Au­di Q8

Automovil - - SU­MA­RIO - Tex­to: Jordi Mo­ral. Fotos: MPIB.

24 Ma­ges­tuo­sa pro­pues­ta de un SUV gran­de, de lu­jo y ver­sa­til por par­te de Au­di.

EL Q8 ES UN SUV DE OTRO PLANETA. POR ESO, VIA­JA­MOS HAS­TA EL VA­LLE DE LA LU­NA, EN CHI­LE, PA­RA PRO­BAR POR PRI­ME­RA VEZ ES­TE AU­TÉN­TI­CO “TO­DO EN UNO”: ES TAN CÓ­MO­DO CO­MO LA ME­JOR DE LAS BER­LI­NAS, OFRE­CE EL DI­NA­MIS­MO Y LA ES­TÉ­TI­CA DE UN COUPÉ, EL ES­PA­CIO DE UN BUEN FA­MI­LIAR Y GRAN PO­LI­VA­LEN­CIA 4X4. NA­CE UN ICONO.

Gi­gan­te se mi­re por donde se mi­re, co­mo el De­sier­to de Ata­ca­ma donde nos en­con­tra­mos, sus ri­va­les, con el pio­ne­ro BMW X6 a la ca­be­za, tie­nen de qué preo­cu­par­se… pe­ro tam­bién los has­ta aho­ra bu­ques in­sig­nia de Au­di. El Q8, su nue­vo SUV coupé que lle­ga al mer­ca­do, tie­ne asis­ten­tes (39) has­ta pa­ra pro­te­ger sus llan­tas de bor­di­llos o evi­tar gol­pes con co­lum­nas; es ca­paz de sa­lir o en­trar del ga­ra­je de for­ma au­tó­no­ma, pue­de con­tar con un eje tra­se­ro di­rec­cio­nal pa­ra gi­rar ca­si co­mo un A4, una sus­pen­sión neu­má­ti­ca op­cio­nal que da el con­fort de la me­jor de las ber­li­nas de re­pre­sen­ta­ción, has­ta 25,4 cm de al­tu­ra li­bre que no ofre­ce ni un Jeep Wran­gler y un ha­bi­tácu­lo in­men­so con una fi­la tra­se­ra corredera y con 3 asien­tos con res­pal­dos in­di­vi­dua­les. Por no ha­blar de sus llan­tas de has­ta 22” en neu­má­ti­co 285/40 con las que ya nos es­pe­ra, las ma­yo­res rue­das que ha mon­ta­do nun­ca Au­di. ¿Al­guien da más? To­do eso só­lo es la an­te­sa­la de lo que pro­po­ne el Q8 al combinar lo me­jor en desa­rro­llo y tec­no­lo­gía de Q7 y A8, y com­par­tir ba­se y com­po­nen­tes ade­más con los nue­vos Lam­borg­hi­ni Urus, Bentley Ben­tay­ga o Pors­che Ca­yen­ne. Ca­si nada.

Subimos así ya a su in­te­rior que, sin du­da, in­vi­ta pri­me­ro a sa­cu­dir­se la are­na de los za­pa­tos. Si por fue­ra nos mues­tra el di­se­ño más emo­cio­nal de Au­di en los úl­ti­mos tiem­pos, por den­tro es­te Q8 re­ci­be con cen­tí­me­tros en can­ti­dad y ca­li­dad. Gran ac­ce­so, buen án­gu­lo de aper­tu­ra de puer­tas, ex­ce­len­tes ma­te­ria­les aca­ba­do, gran­des asien­tos de cue­ro y ven­ti­la­dos… y to­da la tec­no­lo­gía del A8, con sus tres enor­mes pan­ta­llas di­gi­ta­les en con­so­la e ins­tru­men­ta­ción, de­jan pa­so fi­nal­men­te a un gran ma­le­te­ro con 605 li­tros mí­ni­mos, am­plia­bles a 1.755 aba­tien­do asien­tos, y con un gran por­tón eléc­tri­co de se­rie. No tie­ne las 7 pla­zas de un Q7, pe­ro su fun­cio­na­li­dad es im­pe­ca­ble. Cla­ro que, con sus ca­si 5 me­tros de lar­go, era más es­pe­ra­ble que el com­por­ta­mien­to que nos ofre­ce en ca­rre­te­ra… y fue­ra de ella.

