guar­dis­tas, de de­por­ti­vo pu­ro, de coupé agre­si­vo. Sor­pren­de que ten­ga cua­tro pla­zas en su in­te­rior, al­go que ca­si no se es­pe­ra cuan­do abres sus puer­tas me­dian­te ti­ra­do­res cier­ta­men­te ori­gi­na­les que te ha­cen du­dar la pri­me­ra vez que te los to­pas…

“¿ Có­mo se abre es­to?” – pien­sas–. Mien­tras, el M6 res­pon­de a cá­no­nes más clá­si­cos. Ex­ce­si­vos, pe­ro clá­si­cos: lí­neas de coupé de to­da la vi­da, enor­me ta­ma­ño –4,9 me­tros, ca­si 25 cm más que su ri­val– y una ele­gan­cia so­bre­car­ga­da has­ta al­can­zar los gus­tos ame­ri­ca­nos.

En cuan­to a sus pla­zas tra­se­ras, la sor­pre­sa es que sean tan me­nu­das co­mo las del GT- R. Es­te no ne­ce­si­ta di­fe­ren­ciar­se de na­die, na­ció des­de un pa­pel en blan­co pa­ra ser un su­per­de­por­ti­vo. Por su par­te, el M6 es la ver­sión más bru­tal de una sa­ga familiar que in­clu­ye ver­sio­nes diésel. Por ello, pa­ra ga­nar per­so­na­li­dad cuen­ta con de­fen­sas y pa­rri­lla es­pe­cí­fi­cas, te­cho de

El mo­tor 4.4 V8 de BMW en­tre­ga

la fuer­za más rá­pi­da­men­te y lo­gra con­su­mir me­nos

que su ri­val

¡Es­ta­mos aquí!

La dis­cre­ción no es la pa­la­bra más ade­cua­da pa­ra de­fi­nir la es­té­ti­ca de nues­tros pro­ta­go­nis­tas. No se pa­re­cen en ab­so­lu­to, pe­ro am­bos lo­gran lla­mar la aten­ción po­de­ro­sa­men­te, ca­da uno a su mane-

El M6 se pal­pa co­mo una gran ber­li­na lle­va­da a las má­xi­mas con­se­cuen­cias en de­por­ti­vi­dad.

Au­di, Mer­ce­des o Lexus no tie­nen na­da igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.