EXÁ­ME­NES DE CON­DU­CIR

Automovil - - GOOD NEWS -

Ha­ce al­gún tiem­po de­ci­dí sa­car­me el car­net B+E pa­ra trans­por­tar mi BMW E30 de ca­rre­ras. Por una ex­tra­ña y dis­cu­ti­ble nor­ma­ti­va, de­pen­de del vehícu­lo que se em­plee pa­ra arras­trar, uno ne­ce­si­ta per­mi­so de re­mol­que o no. Es un te­ma fa­rra­go­so que cues­ta en­ten­der. El ca­so es que pa­ra evi­tar pro­ble­mas, de­ci­dí exa­mi­nar­me del men­cio­na­do per­mi­so, pensando que con mi ex­pe­rien­cia se­ría un me­ro trá­mi­te. Cual se­ría mi error al com­pro­bar, que aque­llo era mu­cho más com­pli­ca­do de lo que me po­día ima­gi­nar. Pa­ra em­pe­zar, hay que es­tu­diar el exa­men teó­ri­co, te exi­gen sa­ber un mon­tón de co­sas que en la prác­ti­ca sir­ven de po­co y que con el tiem­po se ol­vi­dan. Ade­más, los test es­tán mu­chas ve­ces pla­ga­dos de pre­gun­tas tram­pa. De to­das for­mas, pa­ra apro­bar es cues­tión de cu­rrár­se­lo un po­co. Más com­pli­ca­do me pa­re­ció el exa­men de ma­nio­bras. Lle­vo to­da la vi­da trans­por­tan­do re­mol­ques de mo­to y pen­sa­ba que sabía ha­cer­lo con agi­li­dad pe­ro, co­mo pu­de com­pro­bar, si no vas a la au­to­es­cue­la y apren­des a ha­cer las prue­bas que te exi­gen en el exa­men, es ca­si im­po­si­ble apro­bar. Si uno es me­dia­na­men­te há­bil y tie­ne cos­tum­bre, en cua­tro o cin­co cla­ses se apren­den los ejer­ci­cios, aun­que re­co­noz­co que en al­gu­nos, in­clu­so sa­bien­do, es fá­cil equi­vo­car­se. Lo peor, sin em­bar­go, vie­ne a la ho­ra de exa­mi­nar­se de la prue­ba de cir­cu­la­ción. Y es que te exi­gen con­du­cir de una ma­ne­ra muy par­ti­cu­lar, a la que hay que acos­tum­brar­se si uno quiere apro­bar. Con­vie­ne ol­vi­dar­se de ha­cer­lo con sol­tu­ra, agi­li­dad o des­tre­za. Ha­cién­do­me el va­lien­te, de­ci­dí pre­sen­tar­me por las bue­nas al exa­men de cir­cu­la­ción sin dar cla­se al­gu­na. Op­ti­mis­ta de mí, me con­si­de­ro un conductor con mu­cha ex­pe- rien­cia, calcu­lo que a lo lar­go de mi vi­da he re­co­rri­do ca­si dos mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, afor­tu­na­da­men­te sin per­can­ces de im­por­tan­cia y pue­do con­tar con los de­dos de una mano las mul­tas que me han pues­to en ca­rre­te­ra, siem­pre por ex­ce­der li­ge­ra­men­te el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad. Re­co­noz­co que iba un po­co de «so­brao», pensando que si pres­ta­ba aten­ción, era muy difícil que me sus­pen­die­ran. El ca­so es que du­ran­te la apro­xi­ma­da­men­te me­dia ho­ra que du­ró el exa­men, creí ha­ber rea­li­za­do el re­co­rri­do con nor­ma­li­dad y es­ta­ba con­ven­ci­do que ha­bría apro­ba­do. Cual se­ría mi sor­pre­sa cuan­do al pa­rar, la ve­te­ra­na exa­mi­na­do­ra me co­mu­ni­ca que me tie­ne que sus­pen­der, que son mu­chas las