Dallara Stradale

¿NOM­BRE? ¡DALLARA STRADALE! ¿PE­SO EN SE­CO? ¡855 KI­LOS! ¿PO­TEN­CIA? ¡400 CV! ¿Y QUÉ TAL SIEN­TAN UNAS VUEL­TAS RÁ­PI­DAS EN EL CIR­CUI­TO ITA­LIANO DE NARDÒ CON EL NUE­VO PURISTA? ¡TO­DO UN PLA­CER!

Automovil - - SUMARIO - Tex­to: J.I.E. Fotos: MPIB.

Pa­ra todos los que quie­ran un de­por­ti­vo muy di­fe­ren­te.

Eau Rou­ge, Fuchs­röh­re, Corks­crew... pue­de que ha­ya cur­vas más le­gen­da­rias, pe­ro la cur­va nú­me­ro uno del cir­cui­to de ma­nio­bras de 6,2 ki­ló­me­tros si­tua­do en el cen­tro del cam­po de prue­bas de al­ta ve­lo­ci­dad de la lo­ca­li­dad ita­lia­na de Nardò es un se­cre­to bien guar­da­do en­tre los afi­cio­na­dos a los gi­ros emo­cio­nan­tes. Las ci­fras del in­di­ca­dor di­gi­tal nos re­ve­lan 230 km/h al en­trar sua­ve­men­te en la ul­tra lar­ga cur­va rá­pi­da a la iz­quier­da. Mien­tras un hu­ra­cán arra­sa la ca­bi­na abier­ta, la fuer­za cen­trí­fu­ga com­pi­te con el cin­tu­rón de seis pun­tos por to­mar el con­trol so­bre tu cuer­po. En es­te co­che, la con­duc­ción se con­vier­te en un de­por­te de con­tac­to: bien­ve­ni­dos al nue­vo de­por­ti­vo en es­ta­do pu­ro, el Dallara Stradale.

En ita­liano, stradale sig­ni­fi­ca “ca­rre­te­ra”: el Dallara Stradale es el pri­mer vehícu­lo con per­mi­so de cir­cu­la­ción de la for­ja au­to­mo­vi­lís­ti­ca Dallara Au­to­mo­bi­li S.p.A., co­no­ci­da en el mun­di­llo de las ca­rre­ras des­de su fun­da­ción, en 1972, prin­ci­pal­men­te por sus cha­sis.

Sin em­bar­go, tam­bién han crea­do obras maes­tras en el te­rreno del di­se­ño de de­por­ti­vos. Así, por ejem­plo, los ita­lia­nos pro­du­je­ron el cha­sis de fi­bra de car­bono del Pors­che 918 Spy­der, y par­ti­ci­pa­ron en el desa­rro­llo del cha­sis del KTM X-Bow, el Ma­se­ra­ti MC12 y el Al­fa 4C, así co­mo de los Bugatti Vey­ron y Chi­ron.

El Stradale em­pe­zó a di­se­ñar­se en ma­yo de 2015. El pri­mer pro­to­ti­po se pre­sen­tó el 16 de no­viem­bre de 2016, jus­to a tiem­po pa­ra el oc­to­gé­si­mo cum­plea­ños de ese hom­bre al que todos los de la em­pre­sa lla­man “Mis­ter Dallara” con un tono de res­pe­to y ad­mi­ra­ción. Jus­to un año des­pués, “Mis­ter Dallara”, el fun­da­dor de la em­pre­sa Giam­pao­lo Dallara, re­ci­bi­ría el pri­mer ejem­plar de Stradale co­mo re­ga­lo por su oc­to­gé­si­mo pri­mer cum­plea­ños.

