SUPERCOMPARATIVA

No se­rán GTi´s de pu­ra ce­pa, pe­ro sí de­por­ti­vos con ta­lan­te y ta­len­to su­fi­cien­te co­mo pa­ra que tus des­pla­za­mien­tos a dia­rio de­jen de ser co­ti­dia­nos. Cla­ro que, aun­que con pa­re­ci­dos ra­zo­na­bles, es­tos tres co­ches no de­jan de ser muy di­fe­ren­tes en sí.

Autopista - - ESTA SEMANA - RAÚL RON­CE­RO | rron­ce­ro@mpib.es FO­TOS: IS­RAEL GARDYN

Ford Fies­ta, Seat Ibi­za y Su­zu­ki Swift. No son au­tén­ti­cos GTi´s de bol­si­llo, pe­ro con al­guno de es­tos tres co­ches pue­des pa­sar muy bue­nos ra­tos.

EL 1.0 ECOBOOST SOR­PREN­DE A BA­JO RÉ­GI­MEN, PE­RO SU­PE­RA­DAS LAS 4.500 RPM TE IRÁS QUE­DAN­DO "SIN MO­TOR"

PUE­DE QUE NO SEAN AU­tén­ti­cos GTi´s de bol­si­llo, pe­ro te aseguro que con es­tos tres co­ches po­drás pa­sar muy bue­nos ra­tos. Ade­más, su cos­te de ad­qui­si­ción, uso y man­te­ni­mien­to es me­nor que los re­yes de la ca­te­go­ría y son mo­de­los con me­nos com­pro­mi­sos pa­ra usar a dia­rio. En reali­dad, no bus­ques mu­cho más en es­te seg­men­to si nos ce­ñi­mos a es­te equi­li­brio que tie­nen en cuan­to a de­fi­ni­ción de pro­duc­to o po­ten­cia, por­que mo­de­los co­mo el Hon­da Jazz, con un gran mo­tor de 130 CV o Mazda 2, con ex­ce­len­te cha­sis, no tie­nen ese ta­lan­te de los co­ches que nos ocu­pan —pron­to po­de­mos in­cluir al Cor­sa GSi, aún pen­dien­te de pro­bar—, con gran­des pa­re­ci­dos en­tre sí pe­ro, co­mo ire­mos vien­do, tam­bién muy di­fe­ren­tes en­tre ellos. PO­TEN­CIA VS SEN­SA­CIO­NES. Pe­ro, ¿y cuán­tos ca­ba­llos ha­cen fal­ta pa­ra que un co- che de es­te ti­po pue­da con­si­de­rar­se de­por­ti­vo? De­pen­de, por­que no to­do es mo­tor, tam­bién es­tá el cha­sis y su afi­na­ción, el pe­so y mu­chas otros cien­tos de va­ria­bles. De­pen­de tam­bién si se­pa­ras sen­sa­cio­nes de con­duc­ción del frío da­to de pres­ta­ción. Te­ner­lo to­do no es fá­cil —re­cuer­da que no es­ta­mos ha­blan­do de GTi´s—, pe­ro siem­pre hay ex­cep­cio­nes, y una de ellas es el Swift. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia que veo con sus otros dos ri­va­les es

que el Su­zu­ki es un co­che con­ce­bi­do así y no só­lo una pie­za más den­tro de una ga­ma glo­bal. En otro ni­vel, es­tá cla­ro, pe­ro es lo que el Fies­ta ST al res­to de ver­sio­nes de su ga­ma. En am­bos ca­sos se tra­ta de pro­duc­tos bas­tan­te es­pe­cí­fi­cos, y no só­lo afi­na­ción de un cha­sis que re­ci­be un mo­tor de cier­to ni­vel pres­ta­cio­nal, co­mo ocu­rre con es­te Fies­ta ST Li­ne e Ibi­za FR, al­go que no siem­pre tie­nes que ver co­mo al­go ne­ga­ti­vo. En es­te sen­ti­do so­bre­sa­le Seat con un Ibi­za FR de gran ca­li­dad, un mo­tor mag­ní­fi­co, un com­por­ta­mien­to ejem­plar... Lue­go es­tá la sal y la pi­mien­ta; no lle­ga al ade­re­zo del Swift, pe­ro es un co­che muy su­pe­rior en otros as­pec­tos.

