Tes­la Mo­del S 100D

El de­por­ti­vo eléc­tri­co de mo­da pa­sa por nues­tras ma­nos.

Automovil - - SUMARIO - Tex­to: Juan Co­llin. Fotos: Pa­che­co.

NO DE­JA DE SOR­PREN­DER QUE UN PE­QUE­ÑO FA­BRI­CAN­TE CO­MO ES TES­LA HA­YA RE­VO­LU­CIO­NA­DO EL MUN­DO DEL AU­TO­MÓ­VIL. SUS MO­DE­LOS ELÉC­TRI­COS HAN MAR­CA­DO UN AN­TES Y UN DES­PUÉS EN LA HIS­TO­RIA DE LA AU­TO­MO­CIÓN PA­RA DE­MOS­TRAR QUE, NOS GUS­TE O NO, ES­TE TI­PO DE VEHÍCU­LOS, SON EL FU­TU­RO.

Ha­ce apro­xi­ma­da­men­te sie­te años tu­ve oca­sión de pro­bar el pri­mer mo­de­lo de Tes­la. Co­mo al­gu­nos re­cor­da­rán, el Tes­la Roads­ter era un bi­pla­za eléc­tri­co desa­rro­lla­do to­man­do co­mo ba­se de par­ti­da el Lo­tus Eli­se. Con 292 CV y una au­to­no­mía de 350 km, es­te de­por­ti­vo rom­pía mol­des en­tre los es­ca­sos co­ches eléc­tri­cos que se co­mer­cia­li­za­ban por aquel en­ton­ces. El Tes­la Roads­ter con­se­guía ade­más ace­le­rar de 0 a 100 km/h en 3,9 se­gun­dos y una ve­lo­ci­dad máxima de 212 km/h, tam­bién po­día pre­su­mir de unas cua­li­da­des di­ná­mi­cas de pri­me­ra gra­cias a su li­ge­re­za. Lo pu­di­mos com­pro­bar en su día, si bien es verdad que du­ran­te po­co tiem­po. En pleno ve­rano es­te de­por­ti­vo era in­ca­paz de ro­dar una vuelta com­ple­ta a nues­tro cir­cui­to de prue­bas, da­do que el sis­te­ma eléc­tri­co se ca­len­ta­ba, en­tran­do en modo ave­ría y li­mi­tan­do con­si­de­ra­ble­men­te la po­ten­cia del mo­tor. Tam­po­co hu­bo oca­sión de con­fir­mar si era ca­paz de re­co­rrer los 350 km anun­cia­dos, pe­ro lo que sí de­mos­tró pa­ra el día a día era per­fec­ta­men­te uti­li­za­ble, no tan­to en via­jes de lar­go re­co­rri­do.

Des­de en­ton­ces, la mar­ca Tes­la se ha ido afian­zan­do y cre­cien­do, has­ta con­ver­tir­se en una re­fe­ren­cia en el segmento de los co­ches eléc­tri­cos. El Tes­la es la mar­ca de mo­da pa­ra mu­chos, un sím­bo­lo de dis­tin­ción pa­ra aque­llos que les gus­ta es­tar siem­pre a la úl­ti­ma en to­do.

Per­so­nal­men­te ten­go que re­co­no­cer que des­pués de tan­to re­vue­lo y ex­pec­ta­ción, tenía mu­chas ga­nas de con­du­cir uno de los mo­de­los de la mar­ca ame­ri­ca­na y com­pro­bar si en la ac­tua­li­dad son ya una al­ter­na­ti­va a las ber­li­nas tra­di­cio­na­les del con mo­tor de com­bus­tión. El Mo­del S 100D era el mo­de­lo es­co­gi­do pa­ra la oca­sión, una ver­sión pa­ra la que se de­cla­ran 525 CV, una au­to­no­mía su­pe­rior a 500 km y unas pres­ta­cio­nes de pri­mer ni­vel; na­da menos que 4,3 se­gun­dos de 0 a 100 km/h y una ve­lo­ci­dad máxima de 250 km/h.