Bo­tón de arran­que y, en mar­cha, ni sus más de 2,2 to­ne­la­das de pe­so en mo­vi­mien­to ni un Cx de 0,34 (peor ae­ro­di­ná­mi­ca tam­bién que el Q7), ha­cen pre­sa­giar la res­pues­ta que genera su al­tí­si­ma tec­no­lo­gía, sin­tién­do­se a bor­do un co­che mu­chí­si­mo más pe­que­ño. Ágil y di­rec­to de reac­cio­nes, su nueva di­rec­ción pro­gre­si­va ofre­ce muy buen tac­to, y sus so­fis­ti­ca­das sus­pen­sio­nes, con amor­ti­gua­ción pi­lo­ta­da con con­trol de du­re­za, ga­ran­ti­zan una gran ca­li­dad de ro­da­du­ra. Vue­la ba­jo es­te fan­tás­ti­co Q8, has­ta aquí de se­rie. Pe­ro su­ma… y si­gue. Por­que es con sus sis­te­mas de 4 rue­das di-

rec­tri­ces y sus­pen­sión neu­má­ti­ca adap­ta­ti­va con nue­vo ajus­te de­por­ti­vo, am­bos op­cio­na­les, cuan­do el Q8 mar­ca dis­tan­cias en nues­tra tra­ve­sía por el de­sier­to. El eje tra­se­ro di­rec­cio­nal, he­re­da­do de los Pors­che 911 y Pa­na­me­ra, y só­lo dis­po­ni­ble has­ta hoy en un SQ7, pue­de gi­rar 5 gra­dos de án­gu­lo en sen­ti­do con­tra­rio a las rue­das de­lan­te­ras a ba­ja ve­lo­ci­dad, pa­ra acor­tar ra­dio de gi­ro y ma­nio­brar muy fá­cil, mien­tras que a al­ta ve­lo­ci­dad lo ha­ce has­ta 1,5 gra­dos en el mis­mo sen­ti­do pa­ra dar­le más es­ta­bi­li­dad. Muy pre­ci­so siem­pre de guia­do, po­co apa­ra­to­so en sus mo­vi­mien­tos y con mí­ni­mas iner­cias incluso for­zan­do apo­yos, donde fre­na con con­tun­den­cia y gi­ra plano per­mi­tien­do abrir gas muy pron­to con su efi­caz trac­ción quat­tro de se­rie, no só­lo de­ja hoy al Q7 a otro ni­vel en ca­pa­ci­dad di­ná­mi­ca, sino tam­bién a esos X6 y GLE Coupé que ya le es­pe­ran asus­ta­dos.

Pe­ro he­mos di­cho que es­te nue­vo SUV tie­ne mu­cho tam­bién de A8… y no só­lo por sus pan­ta­llas di­gi­ta­les. Si sor­pren­den­te es sentir có­mo avan­za y gi­ra, no me­nos im­pre­sio­na su ais­la­mien­to y co­mo­di­dad. Así que rá­pi­do (cuan­do tie­ne que ser­lo) y muy có­mo­do (cuan­do de­ci­des que lo sea op­tan­do por uno de sus 7 per­fi­les de con­duc­ción), de nue­vo emer­ge su sus­pen­sión neu­má­ti­ca pa­ra, ya en mo­do con­fort, ele­var el re­fi­na­mien­to de mar­cha a al­tí­si­mos ni­ve­les, fil­tran­do y ab­sor­bien­do de ma­ra­vi­lla incluso vías no pa­vi­men­ta­das del Al­ti­plano chi­leno. De gran ber­li­na al­ta de re­pre­sen­ta­ción… só­lo mí­ni­ma­men­te em­pa­ña­do por unos mons­truo­sos neu­má­ti­cos, que pe­na­li­zan li­ge­ra­men­te su pi­sa­da fren­te a un A8 o un A7.

