AS­TON MAR­TIN DBS Su­per­leg­ge­ra

TO­MAN­DO CO­MO BA­SE DE PAR­TI­DA EL DB11, AS­TON MAR­TIN HA DESA­RRO­LLA­DO EL DBS SUPELEGGERA. POR PO­TEN­CIA, PRES­TA­CIO­NES Y CA­PA­CI­DAD RUTERA, ES­TE ELE­GAN­TE COUPÉ SE SI­TÚA EN­TRE LOS DE­POR­TI­VOS MÁS RÁ­PI­DOS DEL MUN­DO.

Automovil - - EDICIÓN LIMITADA - Tex­to: Juan Co­llin.

No es la pri­me­ra vez que As­ton Mar­tin em­plea es­ta de­no­mi­na­ción; los más ve­te­ra­nos re­cor­da­rán que de los DB4, DB5, y DB6 tam­bién se cons­tru­ye­ron las mí­ti­cas ver­sio­nes Su­per­leg­ge­ra. La re­ce­ta em­plea­da ha si­do más o menos la mis­ma de siem­pre y co­mo prin­ci­pa­les in­gre­dien­tes fi­gu­ran au­men­tar el ren­di­mien­to del mo­tor, re­du­cir el pe­so y me­jo­rar as­pec­tos tan im­por­tan­tes co­mo el bas­ti­dor o los fre­nos.

En es­ta oca­sión ocu­rre al­go si­mi­lar y el muscu­loso V12 de 5.2 li­tros tur­boa­li­men­ta­do em­plea­do en el DB11 desa­rro­lla pa­ra la oca­sión na­da menos que 725 CV y un par má­xi­mo de 91,83 mkg, lo que su­po­ne una me­jo­ra de 117 CV y 20,40 mkg. Pa­ra ello se han pre­ci­sa­do nue­vos ajus­tes en la gestión de mo­tor, un nue­vo es­ca­pe y tam­bién se ha me­jo­ra­do la re­fri­ge­ra­ción.

Co­mo en el DB11, el V12 so­bre­ali­men­ta­do va aso­cia­do a una ca­ja de cam­bios ZF de ocho re­la­cio­nes co­lo­ca­da jun­to al eje tra­se­ro en po­si­ción tran­sax­le, que es el que se en­car­ga de trans­mi­tir tan des­me­su­ra­do ren­di­mien­to me­cá­ni­co al sue­lo y pa­ra ello cuen­ta tam­bién con la ayu­da de un di­fe­ren­cial au­to­blo­can­te me­cá­ni­co.

El mo­no­cas­co del DB11 es­tá cons­trui­do en alu­mi­nio, si bien en es­te ca­so los ca­pós y el te­cho se rea­li­zan en fi­bra de car­bono, lo que ha per­mi­ti­do un adel­ga­za­mien­to de 72 kg, pa­ra de­jar el pe­so to­tal del con­jun­to por de­ba­jo de los 1.700 kg, mien­tras que el re­par­to en­tre tre­nes prác­ti­ca­men­te roza el 50%; con­cre­ta­men­te el 51% en el eje de­lan­te­ro y 49% en el tra­se­ro.

Co­mo se pue­de ob­ser­var, la ca­rro­ce­ría tam­bién re­ci­be di­ver­sos ele­men­tos ae­ro­di­ná­mi­cos tan­to en la par­te de­lan­te­ra, co­mo so­bre to­do en la tra­se­ra; mon­ta un di­fu­sor, tam­bién un dis­cre­to spoi­ler ca­paz de ofre­cer una car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca o down­for­ce de 180 kg.

Por su par­te, las re­fi­na­das sus­pen­sio­nes de dobles trián­gu­los cuen­tan con re­gla­jes es­pe­cí­fi­cos, mue­lles más enér­gi­cos y nue­vos amor­ti­gua­do­res pi­lo­ta­dos de con­trol elec­tró­ni­co con tres po­si­cio­nes a ele­gir.

Pa­ra asi­mi­lar tan ele­va­do ren­di­mien­to me­cá­ni­co mon­ta asi­mis­mo un im­pre­sio­nan­te equi­po de fre­nos con dis­cos ce­rá­mi­cos en am­bos tre­nes; con­cre­ta­men­te de 410 mm de­lan­te y 360 de­trás. El DBS tam­bién re­ci­be llan­tas de 21” en lu­gar de las de 19” que em­plea el DB11 y neu­má­ti­cos Pi­re­lli P Ze­ro 265/35 R21 de­lan­te y 305/30 R21 de­trás.

Los 725 CV que desa­rro­lla el V12 per­mi­ten al DBS Su­per­leg­ge­ra un ex­tra­or­di­na­rio ni­vel pres­ta­cio­nal y prue­ba de ello es que ace­le­ra de 0 a 100 km/h en menos de 3,5 se­gun­dos y al­can­za una ve­lo­ci­dad máxima de 339 km/h, me­jo­ran­do las ci­fras del DB11 en na­da menos que 4 dé­ci­mas de se­gun­do y 17 km/h.

