ELEC­TRO-SUV

Automovil - - CALENTANDO MOTORES -

Se le po­nen los ojos co­mo pla­tos cuan­do ve el ma­mo­tre­to de ho­jas que lle­vo im­pre­sas. Unas 150. Lo sien­to, me gus­ta el pa­pel, me­mo­ri­zo sin que­rer vi­sual­men­te la po­si­ción de las fra­ses, sub­ra­yo, ha­go ano­ta­cio­nes en los már­ge­nes. Ojo, que me en­can­ta Ever­no­te, las no­tas en la nu­be, pe­ro con el pa­pel no ne­ce­si­to red eléc­tri­ca. Al ver su ca­ra, le ex­pli­co a su res­pon­sa­ble de pren­sa que me es­toy es­tu­dian­do Pors­che, que “no sé na­da, por eso em­pie­zo des­de el nue­vo Pa­na­me­ra”. Me res­pon­de co­mo un re­lám­pa­go que ese es “un avión pa­ra cua­tro pa­sa­je­ros”. Son­río pa­ra mis aden­tros. Al­go sí me sue­na, pe­ro ¿có­mo po­der de­cir que “co­no­ces” es­te sec­tor, en ple­na evo­lu­ción co­mo un tor­be­llino? ¡Si pa­ra po­der apa­gar su vo­lan­te ca­le­fac­ta­do den­tro de unas ho­ras, re­sul­ta que ten­dre­mos que lla­mar por te­lé­fono a uno de los ase­so­res téc­ni­cos de la mar­ca! To­do es­to su­ce­de mien­tras nos des­pla­za­mos a la pre­sen­ta­ción del Cayenne E-Hy­brid. El me­nos Pors­che pa­ra mu­chos, por aque­llo de ser un SUV. Yo soy uno de ellos. Mis pri­me­ros re­cuer­dos ví­vi­dos de Pors­che son de Vi­cen­te, que ha­bía de­ja­do el 911 blan­co con dos rue­das subidas a la ace­ra, pa­ra no mo­les­tar. Allí lo es­ta­cio­nó, mien­tras es­pe­ra­ba a la puer­ta del co­le­gio. Un co­che pa­tru­lla que pa­sa­ba por el lu­gar se de­tu­vo, pe­ro eran otros tiem­pos, tiem­pos de Dod­ge 3700 GT y, mien­tras me ale­ja­ba con mis 12 ó 13 años es­pe­ran­do que ca­ye­ra una mul­ta, so­lo su­ce­dió que se pa­ra­ron a ad­mi­rar el co­che. Ya no hay co­le­gio allí. De se­guir ahí, es­ta­ría lleno de Pors­che a la puer­ta, y aho­ra se­rían Cayenne, pa­ra po­der re­ti­rar­lo un po­co so­bre la ace­ra sin ne­ce­si­dad de la ha­bi­li­dad de Vi­cen­te, aquél chó­fer fan­tás­ti­co. Hoy, en un Cayenne ha­bría­mos ca­bi­do to­da la cha­va­le­ría que a con­ti­nua­ción em­pren­di­mos via­je en aquel 911, dos enanos com­par­tien­do el asien­to de­lan­te­ro y dos de­trás, con aquél hip­nó­ti­co man­do sa­té­li­te de Blau­punkt que sa­lía de de­ba­jo del sal­pi­ca­de­ro con un fle­xo que pa­re­cía un ca­ble de du­cha. Sí, eran otros tiem­pos. Tan­to que, hoy, pa­ra ser bien vis­to, un Pors­che ne­ce­si­ta ser me­dio-eléc­tri­co. El 60 por cien­to de los eu­ro­peos ya los eli­gen así. El 90 por cien­to de los es­can­di­na­vos. En fe­bre­ro, Pors­che lan­zó un co­mu­ni­ca­do di­cien­do que iba a du­pli­car sus in­ver­sio­nes in­mi­nen­tes pre­vis­tas