MAR­GEN 24

Automovil - - REPORTAJE - Tex­to: Juan Ig­na­cio Eguiara. Fotos: Ima­go.

JUS­TO LLEGAN A LAS VA­CA­CIO­NES DE VE­RANO Y HA­MIL­TON OB­TIE­NE UN MAR­GEN DE PUN­TOS INES­PE­RA­DO DE CA­RA AL CAM­PEO­NA­TO. EN HUN­GRÍA LA LLU­VIA LE BE­NE­FI­CIÓ EN EN­TRE­NOS Y LUE­GO EN CA­RRE­RA UN MAL PIT STOP DE VET­TEL LE DE­JÓ LA CA­RRE­RA EN BAN­DE­JA. 24 PUN­TOS DE DI­FE­REN­CIA OB­TE­NI­DO EN LAS DOS ÚL­TI­MAS PRUE­BAS DON­DE EL FA­VO­RI­TO ERA EL ALE­MÁN.

La lu­cha ti­tá­ni­ca que es­ta­mos vi­vien­do en es­ta temporada se­rá pa­ra re­cor­dar du­ran­te años. Dos de los más gran­des pi­lo­tos de la his­to­ria, Ha­mil­ton y Vet­tel, es­tán pe­lean­do por ca­da dé­ci­ma en en­tre­nos y por ca­da me­tro en ca­rre­ra. Sus co­ches es­tán muy igua­la­dos y ya no es un fes­ti­val de Mer­ce­des co­mo es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos du­ran­te tem­po­ra­das pa­sa­das. Los de Ma­ra­ne­llo han he­cho muy bien sus de­be­res y sus co­ches son más com­pe­ti­ti­vos en mu­chos cir­cui­tos. Uno de ellos era el de Hun­gría, don­de pa­re­cía que iban a do­mi­nar de prin­ci­pio a fin y, por tan­to, Vet­tel tenía una opor­tu­ni­dad de oro de re­cor­tar pun­tos o in­clu­so de po­ner­se por de­lan­te, una vez más, en el Cam­peo­na­to. Pe­ro la llu­via hi­zo ac­to de pre­sen­cia y aguó la fies­ta en los box de los mo­no­pla­zas ro­jos. Los Mer­ce­des apro­ve­cha­ron esa cir­cuns­tan­cia con un tiem­po muy cam­bian­te pa­ra co­par la pri­me­ra lí­nea de sa­li­da. In­clu­so Vet­tel so­lo pu­do ser cuar­to con un mal tiem­po con la pis­ta en­char­ca­da. Pe­ro en esas con­di­cio­nes, el bri­tá­ni­co Ha­mil­ton se mue­ve co­mo pez en el agua, y no des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de lo­grar su po­le nú­me­ro 77 de su ca­rre­ra de­por­ti­va.

Pe­ro la ca­rre­ra traía nue­vas in­cóg­ni­tas. A fal­ta de agua, porque el do­min­go sa­lió so­lea­do y des­pe­ja­do, los equi­pos po­dían ele­gir neu­má­ti­cos. Y así em­pe­zó el bai­le de es­tra­te­gias des­de la sa­li­da, con los equi­pos guar­dan­do sus car­tas has­ta tres mi­nu­tos an­tes de em­pe­zar. Los de de­lan­te sa­lie­ron con “ul­tra­blan­dos” pa­ra evi­tar sus­tos en la arran­ca­da, ex­cep­to Vet­tel que pre­fi­rió unos “blan­dos” pa­ra alar­gar su pa­ra­da en boxes. No fue mala elección, porque Ha­mil­ton que sí se des­ta­có lo su­fi­cien­te pa­ra te­ner la ca­rre­ra con­tro­la­da, tenía la es­pa­da de Da­mo­cles del ale­mán cuan­do hi­cie­ra su cam­bio de go­mas y pu­sie­ra “ul­tra­blan­dos” con menos pe­so y so­lo te­ner que ata­car. Pe­ro en el guió fal­ta­ba un pe­que­ño detalle, que en boxes le cam­bia­sen los neu­má­ti­cos a tiem­po. Y no fue así. Per­dió unos se­gun­dos de­ter­mi­nan­tes pa­ra te­ner que sa­lir de­trás de Bot­tas que lle­va­ba una es­tra­te­gia muy di­fe­ren­te porque des­de el prin­ci­pio de­ci­dió co­piar lo que ha­cía Raik­ko­nen pa­ra con­tro­lar­le. Así que Vet­tel arrui­nó su ca­rre­ra sa­lien­do de­trás del fin­lan­dés ya que ya no po­día ata­car a Ha­mil­ton que lle­va­ba go­mas más du­ras y más gas­ta­das de ca­ra al fi­nal de ca­rre­ra. Tenía que vol­car sus re­cur­sos en ade­lan­tar a Bot­tas y, por lo menos, con­se­guir un se­gun­do pues­to que le man­tu­vie­se vi­vo en el Cam­peo­na­to.