Pe­ro he­mos ve­ni­do al de­sier­to pa­ra al­go más que com­pro­bar su con­fort, y el Q8 tie­ne tam­bién al­ma sal­va­je. Así que, siem­pre con trac­ción to­tal y con un di­fe­ren­cial cen­tral me­cá­ni­co que re­par­te su fuer­za de ini­cio en pro­por­ción 40:60, aun­que re­sul­ta muy efi­caz en­vian­do lue­go la ma­yor par­te al eje que lo ne­ce­si­te (has­ta un 70% a las rue­das de­lan­te­ras y un 85% a las tra­se­ras), to­ca re­co­rri­do off road. Con su sis­te­ma Dri­ve Se­lect pue­des, ade­más de ele­gir sus mo­dos de fun­cio­na­mien­to (in­clui­do el es­pe­cí­fi­co off road), va­riar tam­bién la al­tu­ra de ca­rro­ce­ría. Y si con mue­lles de ace­ro de se­rie ya al­can­za los 22 cm de al­tu­ra li­bre, con nues­tra sus­pen­sión neu­má­ti­ca con­si­gue un re­co­rri­do de has­ta 9 cm pa­ra pe­gar­lo más al sue­lo o de­jar­lo ya a los 25,4 cm anun­cia­dos, ca­si co­mo un trac­tor. Sú­ma­le el asis­ten­te HDC, que man­tie­ne la ve­lo­ci­dad has­ta 30 km/h en des­cen­sos de más del 6% de des­ni­vel, y es­ta­rás en un Q8 mu­cho más ver­sá­til de lo que ima­gi­nas por su de­por­ti­va y lu­jo­sa apa­rien­cia.

De mo­men­to, el Q8 lle­ga só­lo con un mo­tor Die­sel, de 3,0 li­tros y 286 CV. Es­te V6 de do­ble tur­bo, jun­to a una úni­ca ca­ja au­to­má­ti­ca Tip­tro­nic de 8 mar­chas muy rá­pi­da y sua­ve, ofre­ce un buen fun­cio­na­mien­to y una no­ta­ble es­ti­ra­da, aun­que no ocul­ta su so­ni­do Die­sel, ni el ex­ce­so de ki­los del Q8 al exi­gir má­xi­ma ace­le­ra­ción des­de ba­jas vuel­tas. Y es que es­te SUV su­ma­rá tam­bién en to­das sus ver­sio­nes (pa­ra 2019 lle­ga­rán el Die­sel 45 TDI de 231 CV —qui­zá al­go jus­to—, y el ga­so­li­na 55 TF­SI de 340 CV) la nueva tec­no­lo­gía mild-hybrid de 48V, con la que dis­po­ne siem­pre de dis­tin­ti­vo ECO: de se­rie cuen­ta con ba­te­ría de 0,48 kWh de ca­pa­ci­dad ba­jo el pi­so del ma­le­te­ro (prin­ci­pal cau­san­te jun­to a las rue­das de los 75 kg más de me­dia que pe­sa an­te un Q7) y con un al­ter­na­dor BAS que pue­de re­cu­pe­rar has­ta 12 kW, ade­más de per­mi­tir­le ro­dar con elec­tri­ci­dad en­tre 55 y 160 km/h con el mo­tor apa­ga­do y du­ran­te 40 se­gun­dos. Lo di­cho, el Q8 es un SUV de otro planeta… y el Va­lle de la Lu­na ha si­do tes­ti­go.

HA TAR­DA­DO EN LLE­GAR AN­TE EL X6, PE­RO HOY ES UN SUV SU­PE­RIOR

EL Q8 ES­TRE­NA UNA SI­LUE­TA SUV COUPÉ EN AU­DI, CON RE­MI­NIS­CEN­CIAS AL MÍ­TI­CO QUAT­TRO EN SU PILAR C Y EN LA FRAN­JA QUE UNE LOS PI­LO­TOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.