pa­ra eléc­tri­cos, has­ta to­ta­li­zar 6.000 mi­llo­nes. Su fu­tu­ro Mis­sion E, pu­ro eléc­tri­co de 600 CV, iba a re­ci­bir 500 mi­llo­nes pa­ra di­ver­sas va­rian­tes. 700 mi­llo­nes más en in­fra­es­truc­tu­ra de re­car­ga, nue­vas tec­no­lo­gías y nue­va mo­vi­li­dad. Los tiem­pos es­tán cam­bian­do a mar­chas for­za­das. Se aca­ban de apun­tar, y son de los úl­ti­mos gran­des nom­bres de fa­bri­can­tes en ha­cer­lo, a la For­mu­la E. No es­tá cla­ro si es­ta com­pe­ti­ción en­tra en la nue­va par­ti­da pre­su­pues­ta­ria de elec­tri­fi­ca­ción o si se asig­na a otra cuen­ta, pe­ro es­tá cla­ro que la par­ti­da de la vi­da se jue­ga en nue­vos te­rri­to­rios. Si la re­fe­ren­cia era el Pa­na­me­ra-avión, Pors­che nos in­vi­ta pa­ra mos­trar­nos su Pors­che-me­nos-Pors­che lle­ván­do­nos en un eléc­tri­co pu­ro, a 300 km/h, un AVE. “¿Se­rá un men­sa­je su­bli­mi­nal?”, me vie­ne a la ca­be­za jun­to a la fra­se de Oli­ver Blu­me -el gran je­fe- en su re­cien­te Informe Anual y de Sos­te­ni­bi­li­dad, de que el “hí­bri­do es una tec­no­lo­gía de tran­si­ción”. En es­te mis­mo nú­me­ro de Au­to­mó­vil ve­rás que el Cayenne E-Hy­brid (por aho­ra, so­lo un Eu­ro 6) es un co­che prác­ti­co, que sa­be ha­cer lo mis­mo que cual­quier otro SUV y me­jor, con un des­plie­gue tec­no­ló­gi­co que le per­mi­te ha­cer ca­si lo mis­mo que cual­quier Pors­che. Su­ce­de to­do jus­to una se­ma­na des­pués de de­jar­nos con­du­cir el otro ex­tre­mo, el 911 GT3 RS, con el que po­drías ir a la oficina, aun sien­do el co­che más rá­pi­do en un cir­cui­to co­mo Nur­bur­gring (que no el co­che más po­ten­te, pues la tra­di­ción di­ce que eso se lo de­jan siem­pre a otros). No te po­drás su­bir a las ace­ras con él, eso ya, ni Vi­cen­te. No lle­va sus­pen­sión neu­má­ti­ca, esa que per­mi­te a Pa­na­me­ra o Cayenne su­bir el co­che 20 mm o ba­jar­lo otros 20 mm. Se­gún leo es­tas ci­fras en el ma­re­magno de pá­gi­nas, pien­so en Ci­troën, es­pe­cia­lis­ta en es­ta ma­te­ria, que aho­ra bus­ca có­mo re­de­fi­nir el con­fort pres­cin­dien­do de esa sus­pen­sión neu­má­ti­ca. Va­ya mun­do en tor­be­llino. P.D.: Un pe­que­ño bo­tón di­fí­cil de ad­ver­tir, en la par­te in­te­rior del vo­lan­te, en su ra­dio ver­ti­cal: así po­drás ac­ti­var/des­ac­ti­var el aro ca­le­fac­ta­do ;-)

Una mez­cla de com­bus­tión, hí­bri­dos y eléc­tri­cos se­rá la es­tra­té­gi­ca res­pues­ta de Pors­che du­ran­te unos diez años. Di­ce su pre­si­den­te Oli­ver Blu­me

MI­GUEL GARCÍA PUEN­TE Ex­per­to en tec­no­lo­gía del mo­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.