AL RO­JO VI­VO

Automovil - - GP BÉL­GI­CA / ITA­LIA / SIN­GA­PUR - Tex­to: Juan Ignacio Eguia­ra. Fotos: Ima­go.

LA TEM­PO­RA­DA AL­CAN­ZA EL MO­MEN­TO MÁS TRAS­CEN­DEN­TE Y CALIENTE. FE­RRA­RI ATE­RRI­ZA EN CIR­CUI­TOS CLA­RA­MEN­TE FA­VO­RA­BLES A LOS IN­TERE­SES DE MA­RA­NE­LLO Y, EN EL PRI­MER EN­VI­TE, EL DE SPÁ-FRAN­COR­CHAMPS, VET­TEL NO HA DE­FRAU­DA­DO Y ACOR­TA DIS­TAN­CIAS AN­TE UN SÓ­LI­DO HAMILTON.

El Gran Pre­mio de Bél­gi­ca es­tu­vo pre­si­di­do por la re­sa­ca de un ve­rano pleno de ac­ti­vi­dad en los des­pa­chos. Nor­mal­men­te en es­ta épo­ca se re­suel­ven los con­tra­tos de ca­ra a la pró­xi­ma tem­po­ra­da, pe­ro en es­ta oca­sión el mo­vi­mien­to de pi­lo­tos y equi­pos ha si­do in­ce­san­te. Em­pe­zan­do por al­go tan inusual co­mo es la des­apa­ri­ción y lle­ga­da de otro equi­po, o lo que es lo mis­mo, la quie­bra téc­ni­ca del For­ce In­dia que tu­vo que ser res­ca­ta­da por el di­ne­ro del pa­dre de Lan­ce Stroll. Es­to ha per­mi­ti­do que la F1 no se que­da­ra sin uno de sus equi­pos más im­por­tan­tes. Y, pa­ra col­mo, en su re­na­ci­mien­to, con­si­guen el me­jor re­sul­ta­do po­si­ble. Gracias a la llu­via de en­tre­nos hi­cie­ron tercero y cuar­to pues­to, al­go in­só­li­to. Y en ca­rre­ra nada me­nos que quin­to y sex­to. Es­to les ha per­mi­ti­do con­se­guir más pun­tos que to­da la tem­po­ra­da com­ple­ta y man­te­ner un fu­tu­ro es­pe­ran­za­dor. Un fu­tu­ro por el que no pa­sa Ocon que, a pe­sar de sus bue­nas ac­tua­cio­nes, se que­da sin asien­to por la lle­ga­da al equi­po de Lan­ce Stroll.

El pi­lo­to fran­cés era cons­cien­te de es­ta ame­na­za des­de ha­ce tiempo, pe­ro pa­re­cía que te­nía ase­gu­ra­do el pues­to en Re­nault, donde iban a ba­jar a Sainz. Pe­ro un nue­vo gol­pe de tea­tro en ple­nas va­ca­cio­nes nos sor­pren­dió a to­dos. Ric­ciar­do, que ne­go­cia­ba con va­rios equi­pos de ca­ra a la pró­xi­ma tem­po­ra­da, anun­ció que se iba a Re­nault. Na­die se lo es­pe­ra­ba. El pi­lo­to aus­tra­liano co­que­tea­ba con la po­si­bi­li­dad de Fe­rra­ri si pres­cin­dían de Raik­ko­nen y, có­mo no, con que­dar­se en Red Bull donde tam­bién le que­rían. Pe­ro Re­nault le pu­so una bue­na ofer­ta en­ci­ma de la me­sa y le con­vier­te en el pri­mer pi­lo­to de un pro­yec­to que as­pi­ra a cre­cer mu­cho más. Aun­que to­do pa­sa por que los mo­to­res sean mu­cho me­jo­res de ca­ra a la pró­xi­ma tem­po­ra­da, por­que se han es­tan­ca­do un po­co fren­te a sus ri­va­les.

El si­guien­te per­ju­di­ca­do en es­ta caí­da de fichas de do­mi­nó fue Sainz. Se que­da­ba sin su op­ción pre­di­lec­ta que era con­ti­nuar en Re­nault y tam­po­co te­nía po­si­bi­li­dad de ir a Red Bull, por­que ya ha­bían anun­cia­do que apos­ta­ban por los jó­ve­nes pi­lo­tos co­mo Pie­rre Gasly. Pe­ro otro gol­pe de tea­tro agi­ta­ba los ci­mien­tos de la F1. Fer­nan­do Alonso anun­cia­ba su re­ti­ra­da de la ca­te­go­ría rei­na. Bus­ca nue­vos re­tos en la Indy y, por tan­to, de­ja un asien­to li­bre en McLa­ren. Es­ta ma­la no­ti­cia no pu­do ser me­jor pa­ra Sainz, que sin po­si­bi­li­da­des de asien­to de ca­ra al año que vie­ne, se en­cuen­tra con una ofer­ta en­ci­ma de la me­sa que ha acep­ta­do. Y su com­pa­ñe­ro se­rá se­gu­ra­men­te Ocon, que ya se va a mon­tar es­ta tem­po­ra­da en el co­che sus­ti­tu­yen­do a Van­door­ne. Aun­que los bue­nos contactos del pi­lo­to bel­ga — que no sus re­sul­ta­dos— le per­mi­ti­rán se­guir en la F1 por­que re­ca­la­rá en Sau­ber en de­tri­men­to de Erics­son. En es­te equi­po ha bri­lla­do con luz pro­pia el ta­len­to de los ta­len­tos, Le Clerc. Y la as­pi­ra­ción de que re­ca­le en Fe­rra­ri pa­re­ce que se en­fría así que le ten­drán otro año de apren­di­za­je en Haas. Una pena.

Y con es­te pa­no­ra­ma se dis­pu­tó el GP de Bél­gi­ca donde los Fe­rra­ri de­mos­tra­ron ser los me­jo­res. Aun­que una ines­pe­ra­da llu­via en la Q3 per­mi­tió a Hamilton con­se­guir su po­le nú­me­ro 78. Pe­ro una sa­li­da ma­gis­tral de Vet­tel le co­lo­có pri­me­ro y ya no se apeó de esa po­si­ción en to­da la ca­rre­ra. Au­que un ac­ci­den­te en la pri­me­ra cur­va con­di­cio­nó to­da la ca­rre­ra por­que hu­bo mu­chos im­pli­ca­dos. En­tre ellos Alonso que tu­vo que aban­do­nar. En cuan­to al Mercedes no es­ta­ba a la al­tu­ra en es­ta rá­pi­da pis­ta. Y es­to pa­re­ce un buen pre­sa­gio pa­ra Mon­za, la pis­ta más rá­pi­da del Mun­dial, donde el po­de­ro­so mo­tor Fe­rra­ri pa­re­ce que po­drá vol­ver a bri­llar. Es­to per­mi­ti­ría se­guir acor­tan­do pun­tos al pi­lo­to ale­mán fren­te a un Hamilton que no es­tá co­me­tien­do erro­res es­ta tem­po­ra­da.

VET­TEL ADE­LAN­TÓ A HAMILTON A LA PRI­ME­RA OPOR­TU­NI­DAD Y YA NO ABAN­DO­NÓ EL LI­DE­RA­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.