PORSCHE: 70 AÑOS Y DOS MO­MEN­TOS

Automovil - - FORD GT -

Las es­pe­cies que so­bre­vi­ven no son las más fuer­tes, las más gran­des o las más in­te­li­gen­tes, son las que me­jor se adap­tan a un en­torno que, an­tes o des­pués, siem­pre cam­bia. Es­te prin­ci­pio de la se­lec­ción na­tu­ral se pue­de apli­car en la in­dus­tria y explica por qué Porsche cumple aho­ra 70 años. De he­cho, em­pe­zó cam­bian­do. Des­pués de la gue­rra, la in­ten­ción de Ferry Porsche era crear un es­tu­dio de in­ge­nie­ría co­mo el que fun­dó su pa­dre, Fer­di­nand Porsche, en 1931. Rea­li­zar en­car­gos pa­ra pro­yec­tar co­sas co­mo mo­to­res Die­sel o bom­bas de agua. In­clu­so en 1950, cuan­do ya ha­bía co­men­za­do la pro­duc­ción re­gu­lar del 356 en Stutt­gart, Ferry de­cla­ra­ba a la re­vis­ta Road and Track: “Porsche es pri­me­ra y prin­ci­pal­men­te una fir­ma de di­se­ño y con­sul­to­ría de in­ge­nie­ría. No hay un in­te­rés es­pe­cial en au­men­tar la pro­duc­ción”. Afor­tu­na­da­men­te, cam­bió de opi­nión.

En es­tos 70 años, hay otros dos mo­men­tos ca­pi­ta­les en los que Porsche si­guió ade­lan­te gra­cias al cam­bio: uno, cuan­do de­jó de ser una em­pre­sa fa­mi­liar; dos, cuan­do re­cu­rrió a unos téc­ni­cos ja­po­ne­ses que po­si­ble­men­te evi­ta­ron la quie­bra.

Aun­que Ferry Porsche si­guió tra­ba­jan­do has­ta el fi­nal de su vi­da, tu­vo el buen jui­cio de de­jar la di­rec­ción mu­cho an­tes, con 62 años. Porsche era una em­pre­sa fa­mi­liar porque Ferry ha­bía con­ti­nua­do la la­bor de su pa­dre y porque, en los co­mien­zos, su her­ma­na y su cu­ña­do, Anton Piëch, con­tri­bu­ye­ron con tra­ba­jo y dinero. Ferry tenía cua­tro hi­jos y cua­tro so­bri­nos, hi­jos de Loui­se y Anton Piëch. Esa pa­tu­lea es­pe­ra­ba he­re­dar la di­rec­ción de la em­pre­sa pe­ro Ferry con­si­de­ra­ba que nin­guno es­ta­ba ca­pa­ci­ta­do por sí so­lo y que el en­ten­di­mien­to en­tre va­rios de ellos ha­bría si­do im­po­si­ble, así que les dijo: “Nin­guno va a ser el je­fe”. En 1972, Porsche pa­só de ser una so­cie­dad en co­man­di­ta a una so­la so­cie­dad anó­ni­ma, en la que los miem­bros de las fa­mi­lias Porsche y Piëch no ocu­pa­rían nin­gún car­go eje­cu­ti­vo.

Ferry Porsche vi­vió has­ta 1998, lo su­fi­cien­te pa­ra pre­sen­ciar otra trans­for­ma­ción ra­di­cal. En­tre 1986 y 1993, las ven­tas ca­ye­ron un 70 por cien­to. La com­pa­ñía pa­só en po­cos años de ganar 258 mi­llo­nes de dó­la­res a per­der 180 mi­llo­nes. Ha­bía ries­go de quie­bra o de ser ab­sor­bi­dos por otra em­pre­sa. Hu­bo ru­mo­res de que Daim­ler-Benz y Volks­wa­gen que­rían com­prar Porsche, que in­clu­so re­cha­zó una ofer­ta de To­yo­ta. Sin em­bar­go, in­di­rec­ta­men­te, la so­lu­ción pro­vino de To­yo­ta. En 1992, el di­rec­tor de pro­duc­ción Wen­de­lin Wie­de­king plan­teó al­go es­can­da­lo­so: re­cu­rrir a unos con­sul­to­res ja­po­ne­ses pa­ra trans­for­mar Porsche. Era la em­pre­sa Shin­gi­jut­su, fun­da­da por Yos­hi­ki Iwa­ta, dis­cí­pu­lo de la per­so­na qué más in­fluen­cia ha te­ni­do en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea del au­to­mó­vil: Taii­chi Ohno, el crea­dor del sis­te­ma de pro­duc­ción de To­yo­ta en los 60.

Iwa­ta y un com­pa­ñe­ro su­yo, Chihi­ro Na­kao, se que­da­ron per­ple­jos al ver có­mo tra­ba­ja­ba Porsche. En una vi­si­ta a Zuf­fen­hau­sen, Na­kao dijo “¿Dón­de es­tá la fá­bri­ca? Esto es el al­ma­cén”. Pe­ro no, era la fá­bri­ca. “No po­días ver lo que la gen­te es­ta­ba ha­cien­do -co­men­tó Na­kao. Só­lo ha­bía un tú­nel os­cu­ro con es­tan­te­rías de dos me­tros y me­dio de al­to en ca­da la­do lle­nas de pie­zas. Los tra­ba­ja­do­res se pa­sa­ban la mi­tad del tiem­po es­ca­lan­do pa­ra co­ger­las”. Ale­ma­nia creía que era el lí­der del mun­do en in­ge­nie­ría y Porsche, su máxima ex­pre­sión. Fue un cho­que cul­tu­ral que unos ja­po­ne­ses les di­je­ran có­mo te­nían que ha­cer las co­sas. No só­lo la pro­duc­ción, to­do el sis­te­ma je­rár­qui­co de Porsche se pu­so en en­tre­di­cho. Wie­de­king lle­vó a va­rios eje­cu­ti­vos de Porsche a Ja­pón y fue una cu­ra de hu­mil­dad. Les mos­tra­ron abier­ta­men­te có­mo tra­ba­ja­ban porque, co­mo dijo Wie­de­king “Nin­gún fa­bri­can­te en la in­dus­tria ja­po­ne­sa nos con­si­de­ra­ba una com­pe­ten­cia se­ria”.

Con una re­or­ga­ni­za­ción que afec­tó tam­bién a la es­tra­te­gia de pro­duc­to y al pro­ce­so de de­sa­rro­llo, ba­jo la di­rec­ción de Wie­de­king, Porsche se con­vir­tió en el fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les más ren­ta­ble del mun­do. Fe­liz cum­plea­ños y que cam­bie mu­cho más, se­ñal de que sigue ade­lan­te.

Porsche pa­só del ries­go de ban­ca­rro­ta a ser el fa­bri­can­te más ren­ta­ble gra­cias a unos con­sul­to­res ja­po­ne­ses que cam­bia­ron ra­di­cal­men­te el sis­te­ma de pro­duc­ción.

MR. DARK Tes­ti­go anó­ni­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.