Subaru Levorg 1.6 S GT

PRÁC­TI­CO Y PO­LI­VA­LEN­TE. Cons­truí­do a par­tir del WRX STI, el Subaru Levorg sor­pren­de por sus cua­li­da­des ru­te­ras, agra­do de uti­li­za­ción, se­gu­ri­dad y ca­pa­ci­dad pa­ra cir­cu­lar en las con­di­cio­nes más ad­ver­sas. El co­che ideal pa­ra fa­mi­lias aven­tu­re­ras.

Automovil - - SUMARIO - TEX­TO : Juan Co­llin.

Subaru siem­pre ofre­ce al­go más que un co­che prác­ti­co y fun­cio­nal.

El Subaru Levorg lle­ga­ba al mer­ca­do en 2015 co­mo sus­ti­tu­to del Le­gacy, un mo­de­lo que ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción y has­ta lle­gar a la quin­ta, se man­te­nía en pro­duc­ción des­de 1989. Pa­ra la cons­truc­ción del Levorg se em­plea­ba tan­to la pla­ta­for­ma co­mo el es­que­ma sus­pen­sio­nes y la ma­yo­ría de los ele­men­tos me­cá­ni­cos del WRX STI, to­da una ga­ran­tía de ca­li­dad y sa­ber ha­cer. En el Levorg se es­tre­na­ba, no obs­tan­te un nue­vo mo­tor; co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, se tra­ta de un bó­xer de cua­tro ci­lin­dros, en es­te ca­so con 1.6 li­tros y ali­men­ta­do por tur­bo e in­yec­ción di­rec­ta pa­ra el que se de­cla­ran 170 CV y un par má­xi­mo de 25,51 mkg. Es­te úl­ti­mo va aso­cia­do a un cam­bio de va­ria­dor con­ti­nuo y co­mo es nor­ma en los mo­de­los de la mar­ca, tam­bién dis­po­ne de trac­ción to­tal per­ma­nen­te.

Tras dos años de per­ma­nen­cia en el mer­ca­do, el Levorg aca­ba de re­ci­bir una li­ge­ra pues­ta al día con la que se me­jo­ran di­ver­sos as­pec­tos. Ex­te­rior­men­te la ima­gen de­por­ti­va se ha re­for­za­do gra­cias a un nue­vo pa­ra­gol­pes de­lan­te­ro que in­clu­ye fa­ros de ti­po Led adap­ta­ti­vos, mien­tras que en una vis­ta la­te­ral lla­ma la aten­ción el nue­vo di­se­ño de las llan­tas de alea­ción. En el in­te­rior se pueden ob­ser­var li­ge­ras me­jo­ras en la ca­li­dad de rea­li­za­ción, tam­bién una nue­va pan­ta­lla mul­ti­fun­ción más gran­de y con ma­yor nú­me­ro de fun­cio­nes. Así por ejem­plo, a tra­vés de es­ta úl­ti­ma se puede vi­sio­nar la ima­gen que trans­mi­te la cá­ma­ra tra­se­ra cuan­do el vo­lu­men de car­ga im­pi­de ver a tra­vés del es­pe­jo. Por su par­te, el sis­te­ma de ayu­da al apar­ca­mien­to tam­bién cuen­ta con una cá­ma­ra de­lan­te­ra que se puede ac­ti­var con el co­che en mar­cha; re­sul­ta es­pe­cial­men­te útil si cir­cu­la­mos fue­ra del as­fal­to pa­ra evi­tar obs­tácu­los.

Des­de el pun­to de vis­ta téc­ni­co los cam­bios tam­bién son su­ti­les. Así, por ejem­plo, los ta­ra­dos de sus­pen­sión han va­ria­do pa­ra me­jo­rar el com­por­ta­mien­to y op­ti­mi­zar la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción, mien­tras que en el cam­bio de va­ria­dor con­ti­nuo CVT se ha re­to­ca­do la ges­tión que lo go­bier­na pa­ra dis­po­ner de sie­te ve­lo­ci­da­des en lu­gar de seis en el mo­do ma­nual.