Ape­nas pu­di­mos com­pro­bar tan ele­va­das pres­ta­cio­nes en la pre­sen­ta­ción a la pren­sa ce­le­bra­da en­tre Aus­tria y Ale­ma­na, ya que día es­ta­ba llu­vio­so y la ru­ta es­co­gi­da por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias, con bas­tan­te trá­fi­co la ma­yor par­te del tiem­po, no era el es­ce­na­rio más apro­pia­do pa­ra dar rien­da suel­ta a tan des­me­su­ra­da ca­ba­lle­ría.

En es­tas con­di­cio­nes, al tren pos­te­rior le re­sul­ta­ba ca­si im­po­si­ble trans­mi­tir tan ele­va­do ren­di­mien­to me­cá­ni­co al sue­lo y aun­que las ayu­das elec­tró­ni­cas tra­ba­jan con efi­ca­cia, ha­bía que pi­sar el acelerador siem­pre con me­su­ra pa­ra evi­tar que la tra­se­ra se in­si­nua­ra so­bre el as­fal­to mo­ja­do.

Por de­ba­jo de las 2.200 rpm, el V12 fun­cio­na ca­si en at­mos­fé­ri­co, tie­ne cier­to re­tar­do en el tiem­po de res­pues­ta, pe­ro a par­tir de ahí la pa­ta­da es sim­ple­men­te bru­tal y una vez su­pe­ra­das las 4.000 rpm uno se que­da com­ple­ta­men­te aplas­ta­do al res­pal­do del asien­to; la sen­sa­ción es bru­tal, lle­ga in­clu­so a dar vér­ti­go. En unas con­di­cio­nes tan di­fí­ci­les de ad­he­ren­cia, tan só­lo es­po­rá­di­ca­men­te pu­di­mos ex­pri­mir el mo­tor has­ta el cor­te que se si­túa en el en­torno de las 7.000 rpm, pe­ro la ex­pe­rien­cia es ab­so­lu­ta­men­te im­pre­sio­nan­te y no ap­ta gen­te con pro­ble­mas de co­ra­zón. Des­de lue­go el V12 ofre­ce un ren­di­mien­to in­creí­ble, de lo más sal­va­je que he con­du­ci­do nun­ca y ade­más do­si­fi­car la en­tre­ga re­quie­re bas­tan­te tac­to con el pe­dal del gas, in­clu-

so en el modo de con­duc­ción más ci­vi­li­za­do de los tres que se ofre­cen.

Por su par­te, el cam­bio au­to­má­ti­co de con­ver­ti­dor de par ZF de ocho mar­chas ofre­ce un fun­cio­na­mien­to for­mi­da­ble. Muy sua­ve en las in­ser­cio­nes, es tam­bién bas­tan­te obe­dien­te y sor­pren­de por su in­me­dia­tez cuan­do se em­plea el modo ma­nual; ex­ce­len­te re­sul­ta ade­más la dis­po­si­ción de las le­vas en la co­lum­na de di­rec­ción.

Cuan­do se con­du­ce el DBS la pri­me­ra sen­sa­ción que se ob­tie­ne es que se tra­ta de un co­che muy gran­de, con un mo­rro que se pro­lon­ga has­ta el in­fi­ni­to, lo que obli­ga a adop­tar po­si­ción ele­va­da pa­ra que la vi­si­bi­li­dad sea acep­ta­ble. Uno se acos­tum­bra rá­pi­da­men­te y aun­que tam­bién se no­ta al­go pe­sa­do, lo cier­to es que el Su­per­leg­ge­ra se dis­fru­ta ca­da mi­nu­to que se pa­sa a los man­dos; es su­ma­men­te ágil, bas­tan­te ma­ne­ja­ble y su ca­pa­ci­dad rutera es ab­so­lu­ta­men­te for­mi­da­ble.

En los tra­za­dos más ve­lo­ces, ade­más de ser un co­che ex­tra­or­di­na­ria­men­te rá­pi­do, re­sul­ta muy có­mo­do, per­fec­to pa­ra via­jes de lar­go re­co­rri­do, ya que in­clu­so con los amor­ti­gua­do­res en el modo Sport, las sus­pen­sio­nes di­gie­ren con bas­tan­te efi­ca­cia las irre­gu­la­ri­da­des de la ca­rre­te­ra. Es, sin em­bar­go en ca­rre­te­ras vi­ra­das, an­chas y de buen fir­me, don­de más se dis­fru­ta es­te ma­ra­vi­llo­so coupé. El modo Sport Plus las sus­pen­sio­nes con­si­guen que el DBS vi­re muy plano, pe­ro los ta­ra­dos eran de­ma­sia­do enér­gi­cos pa­ra las de­li­ca­das con­di­cio­nes del fir­me. Aun así, la efi­ca­cia del co­che es su­per­la­ti­va y si do­si­fi­ca­mos bien el ele­va­do ren­di­mien­to me­cá­ni­co, no re­sul­ta­ba de­ma­sia­do exi­gen­te en su con­duc­ción. Lo ideal pa­ra ello era em­plear siem­pre mar­chas lar­gas y apro­ve­char las ele­va­dí­si­mas do­sis de par que desa­rro­lla el V12 so­bre­ali­men­ta­do. El afi­na­do bas­ti­dor con sus­pen­sio­nes de pa­ra­le­lo­gra­mo de­for­ma­ble en am­bos tre­nes, per­mi­te ade­más hi­lar muy fino las tra­za­das, la di­rec­ción es muy rá­pi­da, su­ma­men­te pre­ci­sa, obe­dien­te y el co­che trans­mi­te siem­pre mu­cha con­fian­za, per­mi­tien­do una ex­tra­or­di­na­ria ve­lo­ci­dad de pa­so por cur­va. Eso sí, a po­co que se pi­se el pe­dal del gas se es­tá via­jan­do a cru­ce­ros de escándalo.

