DE LO UR­GEN­TE A LO IM­POR­TAN­TE, CÓ­MO AN­DAR EL CA­MINO

AutoRevista - - Opinión -

Es­pa­ña cuen­ta con una po­si­ción re­le­van­te en el mer­ca­do de la au­to­mo­ción, sin em­bar­go, man­te­ner a fu­tu­ro es­ta po­si­ción y, so­bre to­do, la con­tri­bu­ción del sec­tor a nues­tro PIB y al vo­lu­men de ex­por­ta­ción no es ta­rea fá­cil.

A pe­sar de ser un ejem­plo a se­guir pa­ra otros sec­to­res in­dus­tria­les, tan­to en la ge­ne­ra­ción de em­pleo co­mo en el desa­rro­llo de pro­ce­sos avan­za­dos, lo cier­to es que no he­mos he­cho los de­be­res en el desa­rro­llo de pro­duc­to. Con­ta­mos con im­por­tan­tes res­tric­cio­nes lo­gís­ti­cas frente a otros fo­cos po­ten­cia­les de pro­duc­ción y en mu­chos ca­sos, por des­gra­cia, las de­ci­sio­nes so­bre el fu­tu­ro de nues­tras fá­bri­cas se to­man fue­ra de nues­tras fron­te­ras. La pri­me­ra re­fle­xión es que só­lo in­no­van­do tan­to en pro­ce­so co­mo en pro­duc­to, con­se­gui­re­mos man­te­ner nues­tra po­si­ción en es­te mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo. En 2017, ya ca­si na­die du­da de que nos en­fren­ta­mos a cam­bios di­fí­ci­les de ima­gi­nar que van a trans­for­mar pro­fun­da­men­te el sec­tor. Apa­re­ce­rán nue­vos ac­to­res po­si­ble­men­te ubi­ca­dos muy lejos y otros de­sa­pa­re­ce­rán o se rein­ven­ta­rán. La tec­no­lo­gía es­ta­ble­ce­rá nue­vos mar­cos de re­la­ción en las ca­de­nas de su­mi­nis­tro. Las es­truc­tu­ras or­ga­ni­za­ti­vas evo­lu­cio­na­rán pa­ra adap­tar­se a to­dos es­tos cam­bios y ser ro­tun­da­men­te más ági­les tan­to en el flu­jo de in­for­ma­ción co­mo en la to­ma de de­ci­sio­nes. Los pro­ce­sos ten­drán un con­te­ni­do de mano de obra me­nos in­ten­si­va y, por con­si­guien­te, la ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va no se ba­sa­rá en la pro­duc­ti­vi­dad y en la re­duc­ción de cos­tes, sino en la ca­pa­ci­dad de in­no­var de una for­ma di­fe­ren­te lle­van­do las per­so­na­li­za­cio­nes al ex­tre­mo y apro­ve­chan­do to­das las op­cio­nes que nos da la tec­no­lo­gía. Di­gi­ta­li­za­ción y ro­bo­ti­za­ción hu­ma­noi­de es­tán ca­da vez más pró­xi­mas a nues­tras fá­bri­cas. La com­bi­na­ción de am­bas, jun- to con la apli­ca­ción de tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras, pro­por­cio­na­rán una ven­ta­ja a las em­pre­sas que apues­ten por re­plan­tea­mien­tos pro­fun­dos de sus pro­ce­sos in­dus­tria­les (a las de­más só­lo les apor­ta­rán pro­ble­mas se­rios de com­pe­ti­ti­vi­dad). Ha­blar de pro­fun­di­dad su­po­ne te­ner una vi­sión ho­lís­ti­ca de las puer­tas que se abren pa­ra crear va­lor aña­di­do en pro­duc­tos y pro­ce­sos o re­plan­tear nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio apor­tan­do va­lor me­dian­te ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios al ne­go­cio tra­di­cio­nal. Se tra­ta de crear de for­ma dis­tri­bui­da en­tre to­das las per­so­nas, y ge­ne­ra­li­za­da en prác­ti­ca­men­te to­das las fa­ses de di­se­ño y fa­bri­ca­ción. Ac­tual­men­te hay im­plan­ta­dos del or­den de 980 ro­bots por ca­da 10.000 tra­ba­ja­do­res, y es­to no ha he­cho más que em­pe­zar. Que­ra­mos o no, es­te ra­tio va a in­cre­men­tar(se) sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. La bue­na no­ti­cia es que las re­la­ti­va­men­te po­cas per­so­nas que tra­ba­jen en las in­dus­trias avan­za­das de­be­rán te­ner un gran ni­vel téc­ni­co y de in­te­li­gen­cia que for­zo­sa­men­te va a per­mi­tir crear una se­rie de ac­cio­nes es­tra­té­gi­cas y tác­ti­cas con­cu­rren­tes y coor­di­na­das.) Si al­go de ver­dad tras­cen­den­te van a fa­ci­li­tar las TICs so­fis­ti­ca­das y los mo­de­los ma­te­má­ti­cos aso­cia­dos, se­rá jus­to esa po­si­bi­li­dad de ser si­nér­gi­cos en tiem­po real, y a la vez con­sis­ten­tes con plan­tea­mien­tos es­tra­té­gi­cos de ma­yor ni­vel. En la in­ge­nie­ría de di­se­ño, la que pri­mor­dial­men­te (que no úni­ca­men­te) crea los pro­duc­tos, se ha­ce for­zo­so nor­ma­li­zar y ha­cer na­tu­ral un flu­jo de va­lor téc­ni­co dis­tri­bui­do en­tre su gen­te, de ma­ne­ra que se apro­ve­che, y ar­ti­cu­le la crea­ti­vi­dad de mu­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.