PA­SIÓN POR COM­PE­TIR

Automovil - - VÍA BÁ­PI­DA -

El au­to­mo­vi­lis­mo es un de­por­te caro, yo di­ría que ca­rí­si­mo, pe­ro bien es cier­to que mu­chas ve­ces son los pi­lo­tos los que se en­car­gan de que lo sea aún más. Aho­ra es raro ver a cha­va­les que em­pie­zan a com­pe­tir que no va­yan a las carreras con su equi­po de me­cá­ni­cos y son mu­chos los que se per­mi­ten incluso el lu­jo de lle­var un coach pa­ra que les ase­so­re en có­mo se de­be pi­lo­tar un co­che de 80 CV.

Vien­do có­mo han cam­bia­do las co­sas, no pue­do de­jar de re­cor­dar los es­fuer­zos que ha­cía­mos los de nues­tra ge­ne­ra­ción pa­ra dis­fru­tar de nues­tra pa­sión por com­pe­tir. En aque­lla épo­ca ha­cía­mos au­tén­ti­cas «ma­cha­das», co­mo sa­lir de Madrid con un Seat Pan­da un viernes pa­ra to­mar notas de un rall­ye de Ca­ta­lu­ña en el fin de se­ma­na y es­tar de vuel­ta un lu­nes por la ma­ña­na des­pués de ha­ber re­co­rri­do ca­si 3.000 km por las ca­rre­te­ras de en­ton­ces. Re­cuer­do al­gu­nos com­pa­ñe­ros que por aho­rrar­se el ho­tel dor­mían en tien­da de cam­pa­ña y la ma­yo­ría nos con­for­má­ba­mos con co­mer bo­ca­di­llos en las lar­gas jor­na­das de en­tre­na­mien­to de los rall­yes. Lo de las asistencias era pa­ra los más po­ten­ta­dos, la ma­yo­ría íba­mos con lo pues­to y co­mo mu­cho nos echa­ba una mano al­gún ami­gue­te lle­ván­do­nos al­gu­na rue­da, ga­so­li­na o una ca­ja de he­rra­mien­tas.

Los pi­lo­tos de mi ge­ne­ra­ción ha­cía­mos lo que fue­ra por co­rrer, mu­chas ve­ces au­tén­ti­cas lo­cu­ras, al­gu­nas no se pue­den con­tar. Un buen amigo, del que pre­fie­ro no de­cir su nom­bre, dis­pu­tó con co­ches de al­qui­ler una de las fór­mu­las de pro­mo­ción que se dispu­taban por aquel en­ton­ces y ade­más con bue­nos re­sul­ta­dos. Al­qui­la­ba el co­che por una se­ma­na y em­plea­ba un día en des­mon­tar las moquetas, ins­ta­lar las ba­rras, te­nía un pa­ra­gol­pes con los so­por­tes de los fa­ros y tam­bién un jue­go de amor­ti­gua­do­res de carreras. Usa­ba el co­che pa­ra los re­co­no­ci­mien­tos, co­rría el rall­ye y una vez fi­na­li­za­do, lo vol­vía a su es­ta­do ori­gi­nal an­tes de de­vol­ver­lo a la em­pre­sa de rent a car. Afor­tu­na­da­men­te la aven­tu­ra le sa­lió bien.

Re­cuer­do otras lo­cu­ras co­mo la de un com­pa­ñe­ro y ri­val en otra fór­mu­la de pro­mo­ción que, co­mo no le de­ja­ban sa­lir del tra­ba­jo an­tes de las tres de la tar­de y el rall­ye co­men­za­ba dos ho­ras des­pués a ca­si 300 km de dis­tan­cia, no se le ocu­rrió me­jor idea que con­ven­cer a un amigo que te­nía una po­ten­te mo­to de ca­rre­te­ra pa­ra que le lle­va­ra a la sa­li­da del rall­ye a to­da ve­lo­ci­dad. Se mon­tó en la mo­to ya con el mono y el cas­co de carreras pues­tos, lle­gan­do jus­to a tiempo pa­ra la sa­li­da.

Evi­den­te­men­te pa­ra com­pe­tir no hay que co­rrer tan­tos ries­gos ni ha­cer te­me­ri­da­des de es­te ti­po, pe­ro creo que la ma­yo­ría de los cha­va­les que em­pie­zan ac­tual­men­te en el au­to­mo­vi­lis­mo son de­ma­sia­do «se­ño­ri­tos»; se­gu­ra­men­te no sea cul­pa su­ya, pro­ba­ble­men­te los ha­ya­mos edu­ca­do así. Y es que mu­chas ve­ces la ver­da­de­ra afi­ción la tie­nen los pa­dres, que son los que se ocu­pan de su­fra­gar to­dos los gas­tos.

Los jó­ve­nes que de ver­dad ten­gan afi­ción y pre­ten­dan ini­ciar­se en es­te de­por­te sin ayu­das familiares lo tie­nen más com­pli­ca­do, pe­ro no de­ben desis­tir en su em­pe­ño, ya que afor­tu­na­da­men­te en la actualidad to­da­vía se pue­de co­rrer por po­co di­ne­ro. Los cam­peo­na­tos re­gio­na­les ofre­cen mu­chas po­si­bi­li­da­des en es­te sen­ti­do y tan­to en cir­cui­tos, co­mo en rall­yes y so­bre to­do en mon­ta­ña se pue­de com­pe­tir con unos pre­su­pues­tos muy ase­qui­bles y hay al­ter­na­ti­vas más ba­ra­tas pa­ra ini­ciar­se co­mo son los sla­lom. Ade­más en la actualidad se pue­den en­con­trar co­ches lis­tos pa­ra co­rrer ba­ra­tos y fá­ci­les de man­te­ner.

Y si com­pe­tir en co­che to­da­vía nos pa­re­ce caro, en mu­chas co­mu­ni­da­des se es­tán ins­tau­ran­do cam­peo­na­tos y prue­bas de re­sis­ten­cia por equi­pos con karts de al­qui­ler, que son real­men­te eco­nó­mi­cos. Lo im­por­tan­te es no des­ani­mar­se y re­sul­ta fun­da­men­tal apren­der a «bus­car­se la vi­da» y cen­trar to­dos los es­fuer­zos en cum­plir el sue­ño de co­rrer, aun­que al­gu­nos pre­fe­ri­rán com­prar­se un iPho­ne.

Pa­ra bien o pa­ra mal, el au­to­mo­vi­lis­mo se ha pro­fe­sio­na­li­za­do mu­cho en los úl­ti­mos tiem­pos y lo nor­mal es que pa­ra lle­gar le­jos en es­te de­por­te ha­ya que con­tar con bue­nos me­dios. Aho­ra bien, mu­chas ve­ces la fal­ta de re­cur­sos se pue­de com­pen­sar con el es­fuer­zo y la de­di­ca­ción.

ªEl au­to­mo­vi­lis­mo es un de­por­te caro, pe­ro la fal­ta de me­dios eco­nó­mi­cos se pue­de com­pen­sar mu­chas ve­ces con es­fuer­zo, de­di­ca­ción y ga­nas de bus­car­se la vi­daº.

JUAN CO­LLÍN Test y téc­ni­ca jco­llin@mpib.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.