El Levorg se co­mer­cia­li­za úni­ca­men­te con ca­rro­ce­ría Sports Tou­rer, al­go ló­gi­co si se tie­ne en cuen­ta que se tra­ta de un mo­de­lo que pre­ten­de ser una al­ter­na­ti­va a los SUV o todo ca­mino, tan de mo­da en los úl­ti­mos tiem­pos. Pa­ra ello es­ta ber­li­na fa­mi­liar dis­po­ne de una bue­na al­tu­ra sobre el sue­lo y tam­bién cuen­ta con un efi­caz sis­te­ma de trac­ción to­tal con em­bra­gue cen­tral de re­par­to y sis­te­ma de con­trol de trac­ción en am­bos tre­nes, que se en­car­ga de fre­nar au­to­má­ti­ca­men­te la rue­da que pier­de trac­ción pa­ra au­men­tar la mo­tri­ci­dad en la con­tra­ria.

Sobre gus­tos, los co­lo­res, pe­ro en los días que he­mos po­di­do con­vi­vir con el Levorg y por los co­men­ta­rios que he­mos per­ci­bi­do, la opi­nión ge­ne­ra­li­za­da es que se tra­ta de un co­che que gus­ta. Tam­bién es un mo­de­lo muy prác­ti­co y po­li­va­len­te, cuen­ta así con un ma­le­te­ro de 522 li­tros de ca­pa­ci­dad, que puede au­men­tar has­ta los 1.446 si se aba­ten los asien­tos pos­te­rio­res.

El Levorg es sin du­da un con mu­chos atrac­ti­vos, pe­ro mu­cho más cau­ti­va­dor re­sul­ta cuan­do uno se po­ne a los man­dos de es­te fa­mi­liar. La pos­tu­ra a los man­dos es­tá muy lo­gra­da, los asien­tos son có­mo­dos y la vi­si­bi­li­dad re­sul­ta ex­ce­len­te.

Cuan­do se pul­sa la pues­ta en mar­cha, el bó­xer de cua­tro ci­lin­dros co­bra vi­da rá­pi­da­men­te, pe­ro hay que es­tar aten­to, ya que es tan si­len­cio­so, que al ra­len­tí cues­ta sa­ber si es­tá en fun­cio­nan­do. Cuan­do se ini­cia la mar­cha, la sua­vi­dad es la no­ta do­mi­nan­te. El mo­tor es muy de­li­ca­do en su fun­cio­na­mien­to, no hay tiem­po de res­pues­ta y sube de vuel­tas con de­ci­sión a po­co que se pi­se el pe­dal del gas. En el mo­do au­to­má­ti­co y con­du­cien­do tran­qui­la­men­te, el cam­bio de va­ria­dor con­ti­nuo ape­nas tie­ne pér­di­das por des­li­za­mien­to, por lo que re­sul­ta muy agra­da­ble. Eso sí, cuan­do se de­ci­de apro­ve­char to­da la ca­ba­lle­ría y se pi­sa a fon­do el ace­le­ra­dor en ple­na fa­se de ace­le­ra­ción, la sen­sa­ción es un po­co ex­tra­ña, pa­re­ce que el mo­tor se re­vo­lu­cio­na más de lo que el co­che em­pu­ja, co­mo si pa­ti­na­ra un po­co.

En ciu­dad el Levorg es un co­che gran­de, pe­ro re­sul­ta bas­tan­te ma­ne­ja­ble y ágil. Se desen­vuel­ve con sol­tu­ra y es ade­más muy có­mo­do de con­du­cir, entre otras co­sas gra­cias al cam­bio de va­ria­dor con­ti­nuo. Pe­ro no ca­be du­da que el

El bas­ti­dor ofre­ce ex­ce­len­tes cua­li­da­des y puede pre­su­mir de un com­por­ta­mien­to ágil y muy se­gu­ro

há­bi­tat na­tu­ral del Sports Tou­rer de Subaru es la ca­rre­te­ra. En au­to­pis­ta per­mi­te man­te­ner con to­tal sol­tu­ra cru­ce­ros ele­va­dos, re­sul­tan­do siem­pre su con­duc­ción muy con­for­ta­ble y se­gu­ra. El mo­tor ofre­ce un ren­di­mien­to su­fi­cien­te pa­ra ro­dar siem­pre con agi­li­dad, in­clu­so con el co­che car­ga­do, bien es ver­dad que el con­su­mo de car­bu­ran­te se dis­pa­ra cuan­do se via­ja a cru­ce­ros ele­va­dos. Un au­to­mó­vil perfecto pa­ra tra­yec­tos de lar­go re­co­rri­do, ideal pa­ra ir con la familia de vacaciones o a es­quiar. Los aman­tes a los de­por­tes de in­vierno ten­drán en el Levorg una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va, ya que gra­cias a su efi­caz sis­te­ma de trac­ción to­tal se desen­vuel­ve con una efi­ca­cia sor­pren­den­te en ca­rre­te­ras con nie­ve o hie­lo, unos neu­má­ti­cos de in­vierno se­rían el com­ple­men­to perfecto en es­tas cir­cuns­tan­cias, lo mis­mo si ne­ce­si­ta­mos cir­cu­lar por pis­tas de tie­rra em­ba­rra­das. Y es que, co­mo co­men­tá­ba­mos an­te­rior­men­te, tie­ne po­co que en­vi­diar a los SUV 4x4 en es­te sen­ti­do.