So­bre gus­tos, los co­lo­res, pe­ro es evi­den­te el Mo­del S es un co­che que lla­ma la aten­ción y son mu­chos los que a lo lar­go de la se­ma­na se han in­tere­sa­do por él. Real­men­te des­pier­ta mu­cha cu­rio­si­dad y re­co­noz­co que en los trein­ta años que lle­vo en es­ta pro­fe­sión, nun­ca an­tes me ha- bían pre­gun­ta­do tan­to acer­ca de un co­che. Son mu­chos los que quie­ren sa­ber có­mo fun­cio­na, las pres­ta­cio­nes que ofre­ce, la au­to­no­mía y si es­te ti­po de au­to­mó­vi­les re­pre­sen­tan ya una al­ter­na­ti­va real.

Tam­bién son bas­tan­tes los que se atre­ven a va­lo­rar su as­pec­to ex­te­rior y la opi­nión ge­ne­ra­li­za­da es que se tra­ta de un co­che que gus­ta y con una ima­gen que se pue­de com­pa­rar per­fec­ta­men­te con la de los Audi A6, BMW Se­rie 5 o Mer­ce­des Cla­se E, por ci­tar al­gu­nos ejem­plos. Es­ta­mos to­tal­men­te de acuer­do, no tan­to cuan­do se ac­ce­de al in­te­rior, ya que si bien el di­se­ño mi­ni­ma­lis­ta que ofre­ce re­sul­ta muy atrac­ti­vo, la ca­li­dad de rea­li­za­ción y el aca­ba­do es al­go in­fe­rior al que ofre­cen las ber­li­nas eu­ro­peas del segmento Pre­mium. En lo que sí es­tá a la úl­ti­ma el Tes­la es en co­nec­ti­vi­dad, ayu­das a la con­duc­ción y equi­pa­mien­to. To­das las fun­cio­nes se con­tro­lan a tra­vés de una enorme pan­ta­lla mul­ti­fun­ción si­tua­da en el sal­pi­ca­de­ro. Al prin­ci­pio abru­ma tan­ta in­for­ma­ción, pe­ro el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma es muy in­tui­ti­vo y bas­ta con en­re­dar un ra­to pa­ra co­no­cer las prin­ci­pa­les fun­cio­nes.

Du­ran­te va­rias jor­na­das es­tu­vi­mos con­du­cien­do el Mo­del S 100D por ciu­dad y al­re­de­do­res. Es un co­che gran­de y vo­lu­mi­no­so, pe­ro es mu­cho más ma­ne­ja­ble de lo que ca­bía ima­gi­nar, su con­duc­ción tam­bién re­sul­ta muy agra­da­ble, ya que la prác­ti­ca au­sen­cia de rui­do im­po­ne tranquilidad y mu­cho con­fort en la con­duc­ción. Aho­ra bien, tam­po­co fal­ta emo­ción a los man­dos, ya que a po­co que pi­se­mos el acelerador es­ta ber­li­na sa­le ca­ta­pul­ta­da co­mo un au­tén­ti­co mi­sil y prue­ba de ello es que de 0 a 100 tan he­mos me­di­do 4,26 se­gun­dos y 23,55 se­gun­dos en re­co­rrer 1.000 me­tros sa­lien­do des­de pa­ra­do, lo que le si­tua­ría al ni­vel de un Porsche Pa­na­me­ra 4 S de 440 CV, mien­tras que las ci­fras de ade­lan­ta­mien­to se­rían in­clu­so me­jo­res que las del nue­vo BMW M5 de 600 CV.

Con­vie­ne eso sí acos­tum­brar­se a do­si­fi­car bien el pe­dal del acelerador, ya que su res­pues­ta pue­de

re­sul­tar un tan­to vio­len­ta al ace­le­rar y la ca­pa­ci­dad de re­ten­ción es tam­bién muy ele­va­da cuan­do se le­van­ta el pie, de ahí que sea po­si­ble con­du­cir prác­ti­ca­men­te sin uti­li­zar el pe­dal del freno. Si no nos con­ven­ce su fun­cio­na­mien­to, siem­pre se pue­de escoger un pro­gra­ma que ha­ce más sua­ve su res­pues­ta tan­to al ace­le­rar, co­mo al re­te­ner.