Y así lo hi­zo. El ale­mán es­tu­vo al ace­cho de su pre­sa du­ran­te 25 vuel­tas con­ser­van­do sus go­mas de ca­ra a un ata­que fi­nal. Sabía que las go­mas de Bot­tas es­ta­rían pi­dien­do la ho­ra en la rec­ta fi­nal de la ca­rre­ra y se­ría una pre­sa fá­cil. Le adelantó re­la­ti­va­men­te fá­cil, pe­ro el fin­lan­dés ven­dió ca­ra su piel y es­tu­vo a pun­to de lle­var­se pues­to al mo­no­pla­za ro­jo. Eso le pro­vo­có una sa­li­da de pis­ta y de­jar el co­che to­ca­do, por lo que Raik­ko­nen, que tam­bién se ha­bía uni­do a la fies­ta va­rias vuel­tas atrás, tam­bién le adelantó. Pe­ro co­mo no se con­for­mó con eso, Bot­tas con el co­che to­ca­do ya no tenía po­si­bi­li­dad ni de con­ser­var la cuar­ta pla­za, así que Ric­ciar­do le adelantó pe­ro en la re­sis­ten­cia del fin­lan­dés se lo lle­vó por de­lan­te. Al fi­nal Ric­ciar­do pu­do aca­bar cuar­to y Bot­tas so­lo quin­to, pe­ro se­gu­ro que le cae una san­ción pa­ra la pró­xi­ma ca­rre­ra.

Los es­pa­ño­les Sainz muy bien en en­tre­na­mien­tos con un quin­to pues­to que sabía a vic­to­ria, pe­ro lue­go en ca­rre­ra las co­sas no le sa­lie­ron muy bien so­lo pu­do ser no­veno. Lo con­tra­rio de Alon­so que sa­lía mu­cho más re­tra­sa­do (11) pe­ro aca­bó oc­ta­vo con una muy bue­na ca­rre­ra pa­ra las po­si­bi­li­da­des de su mo­no­pla­za.

Aho­ra lle­ga el pa­rón de ve­rano, en don­de se de­ci­di­rá en bue­na par­te el fu­tu­ro de nues­tros pi­lo­tos. Alon­so es­tá du­dan­do si se­guir en F1 el año que vie­ne. McLa­ren le ha he­cho una ofer­ta ma­rean­te de dinero así que es muy po­si­ble que si­ga. Y po­si­ble­men­te con Sainz co­mo com­pa­ñe­ro de equi­po, ya que que­da li­bre porque su pues­to en Re­nault tie­ne nom­bre ya, el de Ocon con su pa­sa­por­te fran­cés pa­ra un equi­po fran­cés. Y es que los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de For­ce In­dia han pro­vo­ca­do que en­tre en el ac­cio­na­ria­do el pa­dre de Lan­ce Stroll, así que se­rá el ca­na­dien­se quien ocu­pe el pues­to de Ocon la pró­xi­ma temporada.

HA­MIL­TON HA SA­CA­DO UNA BUE­NA REN­TA DE PUN­TOS AN­TES DEL PA­RÓN DE LAS VA­CA­CIO­NES DE VE­RANO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.