DIÉ­SEL VS ELÉC­TRI­CO

Automovil - - START -

Es­ta­mos asis­tien­do a uno de los pe­rio­dos más in­ten­sos de la his­to­ria del au­to­mó­vil. Es­ta in­dus­tria siem­pre ha si­do la más di­ná­mi­ca y ver­sá­til, ca­paz de im­pul­sar eco­no­mías en to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta y adap­tar­se a nue­vos tiem­pos me­jor que nadie. Pe­ro ape­nas lle­va­mos 18 años en pleno si­glo XXI, y lo que va­lía en el año 2000 ya no va­le aho­ra. En­ton­ces el mo­tor dié­sel era el me­jor, el su­per­ven­tas y en­tra­ba a for­mar par­te has­ta de los me­jo­res co­ches de com­pe­ti­ción pa­ra ganar las 24 Ho­ras de Le Mans, por ejem­plo. Se tra­ta­ba de me­cá­ni­cas que gas­ta­ban po­co y, por tan­to, se po­día con­si­de­rar que con­ta­mi­na­ban po­co. Cuan­to menos que­mas, menos con­ta­mi­nas, aun­que en es­te ca­so el ga­só­leo siem­pre de­ja ras­tro de par­tí­cu­las que son per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud. Es de­cir, un mo­tor dié­sel emi­te has­ta vein­te ve­ces más par­tí­cu­las que un ga­so­li­na. Pe­ro el Peu­geot de Le Mans lle­va­ba su fil­tro FAP. Y es que con esa tec­no­lo­gía de fil­tros de par­tí­cu­las y ca­ta­li­za­do­res se con­si­guen mi­ti­gar mu­cho es­te da­ñino efec­to. Ca­si di­ría que po­dría lle­gar a eli­mi­nar­se del to­do, pe­ro el ga­só­leo es­tá “to­ca­do”. Es un com­bus­ti­ble po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to y to­dos los nue­vos re­gla­men­tos en los paí­ses más avan­za­dos —so­bre to­do en Eu­ro­pa— tie­nen la in­ten­ción de ir arrin­co­nán­do­lo. Yo creo que po­dría te­ner mu­cho más re­co­rri­do y es­pe­ro que no in­ten­ten ful­mi­nar­lo de ma­ne­ra drás­ti­ca, porque se­ría fa­tal pa­ra las eco­no­mías. Los pe­rio­dos de tran­si­ción de­ben ser es­ca­lo­na­dos y dar tiem­po a que to­dos nos va­ya­mos adap­tan­do. Porque hay mu­chas per­so­nas e in­tere­ses en juego, des­de par­ti­cu­la­res que aca­ban de com­prar­se su dié­sel con mu­cho es­fuer­zo y aho­ra ven que pa­re­ce que tie­nen un ar­ma de des­truc­ción ma­si­va en­tre ma­nos, has­ta em­pre­sas de ren­ting que tie­nen flo­tas de 40.000 co­ches, en su ma­yo­ría de ga­só­leo, que com­pra­ron ha­ce cua­tro años cuan­do no eran “pro­ble­má­ti­cos” y aho­ra tie­nen un par­que mó­vil de difícil sa­li­da co­mer­cial.