Con­du­cien­do con tranquilidad, pe­ro con su­fi­cien­te agi­li­dad y sin ne­ce­si­dad de apli­car téc­ni­cas de mi­ni­con­su­mo, en el día a día es fá­cil su­pe­rar los 400 km de au­to­no­mía. No es­tá na­da mal y a la ma­yo­ría de los con­duc­to­res les se­ría su­fi­cien­te pa­ra cir­cu­lar una se­ma­na. Lle­ga­do el mo­men­to de car­gar ba­te­rías, op­tá­ba­mos en pri­me­ra ins­tan­cia por uti­li­zar una red do­més­ti­ca. A lo lar­go de una no­che de­be­ría car­gar lo su­fi­cien­te pa­ra ro­dar en torno a 150 km, pe­ro lo cier­to es que el rit­mo de car­ga era in­fe­rior. De­ci­di­mos en es­te ca­so acer­car­nos a un pun­to de car­ga Tes­la, don­de ca­da ho­ra que el co­che es­té en­chu­fa­do la au­to­no­mía au­men­ta en 80 km; en cin­co o seis ho­ras ten­dre­mos, por tan­to, las ba­te­rías com­ple­ta­men­te car­ga­das. Por el mo­men­to no son de­ma­sia­dos los pun­tos de car­ga de es­te ti­po en las gran­des ciu­da­des, pe­ro al menos son gra­tis, no ten­dre­mos que pa­gar na­da y a tra­vés del sis­te­ma de na­ve­ga­ción po­dre­mos lo­ca­li­zar­los fá­cil­men­te. De to­das for­mas, si se es pro­pie­ta­rio de un Tes­la, lo nor­mal es mon­tar en nues­tra pla­za de ga­ra­je un pun­to de car­ga pro­pio.

En ca­rre­te­ra que­da cla­ro que el Mo­del S 100D es un co­che muy rá­pi­do, pe­ro no se pue­de con­si­de­rar una ber­li­na de­por­ti­va. Ade­más, só­lo si ro­da­mos a ve­lo­ci­da­des le­ga­les po­dre­mos su­pe­rar con tranquilidad los 400 km de au­to­no­mía o lle­gar in­clu­so a los 500. En es­te sen­ti­do tam­bién in­flu­ye el tra­za­do de la vía, el nú­me­ro de ocu­pan­tes que via­jen en el co­che, si se lle­va pues­ta la cli­ma­ti­za­ción, etc. De to­das for­mas, lo que más in­flu­ye en el con­su­mo de ener­gía es el rit­mo que de­di­ca­mos man­te­ner y a po­co que nos de­ja­mos se­du­cir por su abun­dan­te ca­ba­lle­ría, ve­re­mos co­mo la au­to­no­mía ba­ja de for­ma con­si­de­ra­ble. No es difícil, ya que el co­che ga­na ve­lo­ci­dad de for­ma ful­gu­ran­te cuan­do pi­sa­mos el acelerador y el bas­ti­dor per­mi­te ro­dar a ve­lo­ci­da­des ele­va­das con to­tal fa­ci­li­dad, ya que va siem­pre muy aplo­ma­do y trans­mi­te una no­ta­ble sen­sa­ción de se­gu­ri­dad. Ade­más, la tracción to­tal evi­ta cual­quier pér­di­da de mo­tri­ci­dad y la sen­sa­ción es que el co­che va li­te­ral­men­te so­bre raí­les.

LOS 525 CV PER­MI­TEN A ES­TA BER­LI­NA ELÉC­TRI­CA IM­PRE­SIO­NAN­TES PRES­TA­CIO­NES

No es­tá di­se­ña­do pa­ra es­tos me­nes­te­res, pe­ro con el Tes­la Mo­del S 100D tam­bién de­ci­di­mos dar las tres vuel­tas de ri­gor a nues­tro cir­cui­to de prue­bas. La abun­dan­te ca­ba­lle­ría jue­ga a su fa­vor, pe­ro a es­ta ber­li­na se le no­tan de­ma­sia­do los ki­los y las ca­si 2,2 to­ne­la­das en or­den de mar­cha pa­san fac­tu­ra en el pa­so por cur­va y so­bre a la ho­ra de pa­rar. De es­ta ma­ne­ra y aun­que los fre­nos son po­ten­tes, se fa­ti­gan rá­pi­da­men­te y en tan só­lo dos vuel­tas al tra­za­do co­men­za­ban a acu­sar el es­fuer­zo. El Mo­del S 100D tam­bién se ve pe­na­li­za­do en con­duc­ción al lí­mi­te por unas ayu­das elec­tró­ni­cas que no se pue­den des­co­nec­tar y que pa­ran bas­tan­te el co­che. Con to­do esto, hay que re­co­no­cer que el Tes­la se en­con­tra­ba en el cir­cui­to, «ca­si co­mo un pul­po en un ga­ra­je» y con­su­mien­do ki­lo­wa­tios de for­ma es­can­da­lo­sa, co­mo po­día­mos con­fir­mar por có­mo ba­ja­ba la au­to­no­mía vuelta tras vuelta. Re­sul­ta evi­den­te que no es un au­to­mó­vil di­se­ña­do pa­ra es­tos me­nes­te­res y prue­ba de ello es que el re­gis­tro es­ta­ba bas­tan­te por de­ba­jo de lo que se es­pe­ra pa­ra una ber­li­na con tan abun­dan­te ca­ba­lle­ría ba­jo el ca­pó.

