BMW i8 Roadster

EL BMW I8 ES UNO DE LOS DE­POR­TI­VOS MÁS LLA­MA­TI­VOS DEL MER­CA­DO. LA NUE­VA VER­SIÓN ROADSTER LO ES TO­DA­VÍA MÁS Y CON ES­TA SE ES­TRE­NAN TAM­BIÉN DI­VER­SAS ME­JO­RAS EN EL PLANO TÉC­NI­CO; EL ES­PEC­TÁCU­LO ES­TÁ SER­VI­DO..

Automovil - - SUMARIO - Tex­to: Juan Co­llin. Fotos: MPIB.

En abier­to se dis­fru­ta más.

BMW sor­pren­dió a pro­pios y ex­tra­ños cuan­do ha­ce cua­tro años cuan­do da­ba a co­no­cer el i8. No era el de­por­ti­vo que es­pe­ra­ba la ma­yo­ría, da­do que las so­lu­cio­nes téc­ni­cas que apor­ta­ba eran de lo más van­guar­dis­tas; cha­sis de car­bono, mo­tor de tres ci­lin­dros, tec­no­lo­gía hí­bri­da y un di­se­ño pro­pio de un Con­cept Car. De al­gu­na ma­ne­ra, con es­te mo­de­lo BMW se an­ti­ci­pa­ba al fu­tu­ro, de­mos­tran­do su ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca y que tan­to la eco­lo­gía co­mo la efi­cien­cia, no tie­nen que es­tar re­ñi­das con la de­por­ti­vi­dad y la di­ver­sión al vo­lan­te.

La fir­ma bá­va­ra es­co­gía la is­la de Pal­ma de Ma­llor­ca pa­ra pre­sen­tar el i8 Roadster. A prio­ri el es­ce­na­rio per­fec­to, buen tiem­po, bo­ni­tas ca­rre­te­ras, una jor­na­da com­ple­ta pa­ra con­du­cir y, por si es­to fue­ra po­co, no te­nía­mos que com­par­tir el co­che con na­die.

El i8 siem­pre me ha gus­ta­do es­té­ti­ca­men­te, creo que es uno de los gran­des ac­ti­vos del co­che y es jus­to re­co­no­cer que es­ta ver­sión que nos ocu­pa ofre­ce to­da­vía un ma­yor atrac­ti­vo. La ca­po­ta de lo­na y el sis­te­ma de aper­tu­ra y cie­rre au­to­má­ti­co han obli­ga­do en es­te ca­so a pres­cin­dir de las exi­guas pla­zas tra­se­ras, el i8 Roadster pier­de la con­fi­gu­ra­ción 2+2, pe­ro al me­nos de­trás de los asien­tos que­dan dis­po­ni­bles al­gu­nos hue­cos pa­ra guar­dar la mo­chi­la o una bol­sa de via­je pe­que­ña. No vie­nen na­da mal, ya que el ma­le­te­ro en la par­te tra­se­ra tan só­lo ofre­ce una ca­pa­ci­dad de 88 li­tros. La ca­po­ta de te­la cuen­ta con un sis­te­ma to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­do y se pue­de abrir o re­ple­gar en mar­cha has­ta 50 km/h, ope­ra­ción en la que se em­plean 15 se­gun­dos. Pa­ra evi­tar tur­bu­len­cias a ve­lo­ci­da­des ele­va­das, tam­bién dis­po­ne de un pe­que­ño de­flec­tor de cristal tras los asien­tos y que se ele­va pul­san­do un bo­tón.

Apro­ve­chan­do la lle­ga­da de la ver­sión Roadster, BMW in­tro­du­ce di­ver­sas me­jo­ras en el i8, es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de efi­cien­cia. Pa­ra ello se mon­tan ba­te­rías más po­ten­tes que con­si­guen au­men­tar la au­to­no­mía en mo­do eléc­tri­co de 37 a 55 km. Gra­cias a ello es­te de­por­ti­vo ob­tie­ne aho­ra la pre­cia­da eti­que­ta Ce­ro Emi­sio­nes, con las ven­ta­jas que ello su­po­ne en ma­te­ria de cir­cu­la­ción en las gran­des ciu­da­des. La ma­yor po­ten­cia de las ba­te­rías tam­bién per­mi­te au­men­tar la po­ten­cia del mo­tor eléc­tri­co que pa­sa de 131 a 143 CV, pe­ro la ve­lo­ci­dad má­xi­ma en mo­do eléc­tri­co se man­tie­ne en 120 km/h.