Por fre­nos se­gu­ro que no ten­drá pro­ble­mas pa­ra de­mos­trar su ex­tra­or­di­na­ria efi­ca­cia, ya que el equi­po de dis­cos ce­rá­mi­cos es­co­gi­do pa­ra la oca­sión es de pri­mer ni­vel.

El ha­bi­tácu­lo del Su­per­leg­ge­ra re­ci­be unos asien­tos de di­se­ño más de­por­ti­vo que ade­más de re­co­ger muy bien el cuerpo, son bas­tan­te con­for­ta­bles, cuen­tan con re­gla­je eléc­tri­co y sis­te­ma de cli­ma­ti­za­ción, tam­bién se pue­de ob­ser­var un cua­dro de ins­tru­men­tos con una con­fi­gu­ra­ción es­pe­cí­fi­ca. El aca­ba­do es­tá a la al­tu­ra de las exi­gen­cias, ex­ce­len­te ca­li­dad en los ma­te­ria­les em­plea­dos y mu­chos com­po­nen­tes de ori­gen Mer­ce­des se dan ci­ta en un am­bien­te car­ga­do de lu­jo y ex­clu­si­vi­dad. Las pla­zas de­lan­te­ras son ade­más am­plias y no re­sul­ta de­ma­sia­do com­pli­ca­do en­trar y sa­lir del co­che, lo úni­co que se echa de menos es la guan­te­ra de­ba­jo del sal­pi­ca­de­ro en el la­do del co­pi­lo­to. No ocu­rre lo mis­mo con las pla­zas tra­se­ra, úni­ca­men­te son ap­tas pa­ra ni­ños de cor­ta edad o pa­ra lle­var equi­pa­je y au­men­tar los 270 li­tros de ca­pa­ci­dad que ofre­ce el ma­le­te­ro.

El DBS Su­per­leg­ge­ra es una ver­sión del DB11 con un ca­rác­ter más de­por­ti­vo y ex­tre­mo. Las di­fe­ren­cias en po­ten­cia, pe­so y ca­pa­ci­dad rutera son sus­tan­cia­les, el pre­cio tam­bién; los más de 75.000 € que exis­ten en­tre am­bos es una can­ti­dad dis­pa­ra­ta­da y dan pa­ra com­prar­se mu­chas co­sas, un BMW M2 bien equi­pa­do, por ejem­plo. De to­das for­mas, es más que pro­ba­ble que una bue­na par­te de la ex­clu­si­va clien­te­la de la mar­ca no ten­ga de­ma­sia­dos pro­ble­mas pa­ra ras­car­se el bol­si­llo y sol­tar unos cuan­tos bi­lle­tes más. Se­rá por dinero.

EL V12 OFRE­CE UN REN­DI­MIEN­TO BRU­TAL

Fotos: MPIB.

A LOS MAN­DOS LA POSTURA ES­TÁ MUY LOGRADA. CON­VIE­NE IR UN PO­CO AL­TO PA­RA ME­JO­RAR LA VI­SI­BI­LI­DAD QUE, CON UN MO­RRO TAN LAR­GO, NO ES DE­MA­SIA­DO BUE­NA.

SON MU­CHOS LOS DE­TA­LLES QUE LE DIS­TIN­GUEN AL SU­PER­LEG­GE­RA DEL BB 11, LOS ESCAPES DE­POR­TI­VOS EN­TRE OTROS.

EXCELENE CA­LI­DAD EN LOS MA­TE­RIA­LES EM­PLEA­DOS. LAS PLA­ZAS DE­LAN­TE­RAS SON MUY AM­PLIAS, NO ASÍ LAS TRASERAS QUE ÚNI­CA­MEN­TE SON AP­TAS PA­RA NI­ÑOS PE­QUE­ÑOS.

EL SU­PER­LEG­GE­RA MAN­TIE­NE UN ES­TI­LO CLÁ­SI­CO, PE­RO REZUMA DE­POR­TI­VI­DAD POR LOS CUA­TRO COS­TA­DOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.