Creo que me en­tien­des, pe­ro si­ga­mos. La ge­nia­li­dad de la ca­sa ja­po­ne­sa re­si­de, ade­más, en dar­le al Swift Sport ese to­que de­por­ti­vo de la "vie­ja es­cue­la" en­fo­ca­do por y pa­ra la con­duc­ción pu­ra

y, por tan­to, ca­paz de ofre­cer­te un gra­do de di­ver­sión ex­tre­mo, pe­ro to­do ello, sin de­ma­sia­dos com­pro­mi­sos; no le fal­ta ra­cio­na­li­dad de uso —ha­bi­ta­bi­li­dad al mar­gen—, ni un buen equi­pa­mien­to en ma­te­ria de se­gu­ri­dad, ni mu­cho me­nos tec­no­lo­gía, aun­que su mo­tor pue­da pa­re­cer­te el más "clá­si­co" del gru­po fren­te al tres ci­lin­dros Ecoboost de Ford o el TSi de Seat con des­co­ne­xión de ci­lin­dros. De par­ti­da, es­tá cla­ro que es­ta­mos an­te dos gru­pos di­fe­ren­cia­dos: Swift por un la­do; Ibi­za y Fies­ta por otro, pe­ro en­tre es­tos dos úl­ti­mos co­ches tam­bién hay más que ma­ti­ces por de­jar cla­ro. GA­RRA, FUER­ZA, SUA­VI­DAD. Se­gu­ro que ima­gi­nas quién es quién. Es me­ri­to­rio el tra­ba-

jo he­cho por Ford con es­te pe­que­ño gran mo­tor, ca­paz de ofre­cer un em­pu­je tan lleno a ba­jo y me­dio ré­gi­men que apos­ta­ría a que aca­ba­rás le­van­tan­do el ca­pó pa­ra con­tar sus ci­lin­dros y com­pro­bar su ta­ma­ño. Su me­jor vir­tud en uso co­ti­diano es que es un pro­pul­sor muy “al­go­do­na­do” y un­to­so, pe­ro tam­bién es así en su for­ma de en­tre­gar la po­ten­cia aun cuan­do tie­ne gran ne­ce­si­dad de so­bre­ali­men­ta­ción pa­ra al­can­zar tal ren­di­mien­to. Pe­se a ello, tie­ne una elas­ti­ci­dad pro­di­gio­sa y te sor­pren­de­ría lo bien que mue­ve su úl­ti­mo par de mar­chas, pe­ro con tan ba­ja ci­lin­dra­da siem­pre hay com­pro­mi­sos: esa con­sis­ten­cia que sí tie­ne en ba­jos y man­tie­ne muy bien en me­dios se di­lu­ye de­ma­sia­do rá- pi­do, y a po­co que te acer­ques a su úl­ti­mo ter­cio de gi­ro útil, ad­ver­ti­rás que te vas que­dan­do "sin mo­tor".

Jus­to lo con­tra­rio le ocu­rre al TSi de Seat. Si su pro­gre­sión es bri­llan­te has­ta 3.000 rpm, sin al­ti­ba­jos, con un re­fi­na­mien­to su­pre­mo por su re­gu­la­ri­dad y esa jus­ta in­tru­sión me­cá­ni­ca en el ha­bi­tácu­lo que, sin lle­gar a ha­cer­lo mo­les­to, ade­re­za un pe­lín el am­bien­te, aun­que no tan­to co­mo el 1.4 Tur­bo del Swift, el me­nos re­fi­na­do. A par­tir de me­dio ré­gi­men, apre­cia­rás que es el mo­tor con más y me­jo­res pul­mo­nes, más in­clu­so que el mo­tor ja­po­nés aun­que el con­jun­to, por di­fe­ren­tes fac­to­res, es me­nos de­por­ti­vo. Co­mo el del Swift, tie­ne una muy bue­na cua­li­dad en

uti­li­za­ción "al ata­que": por en­ci­ma de 4.500 rpm dis­pon­drás de más del 80 por cien­to de su po­ten­cia, sin ba­ches en su pro­gre­sión has­ta el cor­te de en­cen­di­do. Pe­ro aquí sí, esa ma­yor es­pe­cia­li­za­ción del Swift Sport, con un ajus­te de trans­mi­sión mu­cho más cor­to y ce­rra­do, po­ne la guin­da a un con­jun­to que pa­re­ce con­ce­bi­do pa­ra nues­tras ca­rre­te­ras de mon­ta­ña: sus mar­chas in­ter­me­dias tie­nen una re­la­ción in­ter­na y sal­tos per­fec­tos pa­ra po­der apro­ve­char al cien por cien el mo­tor sa­lien­do de la zo­na de má­xi­mo em­pu­je, mien­tras que el 1.5 TSi tie­ne que "le­van­tar" una y otra vez sal­tos ma­yo­res, al­go que por muy bue­na pe­ga­da y con­sis­ten­cia que ten­ga exi­ge ma­yor an­ti­ci­pa­ción y par­ti­ci­pa­ción por par­te del con­duc­tor, aun­que afor­tu­na­da­men­te, su ejem­plar aplo­mo, efec­ti­vi­dad y fa­ci­li­dad de con­duc­ción te va a per­mi­tir que pue­das des­viar más pun­tos de aten­ción al mo­tor que, por ejem­plo, el Swift, de reac­cio­nes más rá­pi­das y vio­len­tas.

