CON­DU­CE AL LÍ­MI­TE… DE CON­CEN­TRA­CIÓN

Automovil - - CALENTANDO MOTORES -

Ayer hi­ce al­go que nun­ca an­tes ha­bía he­cho. Tenía tiem­po, iba a ir con cal­ma, un do­min­go por la ma­ña­na tem­prano, por au­to­vía y sin ape­nas trá­fi­co. El co­che en cues­tión lle­va­ba un mag­ní­fi­co equi­po de so­ni­do. Ha­bía leí­do re­cien­te­men­te a al­guien que emi­tía jui­cios so­bre equi­pos de so­ni­do de au­to­mó­vil, porque se­gún se des­cri­bía, pro­ba­ba co­ches y por eso -¡sor­pre­sa!- pa­sa­ba mu­chí­si­mas ho­ras es­cu­chan­do mú­si­ca en ellos, más que en su ca­sa. La verdad, no lo en­ten­día. A mí me gus­ta es­cu­char ca­da uno de los so­ni­dos, vi­bra­cio­nes, in­clu­so si­len­cios, que trans­mi­te un co­che cuan­do in­ten­to en­ten­der­lo.

To­do esto jun­to, más la fal­ta de pri­sa, me vi im­pe­li­do a co­nec­tar un ca­ble a mi te­lé­fono —la co­ber­tu­ra de la ra­dio po­dría ser un po­co de­fi­cien­te— y abrir Spo­tify, que en su ver­sión de pa­go da un buen to­rren­te de ki­loby­tes y so­ni­do de ca­li­dad. A ver —me­jor di­cho, es­cu­char— qué tal. No sue­lo ha­cer esto del Mi­rro­rLink, An­droid Au­to o Ap­ple Ca­rP­lay, así que me to­có en­re­dar ya en mar­cha, pul­san­do bo­to­nes en la pan­ta­lla, bus­car en las play­list so­ni­do im­pac­tan­te, pa­ra com­pro­bar si de verdad el equi- po del co­che era tan bueno. De vez en cuan­do, ca­da vez que más de dos ve­ces se­gui­das im­pul­sa­ba la lis­ta de can­cio­nes des­de la pan­ta­lla cen­tral, la pro­pia app me de­te­nía, so­li­ci­tan­do que me cen­tra­ra en la ca­rre­te­ra, ta­pan­do du­ran­te unos se­gun­dos la po­si­bi­li­dad de in­ter­ac­tuar. Veo pa­sar el hi­to ki­lo­mé­tri­co 25 y… no re­cuer­do có­mo he lle­ga­do has­ta ahí, na­da en mi ca­be­za so­bre el trá­fi­co: a mí, que me lla­ma la aten­ción si un co­che de de­lan­te lle­va una rue­da al­go des­in­fla­da, si tra­za tar­de o lo ha­ce a pi­cos, si lle­va el rit­mo o va a ti­ro­nes. In­cons­cien­te­men­te, des­pués tan­tos de años al vo­lan­te, mi ca­be­za in­ten­ta adi­vi­nar y ade­lan­tar­se a to­do. Sin pre­ten­der­lo, per­fi­la y ca­te­go­ri­za to­do co­che y conductor que se po­ne por de­lan­te, in­ten­tan­do que no ha­ya sor­pre­sas: in­tuir si ese me va a po­ner en un aprie­to, si es­tá des­pis­ta­do, si es de los que co­rren so­lo du­ran­te tres ki­ló­me­tros y lue­go se can­san, si va a cor­tar la cur­va… Hoy no me he en­te­ra­do. Bus­car y es­cu­char mú­si­ca, no sim­ple­men­te oír­la, lo en­cuen­tro de re­pen­te tan dis­trac­ti­vo al vo­lan­te co­mo si man­tu­vie­ra una in­ten­sa dis­cu­sión a bor­do o hu­bie­ra te­ni­do que con­ven­cer a al­guien al te­lé­fono o me­mo­ri­zar fe­chas mien­tras con­duz­co. No he tra­za­do lim­pio, no co­lo­co el co­che don­de quie­ro, el co­che va­ga por el ca­rril e in­clu­so pi­so las lí­neas, mien­tras echa­ba de menos —o no sé pe­dír­se­lo— que el Spo­tify o el Goo­gle del co­che su­pie­ra se­lec­cio­nar una can­ción me­dian­te una ins­truc­ción vo­cal. Ni aun así; han pa­sa­do los ki­ló­me­tros, pe­ro no he con­du­ci­do yo, el co­che me ha lle­va­do, mien­tras el ce­re­bro es­ta­ba en otra co­sa. Lle­va­ba años in­tri­ga­do en có­mo pue­den su­ce­der to­da­vía tan­tos ac­ci­den­tes, con es­tos neu­má­ti­cos, es­tos ESP, es­tos co­ches fá­ci­les y obe­dien­tes… No es ne­ce­sa­ria­men­te in­ha­bi­li­dad ese que pi­sa el ar­cén o el ca­rril con­tra­rio en las cur­vas, el que fre­na ante una cur­va de au­to­pis­ta o da un vo­lan­ta­zo ante una cur­va que “apa­re­ce de re­pen­te”. Sen­ci­lla­men­te, su ca­be­za no “es­tá ahí”. Es­ta ma­ña­na, do­ce ho­ras des­pués, re­ci­bo una lla­ma­da de un fa­mi­liar di­cién­do­me que el co­che —mi an­ti­guo co­che— es­tá si­nies­tro to­tal, en es­te mis­mo re­co­rri­do mío de ayer: “he ido a co­ger una co­sa y, de re­pen­te, pum... me sa­lí”. No hay ESP que val­ga. Con­du­cir sigue siendo al­go muy se­rio. Siem­pre pen­sa­ba en la bar­ba­ri­dad que era aque­llo que un ami­go me de­cía -“ten­drían que qui­tar las di­rec­cio­nes asis­ti­das, ve­rás có­mo nadie suel­ta una mano del vo­lan­te”o ese ca­mio­ne­ro que pen­sa­ba que, si los co­ches tu­vie­ran peo­res fre­nos, los au­to­mo­vi­lis­tas no ten­drían tan­to arro­jo. Es­ta ma­ña­na no veo que más ayu­das y fa­ci­li­da­des al conductor sur­tan efec­to mien­tras nos em­pe­ñe­mos en apro­ve­char­las pa­ra ha­cer otras co­sas, muy dis­tin­tas de con­du­cir. He com­pro­ba­do de cer­ca que, más que la con­duc­ción de­por­ti­va, es la con­duc­ción dis­traí­da la que lle­va el co­che a los lí­mi­tes de la Fí­si­ca. Y mien­tras que en el pri­mer ca­so hay un conductor con­cen­tra­do, con adre­na­li­na y to­do su organismo en ten­sión pa­ra reac­cio­nar rá­pi­do, en el se­gun­do hay a los man­dos al­guien inad­ver­ti­do y que en reali­dad “pa­sa­ba por allí”, co­mo si fue­se un pa­sa­je­ro en la con­duc­ción au­tó­no­ma.

Un ami­go me de­cía: ªten­drían que qui­tar las di­rec­cio­nes asis­ti­das, ve­rás có­mo nadie suel­ta una mano del vo­lan­teº

MI­GUEL GAR­CÍA PUENTE Ex­per­to en tec­no­lo­gía del mo­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.