Pa­re­ce que el fu­tu­ro y por lo que to­dos quie­ren apos­tar es por el co­che hí­bri­do y eléc­tri­co. Me pa­re­ce muy bien. Pe­ro igual que di­go que el arrin­co­na­mien­to del dié­sel de­be ser pro­gre­si­vo, la lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías tam­bién. La hí­bri­da creo que sí se es­tá ha­cien­do así, porque el mer­ca­do lo ha ido pi­dien­do po­co a po­co y los fa­bri­can­tes es­tán tra­ba­jan­do des­de ha­ce años en es­te modo de mo­vi­li­dad. Pe­ro el im­pul­so del co­che eléc­tri­co creo que se quiere ha­cer de for­ma pre­ci­pi­ta­da. Quie­ren im­po­ner­lo cuan­do to­da­vía las in­fra­es­truc­tu­ras no es­tán su­fi­cien­te­men­te desa­rro­lla­das. La tec­no­lo­gía es­tá bas­tan­te avan­za­da, co­mo he­mos com­pro­ba­do en las dos prue­bas que lle­va­mos es­te mes, pe­ro le fal­ta un po­co pa­ra ser com­ple­ta­men­te ope­ra­ti­va. So­bre to­do con el te­ma de las re­car­gas de ba­te­rías. Las au­to­no­mías de las ba­te­rías son ca­da vez ma­yo­res, pe­ro el modo y el tiem­po de re­car­gas creo que to­da­vía no es su­fi­cien­te. No exis­ten tan­tos pun­tos de re­car­ga co­mo nos quie­ren ha­cer creer y la ma­yo­ría no se pue­den uti­li­zar. Vas a un cen­tro co­mer­cial don­de anun­cian que pue­des re­car­gar gra­tis y has­ta que con­si­gues que te lo ha­bi­li­ten ya po­drías es­tar de vuelta en ca­sa con la com­pra he­cha. Por no ha­blar del cos­te que tie­ne pa­ra los mor­ta­les, que vi­ven en un ga­ra­je co­mu­ni­ta­rio, lo­grar que te lle­ven un pun­to de luz des­de tu con­ta­dor. Os pue­do ase­gu­rar que na­da ba­ra­to porque yo lo he in­ten­ta­do.

El úl­ti­mo pun­to que quería des­mi­ti­fi­car del co­che eléc­tri­co es la con­ta­mi­na­ción. Nos quie­ren ven­der que es un co­che lim­pio 100% y no es del to­do cier­to. Se­ría así si con­se­gui­mos la elec­tri­ci­dad de for­ma eco­ló­gi­ca, con mo­li­nos de vien­to, cen­tra­les hi­dro­eléc­tri­cas o pa­ne­les so­la­res. Pe­ro la reali­dad es que gran par­te del porcentaje se con­si­gue de cen­tra­les tér­mi­cas, que­man­do gas na­tu­ral o, lo que es peor, car­bón, por no ha­blar de las po­lé­mi­cas cen­tra­les nu­clea­res. Evi­den­te­men­te el co­che eléc­tri­co no con­ta­mi­na en la ciu­dad por don­de se mue­ve, pe­ro sí que con­ta­mi­na allá don­de se pro­du­ce la elec­tri­ci­dad. Y por cier­to, la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de la elec­tri­ci­dad es la peor de to­das, porque des­de don­de se ge­ne­ra has­ta que mue­ve la rue­da del co­che, en­tre medias hay mu­chas más pér­di­das en los di­fe­ren­tes pro­ce­sos de trans­por­te por ca­te­na­rias, al­ma­ce­na­jes, re­car­gas, en­tre­ga, etc.

El co­che eléc­tri­co pue­de ser ma­ra­vi­llo­so y no se­ré yo el que le pon­ga pa­los en las rue­das, pe­ro tam­po­co voy a ven­der hu­mo co­mo que es la so­lu­ción ideal en la ac­tua­li­dad. Si se ha­cen las co­sas bien pue­de ser la so­lu­ción de fu­tu­ro, pe­ro pa­so a pa­so. No car­gán­do­se la in­dus­tria del au­to­mó­vil por de­ci­sio­nes po­pu­lis­tas con­tra mé­to­dos de mo­vi­li­dad que han dan­do tan­to a la eco­no­mía mun­dial.

ªNos quie­ren ven­der que el co­che eléc­tri­co es un co­che lim­pio 100% y no es del to­do cier­to"

JUAN IG­NA­CIO EGUIARA Sub­di­rec­tor jie­guia­ra@mpib.es @jie­guia­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.