Por su par­te, el mo­tor tres ci­lin­dros de 1.5 li­tros tur­boa­li­men­ta­do mon­ta un fil­tro de par­tí­cu­las pa­ra con­se­guir ci­fras de emi­sio­nes de au­tén­ti­co ré­cord, se anun­cia 46 g/km. Lo que no va­ría es su ren­di­mien­to; se man­tie­nen 231 CV y 32,6 mkg, lo que des­de lue­go no es­tá na­da mal si se tie­ne en cuen­ta su es­ca­sa ci­lin­dra­da. Co­mo re­cor­da­rán los más en­ten­di­dos, el afi­na­do mo­tor de tres ci­lin­dros va aso­cia­do a un cam­bio de con­ver­ti­dor de par con seis ve­lo­ci­da­des y sis­te­ma de ac­cio­na­mien­to se­cuen­cial. La me­cá­ni­ca se ubi­ca en la par­te tra­se­ra en po­si­ción cen­tral y trans­mi­te su ren­di­mien­to a las rue­das tra­se­ras; es el eje de­lan­te­ro el que se en­car­ga de apro­ve­char los 143 CV del mo­tor eléc­tri­co, que se ges­tio­nan de for­ma in­te­li­gen­te. En fa­se de ace­le­ra­ción la ac­ción del mo­tor eléc­tri­co se de­ja sen­tir es­pe­cial­men­te, tam­bién si de lo que se tra­ta es de au­men­tar la mo­tri­ci­dad o el aplo­mo en cur­va, don­de se com­por­ta co­mo un trac­ción to­tal.

El i8 co­rre y mu­cho. Aun­que la ve­lo­ci­dad má­xi­ma es­tá li­mi­ta­da a 250 km/h, ace­le­ra de 0 a 100 km/h en 4,4 se­gun­dos y la ci­fra au­men­ta has­ta los 4,6 se­gun­dos en el Roas­ter, da­do que pe­sa 60 kg más y que la aerodinámica es al­go peor que en el Cou­pé. No es de ex­tra­ñar, ya que es­to tam­bién se no­ta en el con­su­mo de car­bu­ran­te y prue­ba de ello es que se ho­mo­lo­gan 1,8 li­tros/100 en el Cou­pé y 2 li­tros/100 km en el Roadster.

Las es­pec­ta­cu­la­res puer­tas de aper­tu­ra ver­ti­cal se man­tie­nen en el Roadster, es uno de los atrac­ti­vos del co­che, si bien no son de­ma­sia­do prác-

EL ROADSTER PE­SA 60 KG MÁS, EN MAR­CHA SON INAPRECIABLES

ti­cas. En­tre otras co­sas ten­dre­mos que te­ner la pre­cau­ción de de­jar bas­tan­te es­pa­cio con el co­che de al la­do, ya de lo con­tra­rio no po­dre­mos abrir la puer­ta; una pe­na que BMW no ofrez­ca en el i8 el sis­te­ma de apar­ca­mien­to asis­ti­do a tra­vés del man­do a dis­tan­cia dis­po­ni­ble en otros mo­de­los de la mar­ca. En­trar del i8 tam­po­co es fá­cil, pe­ro a par­tir de ahí se aca­ban las in­co­mo­di­da­des, ya que se tra­ta de un de­por­ti­vo con­for­ta­ble y que se pue­de con­du­cir a dia­rio. Cuan­do se rue­da con la ca­po­ta ce­rra­da el ais­la­mien­to con el ex­te­rior es muy bueno y lo úni­co que se apre­cia es que a ve­lo­ci­da­des ele­va­das es li­ge­ra­men­te más rui­do­so que el Cou­pé. A cie­lo des­cu­bier­to, que es co­mo de ver­dad se dis­fru­ta es­te bi­pla­za, ape­nas se de­jan sen­tir tur­bu­len­cias en el ha­bi­tácu­lo, al me­nos a ve­lo­ci­da­des le­ga­les y siem­pre que se ha­ga uso de la mam­pa­ra cor­ta­vien­tos.