Pa­ra­da téc­ni­ca pa­ra es­pe­rar al ya al­go re­le­ga­do Fies­ta. Aun­que sus pres­ta­cio­nes son más que dig­nas, al fi­nal por me­ro ta­lan­te me­cá­ni­co desis­tes de se­guir el rit­mo de sus dos ri­va­les.

EL SWIFT NO REAC­CIO­NA DE FOR­MA VIO­LEN­TA, PE­RO SU TREN DE­LAN­TE­RO NO AD­MI­TE BIEN EL AS­FAL­TO DE­GRA­DA­DO

Tam­po­co en­cuen­tras en el Ecoboost cla­ras ven­ta­jas por su con­cep­ción téc­ni­ca de ca­ra al con­su­mo, ya sea en uti­li­za­ción nor­mal o en con­duc­ción rá­pi­da. Por­que a un rit­mo in­fe­rior a 8 l/100 km, con Swift e Ibi­za ya te ha­brás po­di­do qui­tar el óxido de en­ci­ma dis­fru­tan­do de lo lin­do, mien­tras que los 13 l/100 km ex­pri­mien­do al cien por cien el mo­tor del co­che ja­po­nés es­ta­ble­cen el me­jor pun­to de equi­li­brio del trío; al Ibi­za le cues­ta en torno a un par de li­tros más se­guir su mis­mo rit­mo... Y al Fies­ta, sen­ci­lla­men­te, ha­bría que se­guir es­pe­rán­do­le de cru­ce en cru­ce.

LA DEL­GA­DA LÍ­NEA RO­JA. ST-Li­ne su­po­ne un mí­ni­mo gra­do de op­ti­mi­za­ción de cha­sis so­bre un co­che de com­por­ta­mien­to real­men­te bueno... Mue­lles al­go más ba­jos, amor­ti­gua­do­res un po­co más fir­mes o re­ajus­tes en la di­rec­ción. Afi­na­ción real­men­te ex­cep­cio­nal co­mo Fies­ta, pe­ro no tan­to co­mo va­rian­te de­por­ti­va: la amor­ti­gua­ción me si­gue pa­re­cien­do de­ma­sia­do suel­ta y aun­que es un co­che de tra­yec­to­ria muy pre­ci­sa, tie­ne mu­chos mo­vi­mien­tos pa­rá­si­tos al cam­bio de di­rec­ción. Seat ha tra­ba­ja­do en una lí­nea más o me­nos si­mi­lar, pe­ro de ma­ne­ra mu­cho más acer­ta­da sin per­der en ab­so­lu­to su equi­li­brio co­mo co­che pa­ra to­do. Su ma­yor cua­li­dad es, sin du­da, su fa­ci­li­dad de con­duc­ción, a la que su­ma una amor­ti­gua­ción muy bien ca­li­bra­da, un tren de­lan­te­ro hí­per pre­ci­so o al­tí­si­ma es­ta­bi­li­dad li­neal. Mien­tras que el Swift es, pa­ra bien o pa­ra mal, un de­por­ti­vo de "otra li­ga", al que le tie­nes que per­do­nar, por ejem­plo, vio­len­tos re­bo­tes de di­rec­ción y con el que, por su ta­ma­ño, pe­so y pro­yec­ción so­bre el sue­lo, ofre­ce reac­cio­nes mu­cho más ági­les, vi­vas —que no vio­len­tas— y tam­bién sen­sa­cio­nes más me­cá­ni­cas o di­rec­tas. No es pa­ra na­da un co­che crí­ti­co, vio­len­to o es­tre­san­te de con­du­cir por­que, de he­cho, su "al den­te" amor­ti­gua­ción es­tá le­jos de ser in­su­fri­ble, pe­ro el de Seat se acerca mu­cho más a él en el apar­ta­do di­ná­mi­co de lo que lo ha­ce el Swift Sport al Ibi­za FR en ca­li­dad glo­bal.