Al mis­mo tiem­po co­men­zó la pro­duc­ción en se­rie del purista de­por­ti­vo en una fá­bri­ca re­cién inau­gu­ra­da en la lo­ca­li­dad de na­ci­mien­to de Dallara, Va­rano de’ Me­le­ga­ri. La pro­duc­ción del Stradale es­tá li­mi­ta­da a 600 ejem­pla­res, ca­da uno de los cua­les vie­ne mar­ca­do con un nú­me­ro de pro­duc­ción. Ya se han ven­di­do 150 vehícu­los, y la lis­ta de es­pe­ra des­de que se rea­li­za el en­car­go has­ta que se re­ci­be el ejem­plar as­cien­de ya a un año.

En es­te pre­ci­so mo­men­to nos en­con­tra­mos al má­xi­mo ni­vel de di­fi­cul­tad del Dallara. Des­de el mo­men­to en que uno en­tra en el vehícu­lo sin puer­tas, cu­yo te­cho no nos lle­ga ni si­quie­ra a la ca­de­ra, se acuer­da inevi­ta­ble­men­te de los co­ches de Fór­mu­la 1: pri­me­ro hay que dar un pa­so lar­go so­bre el an­cho la­te­ral, des­pués co­lo­car­se so­bre el asien­to y, fi­nal­men­te, de­jar que las pier­nas se te des­li­cen ha­cia el in­te­rior del Stradale.

La ba­ja po­si­ción del asien­to den­tro del mo­no­cas­co de fi­bra de car­bono, los pe­da­les ajus­ta­bles y el cua­tro ci­lin­dros Ecoboost de 2,3 li­tros y 400 CV de po­ten­cia de Ford vie­nen de se­rie en todos los Stradale, pe­ro por el mons­truo­so ale­rón tra­se­ro hay que pa­gar un ex­tra de 9.500 eu­ros.

Sin ape­nas des­pei­nar­se, el Stradale se aba­lan­za so­bre la le­gen­da­ria ci­ma del cir­cui­to de ma­nio­bras de Nardò, des­de la cual pue­de ver­se el mar a lo le­jos. Aho­ra, una pe­que­ña mues­tra de lo que es ca­paz el sis­te­ma ae­ro­di­ná­mi­co del Stradale: se­gún sus fa­bri­can­tes, en su con­fi­gu­ra­ción más ex­tre­ma, es ca­paz de ge­ne­rar unos in­creí­bles 820 kg de efec­to sue­lo a la ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 280 km/h.

Sus neu­má­ti­cos de­por­ti­vos op­cio­na­les tam­bién de­mues­tran ser la elec­ción ideal pa­ra nues­tra vi­si­ta a la pis­ta de ca­rre­ras. En lu­gar de los neu­má­ti­cos de se­rie Pi­re­lli P Ze­ro, nues­tro Stradale cal­za los mo­de­los de­por­ti­vos Pi­re­lli Tro­feo R. Con un ni­vel de aga­rre cer­cano al de los neu­má­ti­cos de ca­rre­ras, el de­por­ti­vo de mo­tor cen­tral se afe­rra a las su­ce­sio­nes de cur­vas rá­pi­das del cir­cui­to de ma­nio­bras de Nardò con sus neu­má­ti­cos de fór­mu­la Tro­feo desa­rro­lla­dos ex­pre­sa­men­te pa­ra Dallara. El fa­bri­can­te pro­me­te va­lo­res de ace­le­ra­ción la­te­ral de has­ta 2 g.

El ale­rón tra­se­ro y los neu­má­ti­cos Tro­feo no son las úni­cas op­cio­nes dis­po­ni­bles, sino que el Dallara pue­de ade­más en­car­gar­se en cua­tro va­rian­tes de ca­rro­ce­ría dis­tin­tas. Si al­guien tie­ne ga­nas de que las mos­cas se le es­tam­pen en la fren­te a ple­na ve­lo­ci­dad, le re­co­men­da­mos en­car­gar la ver­sión Bar­chet­ta, con un pre­cio de

EN PESOPOTENCIA, EL STRADALE JUE­GA EN LA LI­GA DEL GT2 RS Y EL FE­RRA­RI 488 GTB

sa­li­da de 184.450 eu­ros, y que en lu­gar de pa­ra­bri­sas lle­va un pe­que­ño de­flec­tor al bor­de de la ca­bi­na.