Lo que sí ha de­mos­tra­do Mo­del S 100S es que se tra­ta de un co­che per­fec­ta­men­te vá­li­do pa­ra con­du­cir to­dos los días, in­clu­so si te­ne­mos que rea­li­zar mu­chos ki­ló­me­tros, si bien es obli­ga­to­rio dis­po­ner de un pun­to de car­ga rá­pi­do en nues­tro do­mi­ci­lio. Las prin­ci­pa­les li­mi­ta­cio­nes pue­den ve­nir a la ho­ra de via­jar, bien es verdad los ca­si 500 km de au­to­no­mía pue­den ser su­fi­cien­tes, so­bre to­do si se tie­nen en cuen­ta la red de su­per­car­ga­do­res que Tes­la es­tá ins­ta­lan­do en mu­chos pun­tos de nues­tra geo­gra­fía y que en 40 mi­nu­tos son ca­pa­ces de re­car­gar ca­si por com­ple­to las ba­te­rías. Más pro­ble­mas po­dre­mos te­ner a la ho­ra de via­jar a de­ter­mi­na­dos des­ti­nos don­de es­ca­seen los pun­tos de car­ga, lo que nos lle­va a la con­clu­sión de que por el mo­men­to exis­ten to­da­vía mu­chas li­mi­ta­cio­nes en es­te sen­ti­do.

Otra im­por­tan­te li­mi­ta­ción es­tá en el ele­va­do pre­cio. Aun­que nos aho­rra­re­mos bas­tan­te dinero en com­bus­ti­ble, por los ca­si 120.000 eu­ros que cues­ta el Mo­del S 100D se pue­den com­prar mu­chas co­sas; de pron­to se me ocu­rre un pe­que­ño uti­li­ta­rio eléc­tri­co pa­ra to­dos los días y una lu­jo­sa ber­li­na pa­ra via­jar.

Pa­ra gus­tos, los co­lo­res y doc­to­res tie­ne la igle­sia, pe­ro lo que es­tá cla­ro es que Tes­la ha de­mos­tra­do que el co­che eléc­tri­co es ya una al­ter­na­ti­va a los mo­de­los de com­bus­tión. No só­lo sir­ve pa­ra la ciu­dad y los des­pla­za­mien­tos del día a día, aun­que con al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes de in­fra­es­truc­tu­ra, tam­bién ya es vá­li­do pa­ra via­jes de lar­go re­co­rri­do. Des­pués de pro­bar­lo, en­tien­do que sean ya mu­chos los que se ha­yan de­ja­do se­du­cir por la mar­ca ame­ri­ca­na, una apues­ta de fu­tu­ro y ya se sa­be que en es­te mun­do quien pe­ga pri­me­ro, pe­ga dos ve­ces.

LA AU­TO­NO­MÍA BA­JA DE FOR­MA CON­SI­DE­RA­BLE A PO­CO QUE PI­SE­MOS EL ACELERADOR

EN TIEM­PO RÉ­CORD, TES­LA HA CON­SE­GUI­DO ADEN­TRAR­SE EN EL EX­CLU­SI­VO SEGMENTO DE LAS MAR­CAS PRE­MIUM.

LOS FRE­NOS SON PO­TEN­TES, PE­RO SON MUY PO­CO RE­SIS­TEN­TES A LA FA­TI­GA. TAM­BIÉN SUSPENDEN EN LA PRUE­BA DE FRE­NA­DA ASI­MÉ­TRI­CA.

LA CA­LI­DAD DE REA­LI­ZA­CIÓN ES MUY AL­TA, PE­RO NO LLE­GA AL NI­VEL DE LAS MAR­CAS EU­RO­PEAS QUE MILITAN EN ES­TA CA­TE­GO­RÍA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.