SWIFT SPORT: DE­POR­TI­VO "DE LI­BRO" Pa­ra que un co­che sea de­por­ti­vo se ne­ce­si­ta, co­mo po­co, un buen ni­vel de po­ten­cia, unos bue­nos fre­nos, que no so­bren ki­los y que sus desa­rro­llos de cam­bio es­tén bien ajus­ta­dos. El Swift Sport con­ju­ga a la per­fec­ción to­dos es­tos ele­men­tos.

AYU­DAS MÁS INTRUSIVAS En con­duc­ción rá­pi­da, el Fies­ta ST-Li­ne es el mo­de­lo con los um­bra­les más ba­jos en sus con­tro­les de trac­ción y es­ta­bi­li­dad.

ES­TRE­CHOS Los asien­tos de­lan­te­ros del Fies­ta ST-Li­ne son al­go pe­que­ños de es­pal­da y apo­yo de pier­nas. Atrás, mis­ma co­ta de pier­nas que el Swift.

SUA­VI­DAD FIES­TA Muy buen tac­to de di­rec­ción aun­que, pa­ra un mo­de­lo con su orien­ta­ción, no tan­to de cam­bio y otros man­dos co­mo em­bra­gue o freno.

EL MÁS PO­LI­VA­LEN­TE El Ibi­za es, de su ca­te­go­ría, uno de los co­ches más apro­ve­cha­bles y con me­jo­res co­tas de ha­bi­ta­bi­li­dad en las pla­zas pos­te­rio­res.

SIN CAM­BIOS Ex­cep­to el TGi, to­dos los Ibi­za cu­bi­can la mis­ma ca­pa­ci­dad de ma­le­te­ro, 330 li­tros que es­tán le­jos de ser la re­fe­ren­cia en la ca­te­go­ría.

PER­FEC­TO La pos­tu­ra de con­duc­ción del Ibi­za es, sen­ci­lla­men­te, per­fec­ta. Tam­bién la que me­jor se adap­ta a di­fe­ren­tes ta­llas por su am­plia re­gu­la­ción de vo­lan­te y pe­da­les. Bue­nos ajus­tes y tac­to de man­dos en ge­ne­ral.

Ca­si tan rá­pi­do co­mo el Swift Sport y ca­si tan có­mo­do co­mo el Fies­ta... El Ibi­za FR re­pre­sen­ta el me­jor pun­to de equi­li­brio por cha­sis, pres­ta­cio­nes, con­fort, ca­li­dad y po­li­va­len­cia.

ORI­GI­NAL No ten­drá los me­jo­res ma­te­ria­les, pe­ro es­tá bien con­ce­bi­do y or­de­na­do y pa­re­ce aguan­tar bien el pa­so del tiem­po. Pe­se al ta­ma­ño del Swift, ad­mi­te bien con­duc­to­res de bas­tan­te al­tu­ra. Su equi­pa­mien­to de se­rie es, tam­bién, muy com­ple­to.

XXXX XXXXXXX Xxxxxxxx xxxxxxxx. Xxxx xxx. Xxxx xxxxxxxx­xXx xxxxxx? Xxxxx xxx xx xxxxxxxxx xxxxxxxx.

GRAN MO­TOR No es tan re­fi­na­do co­mo el 1.5 TSi, pe­ro por tac­to y res­pues­ta, es el mo­tor más de­por­ti­vo de to­dos. Des­de 4.000 rpm dis­po­ne ya de va­lo­res má­xi­mos de po­ten­cia y rin­dien­do más de 140 CV reales du­ran­te 2.000 rpm más. BIEN IN­FOR­MA­DO Acer­ta­dos re­lo­jes analó­gi­cos con cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes des­ta­ca­do en ro­jo, jun­to a una muy com­ple­ta in­for­ma­ción en su pan­ta­lla di­gi­tal cen­tral.

FAL­TA AFI­NA­CIÓN La ba­se es ex­ce­len­te, pe­ro el Fies­ta ST-Li­ne no es­con­de una de­por­ti­va evo­lu­ción de cha­sis: aun­que sus lí­mi­tes son muy al­tos, la sus­pen­sión si­gue sien­do ex­ce­si­va­men­te blan­da.

DI­VER­TI­DO Si el as­fal­to es­tá en buen es­ta­do, el Swift Sport va so­bre raí­les. En ca­so con­tra­rio, los re­bo­tes del tren de­lan­te­ro son bas­tan­te fre­cuen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.