Si, por el con­tra­rio, uno pre­fie­re el pa­ra­bri­sas, ten­drá que apo­qui­nar 16.600 eu­ros ex­tra. Con pa­ra­bri­sas, los fa­bri­can­tes del Dallara lo lla­man “Roadster”. Ade­más, el bi­pla­za ita­liano es­tá dis­po­ni­ble con te­cho Targa, así co­mo en va­rian­te Cou­pé, con puer­tas de ala de ga­vio­ta.

¿600, 700, 800 CV? Hoy en día, los fa­bri­can­tes sue­len com­pe­tir con enor­mes ci­fras de po­ten­cia. Sin em­bar­go, en cuan­to uno pi­sa a fon­do en el Dallara, se da cuen­ta de que 400 CV tam­bién pue­den ser más que su­fi­cien­tes. Ni por un ins­tan­te pa­re­ce ir cor­to de mo­tor. Y no po­día ser me­nos, por­que, en se­co, es­te hé­roe de la ca­rre­te­ra con mo­no­cas­co y es­truc­tu­ra de fi­bra de car­bono tan so­lo pe­sa 855 ki­los. In­clu­so con su de­pó­si­to de 53 li­tros lleno has­ta re­ven­tar, el Stradale no pa­sa de los 920 ki­los. Si ha­ce­mos los cálcu­los, nos sa­le una re­la­ción pe­so-po­ten­cia de tan so­lo 2,3 kg/CV. Eso si­túa al Stradale en la li­ga del Pors­che 911 GT2 RS (2,2 kg/ CV) y el Fe­rra­ri 488 GTB (2,3 kg/CV).

Con su sis­te­ma de es­ca­pe de ca­rre­ras op­cio­nal, que la­men­ta­ble­men­te no dis­po­ne de per­mi­so de cir­cu­la­ción, el cua­tro ci­lin­dros so­bre­ali­men­ta­do de Ford se vuel­ve in­com­pa­ra­ble­men­te más emo­cio­nan­te de lo que sue­le ser en el Fo­cus RS o el Mustang. A di­fe­ren­cia del mo­de­lo de se­rie, es­ta má­qui­na de 2,3 li­tros no so­lo lle­va otro sis­te­ma de es­ca­pe, sino tam­bién un nue­vo sis­te­ma de ad­mi­sión, otro tur­bo­com­pre­sor y otros in­ter­coo­lers. La idea dia­bó­li­ca se­ría en­car­gar es­te mo­tor a Dallara y montárselo a un Fo­cus RS o al Mustang...

Ade­más, el Dallara lle­va otro em­bra­gue y un vo­lan­te de iner­cia de una ma­sa, en lu­gar de dos. En el apar­ta­do de la trans­mi­sión, es po­si­ble ele­gir en­tre una des­pam­pa­nan­te ca­ja de cam­bios ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des y otra au­to­má­ti­ca, tam­bién de seis ve­lo­ci­da­des, con le­vas en el vo­lan­te. Es­ta úl­ti­ma es ca­paz de cam­biar de mar­chas al lí­mi­te de re­vo­lu­cio­nes sin nin­gún pro­ble­ma ni com­por­ta­mien­tos ex­tra­ños.

Por cier­to, que to­do el sis­te­ma eléc­tri­co de Dallara fue desa­rro­lla­do por Bosch. “Bosch te­nía dos pro­to­ti­pos pa­ra la­bo­res de desa­rro­llo, e hi­zo un gran tra­ba­jo”, nos cuen­ta Da­nie­le Guar­nac­cia, Pro­gram Ma­na­ger del Stradale. Por un su­ple­men­to, el Dallara tam­bién es­tá dis­po­ni­ble con un cha­sis ajus­ta­ble con amor­ti­gua­do­res re­gu­la­bles a tres ni­ve­les de Trac­ti­ve Sus­pen­sion y sus­pen­sio­nes Ei­bach.