Pa­ra ter­mi­nar, só­lo nos que­da­ba dar las tres vuel­tas de ri­gor a nues­tro cir­cui­to del INTA. No es un co­che de­por­ti­vo, ni lo pre­ten­de, pe­ro el bas­ti­dor pro­ce­den­te del WRX STI de­mues­tra ex­ce­len­tes cua­li­da­des en cur­va. En los gi­ros más ve­lo­ces y aun­que va blan­do de sus­pen­sio­nes y se acues­ta un po­co, ofre­ce un aplo­mo sen­sa­cio­nal, se apo­ya en las cur­vas con mu­cha con­sis­ten­cia y la pi­sa­da es fir­me y muy se­gu­ra. Per­mi­te así ro­dar aca­ri­cian­do los lí­mi­tes con to­tal tran­qui­li­dad y la sen­sa­ción de te­ner siem­pre la si­tua­ción ba­jo con­trol, entre otras co­sas gra­cias a un li­ge­ro sub­vi­ra­je. La zo­na de cur­vas en­la­za­das se le da es­pe­cial­men­te bien al Levorg, don­de de­mues­tra una no­ta­ble agi­li­dad gra­cias a un tren tra­se­ro que se in­si­núa li­ge­ra­men­te en los cam­bios de apo­yo, pe­ro sin per­der la com­pos­tu­ra en nin­gún mo­men­to. Muy bien los fre­nos, que ade­más de un tac­to fir­me, son po­ten­tes y en nin­gún mo­men­to mos­tra­ron sín­to­mas de fa­ti­ga. Lo que no con­ven­ce tan­to es el fun­cio­na­mien­to del cam­bio de mar­chas CVT. En el mo­do ma­nual se ha con­fi­gu­ra­do con sie­te ve­lo­ci­da­des y aun­que es rá­pi­do, bas­tan­te obe­dien­te y per­mi­te ex­pri­mir las mar­chas has­ta el cor­te de en­cen­di­do, la sen­sa­ción de des­li­za­mien­to no des­apa­re­ce del todo. El mo­tor tam­bién se que­da al­go es­ca­so pa­ra es­tos me­nes­te­res, con lo que no es de ex­tra­ñar que el re­gis­tro ob­te­ni­do sea mo­des­to.

Que­da cla­ro que el Subaru Levorg no es un co­che de­por­ti­vo, pe­ro ofre­ce mu­chos atrac­ti­vos tan­to des­de el pun­to de vis­ta prác­ti­co, co­mo a ni­vel téc­ni­co, sin ol­vi­dar sus cua­li­da­des di­ná­mi­cas en todo ti­po de ca­rre­te­ras. No hay po­si­bi­li­da­des de elec­ción a ni­vel me­cá­ni­co, pe­ro per­mi­te es­co­ger entre tres ni­ve­les de equi­pa­mien­to. Es­te puede ser com­ple­tí­si­mo y es­pe­cial­men­te en ayu­das a la con­duc­ción, un apar­ta­do en el que es­tá a la úl­ti­ma. El pre­cio es tam­bién un ar­gu­men­to a su fa­vor, se puede com­prar por me­nos de 30.000 € y la ver­sión más equi­pa­da no lle­ga a los 34.000 €.

FOTOS : Gardyn

Los aman­tes a la na­tu­ra­le­za y los de­por­tes de in­vierno, ten­drán el el Levorg un perfecto com­pa­ñe­ro de aven­tu­ras. El sis­te­ma de trac­ción to­tal es muy efi­caz.

EL Levorg ofre­ce un ha­bi­táu­lo am­plio y con­for­ta­ble, ex­ce­len­te la ca­li­dad de rea­li­za­ción. Los asien­tos son có­mo­dos y su­je­tan bas­tan­te bien.

El Levorg ofre­ce una gran po­li­va­len­cia y prac­ti­ci­dad. El es­pa­cio de car­ga es no­ta­ble y bas­tan­te apro­ve­cha­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.