fal­tas que he co­me­ti­do. No sal­go de mi asom­bro y lo pri­me­ro que me di­ce es que le ha­cía de­ma­sia­das pre­gun­tas a lo lar­go del re­co­rri­do, co­mo con­fir­mar la di­rec­ción in­di­ca­da o co­sas si­mi­la­res, lo cual no creo que sea ma­lo. Lo si­guien­te es que en un mo­men­to da­do, en una ca­lle con dos ca­rri­les y un co­che pa­ra­do a la iz­quier­da pa­ra gi­rar por una per­pen­di­cu­lar, ha­bía apu­ra­do de­ma­sia­do y que ca­si rozo con el re­mol­que al men­cio­na­do vehícu­lo o a los que es­ta­ban es­ta­cio­na­dos a la de­re­cha. La con­tes­to di­cien­do que si me hu­bie­ra es­pe­ra­do a que el vehícu­lo gi­ra­ra hu­bie­ra en­tor­pe­ci­do la cir­cu­la­ción y que, a mi en­ten­der, tenía es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra pa­sar, lo que ade­más de­mos­tra­ba mi pe­ri­cia en el ma­ne­jo del re­mol­que. Co­mo le dis­cu­tí, me di­ce ade­más que en una ro­ton­da no he res­pe­ta­do la cir­cu­la­ción por el ca­rril ex­te­rior, cuan­do las lí­neas es­ta­ban bo­rra­das en su ma­yo­ría, tam­bién ar­gu­men­ta­ba que iba de­ma­sia­do li­ge­ro y con po­ca pre­cau­ción pa­ra ir con un re­mol­que. Me sol­tó al­gu­na co­sa más, que ya ni me acuer­do, pe­ro to­das muy dis­cu­ti­bles. Vis­to lo vis­to, no me que­dó más re­me­dio que acu­dir a la au­to­es­cue­la pa­ra apren­der a exa­mi­nar­me. Allí me en­se­ña­ron una se­rie de tru­cos y la for­ma de con­du­cir que se exi­ge en el exa­men. Aun así, re­co­noz­co que, vis­to lo vis­to, tenía mis du­das, ya que es muy fá­cil me­ter la pa­ta. La es­tra­te­gia en es­ta oca­sión, era con­du­cir li­te­ral­men­te co­mo una «mon­ja», des­pa­cio, mi­ran­do to­do el ra­to por los es­pe­jos, ha­cien­do las ro­ton­das por el ex­te­rior sin sa­lir­se del ca­rril, etc, etc. En es­ta oca­sión, al ter­mi­nar, el exa­mi­na­dor me fe­li­ci­ta; me di­ce que no he co­me­ti­do nin­gún fa­llo y que el úni­co pe­ro que me pue­de po­ner, es que he ido ex­ce­si­va­men­te des­pa­cio. En ese mo­men­to, a pun­to es­tu­ve de co­men­tar­le, «pues si me quie­res ver co­rrer, pá­sa­te el pró­xi­mo sá­ba­do por el Cir­cui­to del Ja­ra­ma, don­de dispu­tamos uno de los tra­mos del Rall­ye Comunidad», pre­fe­rí ca­llar­me, no va­ya a ser que el hom­bre se lo to­ma­ra a mal. Lo di­cho, en es­te ti­po de exá­me­nes no se va­lo­ra si sa­bes con­du­cir, si lo ha­ces con cier­ta sol­tu­ra y agi­li­dad, hay que ha­cer lo que ellos quie­ren que ha­gas y creo que es me­jor in­clu­so, pa­re­cer un po­co tor­pe.

ªEs­toy con­ven­ci­do que si a los con­duc­to­res nos vol­vie­ran a exa­mi­nar del car­net, una ma­yo­ría sus­pen­de­ría, in­clu­so los más ex­per­tos" Lo he po­di­do com­pro­bar en pri­me­ra per­so­na.

JUAN COLLÍN Test y téc­ni­ca jco­llin@mpib.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.