Pul­san­do un bo­tón y se­lec­cio­nan­do un ajus­te especial pa­ra cir­cui­to, es po­si­ble re­du­cir la al­tu­ra del eje de­lan­te­ro otros 20 milímetros. In­clu­so con el cha­sis de­por­ti­vo op­cio­nal, el Stradale no te ma­cha­ca, sino que de­mues­tra una sus­pen­sión muy có­mo­da y equi­li­bra­da. La pri­me­ra im­pre­sión que le da a uno es que po­dría fun­cio­nar bas­tan­te bien en el Ani­llo Nor­te de Nur­bur­gring.

¿Que qué tal se por­ta el Stradale a ve­lo­ci­da­des lí­mi­te? La di­rec­ción, sin sis­te­mas de asis­ten­cia, entusiasma con re­cor­dar la pureza en la con­duc­ción y la gran pre­ci­sión en lí­nea rec­ta. No es tan ner­vio­sa co­mo la di­rec­ción sin asis­ten­cia del Al­fa Romeo 4C. Al­go me­nos apa­ci­bles re­sul­tan los agre­si­vos fre­nos de Brem­bo, que re­quie­ren mu­cho tac­to con el pe­dal. ¿Qué más se le pue­de sa­car a cin­co vuel­tas de con­duc­ción vi­gi­la­da por Nardò? Una di­rec­ción ul­tra pre­ci­sa, bue­na trac­ción ba­jo car­ga y una di­ná­mi­ca tre­men­da­men­te es­ta­ble en los cam­bios de car­ga. Sin em­bar­go, Dallara no pa­re­ce de­ma­sia­do in­tere­sa­da en que co­noz­ca­mos al Stradale lle­va­do a sus lí­mi­tes. El pi­lo­to de prue­bas Mar­co Api­ce­lla, que con­du­cía de­lan­te de no­so­tros en un se­gun­do Stradale, nos prohi­bió ex­pre­sa­men­te “des­co­nec­tar el ESP”.

“Si el ESP reac­cio­na, es que uno ha me­ti­do bas­tan­te la pa­ta”, nos ex­pli­ca el CEO de Dallara, Andrea Pon­tre­mo­li. Nos abs­ten­dre­mos de ha­cer co­men­ta­rios. A par­tir de cier­tos lí­mi­tes, aun­que bas­tan­te tar­de, el ESP se ha­ce no­tar aun­que no ha­yas co­me­ti­do nin­gún error. Por ejem­plo: el Stradale no li­be­ra to­da su po­ten­cia ba­jo car­ga. Nos que­da la du­da de por qué Dallara no pe­di­ría a Bosch desa­rro­llar di­rec­ta­men­te un ESP de va­rios ni­ve­les. Una rue­de­ci­lla con con­trol de trac­ción ajus­ta­ble ha­bría que­da­do de lu­jo. “En reali­dad, Mr. Dallara no que­ría que hu­bie­ra ESP, pe­ro le ex­pli­ca­mos que ve­nía bien pa­ra la ca­rre­te­ra”, nos cuen­ta son­rien­te el pi­lo­to de prue­bas y desa­rro­llo Api­ce­lla. Y ya que ha­blá­ba­mos de la ca­rre­te­ra: “Pa­ra Mr. Dallara, lo im­por­tan­te era que el Stradale no so­lo sir­vie­ra pa­ra co­rrer por cir­cui­tos, sino tam­bién pa­ra sa­lir a pa­sear con la no­via”, con­clu­yó el ges­tor de Stradale, Da­nie­le Guar­nac­cia. Ahí han da­do en el cla­vo: con el gran par de su mo­tor so­bre­ali­men­ta­do y la co­mo­di­dad de su ca­rro­ce­ría, el nue­vo purista tam­bién in­vi­ta a dar pa­seos por la ca­rre­te­ra. Le vie­ne el nom­bre que ni al pe­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.