En ciu­dad el i8 es su­ma­men­te agra­da­ble de con­du­cir, arran­ca siem­pre en mo­do eléc­tri­co y po­de­mos se­guir así du­ran­te 55 km. Ca­si in­apre­cia­ble es la en­tra­da en ac­ción del mo­tor de com­bus­tión y aun­que es an­cho y vo­lu­mi­no­so, se ma­ne­ja con fa­ci­li­dad. De to­das for­mas el i8 Roadster es­tá pi­dien­do a gri­tos sa­lir cuan­to an­tes a ca­rre­te­ra pa­ra dar rien­da suel­ta a su po­de­ro­sa me­cá­ni­ca. El mo­tor de tres ci­lin­dros sue­na sor­pren­den­te­men­te bien y res­pon­de siem­pre con mu­cha ener­gía y con­tun­den­cia a las in­si­nua­cio­nes del pe­dal del gas. Los ade­lan­ta­mien­tos son pan co­mino y la ca­pa­ci­dad de ace­le­ra­ción de una cur­va a otra es im­pre­sio­nan­te, en­tre otras co­sas gra­cias a un cam­bio de con­ver­ti­dor de par que fun­cio­na a las mil ma­ra­vi­llas cuan­do se ma­ne­ja ma­nual­men­te. Aun­que las sus­pen­sio­nes fir­mes, ab­sor­ben muy bien las irre­gu­la­ri­da­des del as­fal­to, tam­bién cuen­ta con unos asien­tos muy bien di­se­ña­dos re­sul­tan­do, por tan­to, un de­por­ti­vo muy con­for­ta­ble, ideal pa­ra afron­tar via­jes de lar­go re­co­rri­do.

Los 60 kg de más son inapreciables y el i8 Roadster de­mues­tra una no­ta­ble efi­ca­cia y agi­li­dad en los tra­za­dos más tor­tuo­sos. Se aden­tra muy bien en las cur­vas y es muy re­cep­ti­vo a los cam­bios de tra­yec­to­ria que se le in­di­can con el vo­lan­te. En to­do mo­men­to trans­mi­te mu­cha se­gu­ri­dad, con­fian­za y es muy fá­cil de con­du­cir. Al lí­mi­te la es­ca­sez de go­ma so­bre el as­fal­to mar­ca di­fe­ren­cias con otros de­por­ti­vos de si­mi­lar plan­tea­mien­to y pre­cio, pe­ro el i8 per­mi­te ro­dar muy rá­pi­do y pue­de pre­su­mir de muy bue­nas cua­li­da­des di­ná­mi­cas.

El i8 Roadster cues­ta 160.800 €, 15.600 € más que el Cou­pé. No es po­co di­ne­ro, pe­ro aun así BMW tie­ne pre­vi­sio­nes de que las ven­tas del Roadster sean muy su­pe­rio­res a las del Cou­pé. Al­go ló­gi­co, ya que al efec­to no­ve­dad hay que aña­dir que se tra­ta de un de­por­ti­vo bas­tan­te lú­di­co y no de­ma­sia­do ex­tre­mo.

EL HA­BI­TÁCU­LO DEL I8 ES AM­PLIO, ES­TÁ MUY BIEN TER­MI­NA­DO Y CUEN­TA CON UN EQUI­PA­MIEN­TO COMPLETÍSIMO.EL ROADSTER PIER­DE LA CON­FI­GU­RA­CIÓN 2+2.

EL I8 SOR­PREN­DE POR SUS ATREVIDAS FOR­MAS, PO­DRÍA PA­SAR POR UN CON­CEPT-CAR. EL ES­PEC­TÁCU­LO ES­TÁ SER­VI­DO, SO­BRE TO­DO SI SE TRA­TA DE LA NUE­VA VER­SIÓN ROADSTER.

EL CHA­SIS DE CAR­BONO Y EL PE­CU­LIAR SIS­TE­MA DE PUER­TAS NO FA­CI­LI­TAN DE­MA­SIA­DO LAS CO­SAS A LA HO­RA DE EN­TRAR Y SA­LIR DEL HA­BI­TÁCU­LO, PE­RO UNA VEZ EN MAR­CHA ES UN DE­POR­TI­VO BAS­TAN­TE CON­FOR­TA­BLE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.