Los cin­co es­tre­llas

Autovía - - MAGAZINE -

La tec­no­lo­gía jue­ga a fa­vor de la se­gu­ri­dad vial y los dis­po­si­ti­vos ca­da vez son más ver­sá­ti­les, tie­nen más pre­ci­sión y ma­yor al­can­ce. Es­tas son las dos úl­ti­mas ad­qui­si­cio­nes de la DGT que po­de­mos encontrar en nues­tras ca­rre­te­ras.

Traf­fic Eye, el ojo que to­do lo ve

Has­ta aho­ra, al tra­mi­tar­se una de­nun­cia por ve­lo­ci­dad, tam­bién se com­pro­ba­ban otras in­frac­cio­nes como si la ITV o el se­gu­ro obli­ga­to­rio es­ta­ban en re­gla. Aho­ra exis­ten cá­ma­ras de trá­fi­co tan so­fis­ti­ca­das que pue­den cap­tar cual­quier ti­po de irre­gu­la­ri­dad. Cien­tos de ojos nos vigilan per­ma­nen­te­men­te es­cru­tán­do­nos de for­ma alea­to­ria y, en­tre ellos, Traf­fic Eye es la gran re­ve­la­ción. Se tra­ta de un sis­te­ma «to­do en uno» que in­te­gra en un mis­mo equi­po cá­ma­ra de al­ta re­so­lu­ción, ilu­mi­na­ción de leds in­fra­rro­jos, uni­dad de pro­ce­so y la elec­tró­ni­ca de con­trol. Con ca­pa­ci­da­des de re­co­no­ci­mien­to de ima­gen, pue­den cap­tar en­tre 25 y 50 por se­gun­do y ba­jo cual­quier con­di­ción: a al­tas ve­lo­ci­da­des (has­ta 200 km/h), con trá­fi­co den­so, en con­di­cio­nes de luz o me­teo­ro­ló­gi­cas des­fa­vo­ra­bles... Es­tas cá­ma­ras son ca­pa­ces de cap­tar in­fi­ni­dad de in­frac­cio­nes: si el con­duc­tor ha­bla por el mó­vil, si él o los pa­sa­je­ros lle­van pues­to el cin­tu­rón, si hay un animal fue­ra del trans­por­tín, si al­gún ni­ño via­ja sin su si­lla ade­cua­da, si cir­cu­la en sen­ti­do con­tra­rio, si pa­ra en zo­na prohi­bi­da o in­clu­so si cir­cu­la por una zo­na li­mi­ta­da sin acre­di­ta­ción. Se pue­den mon­tar como cá­ma­ras fi­jas en las ca­rre­te­ras y se­má­fo­ros, pe­ro tam­bién pue­den in­cor­po­rar­se a cual­quier tu­ris­mo o mo­to. Se­gún Tra­de­se­gur, la em­pre­sa dis­tri­bui­do­ra de Traf­fic Eye, ya hay ins­ta­la­das más 150 cá­ma­ras de es­te ti­po por to­da Es­pa­ña, la ma­yor par­te de ellas en ca­rre­te­ras se­cun­da­rias don­de más ac­ci­den­tes mor­ta­les se pro­du­cen.

Mul­ta­ra­dar C, el «in­vi­si­ble»

Es el ci­ne­mó­me­tro de on­das más avan­za­do de los que dis­po­ne Trá­fi­co. Su ob­je­ti­vo es que no se le es­ca­pe ni uno, por ello es ca­paz de cap­tar in­frac­cio­nes de ve­lo­ci­dad en seis ca­rri­les a la vez, in­de­pen­dien­te­men­te de la di­rec­ción. Ade­más, no so­lo es al­ta­men­te efi­caz mon­ta­do en los pos­tes de la ca­rre­te­ra, tam­po­co tiene pro­ble­mas en cap­tar la ma­trí­cu­la de los in­frac­to­res mon­ta­do en un vehícu­lo a al­ta ve­lo­ci­dad. En es­te ca­so, como no cuen­ta con la clá­si­ca an­te­na ex­te­rior en for­ma de cono, si es­tá ins­ta­la­do en un co­che te se­rá más di­fí­cil re­co­no­cer­lo. Pe­ro la ca­rac­te­rís­ti­ca que trae de ca­be­za a aque­llos que se sal­tan la ley y lle­van de­tec­to­res de ra­da­res (re­cuer­da que es­tán prohi­bi­dos des­de 2014 ba­jo sanciones que as­cien­den a 200 eu­ros y la pér­di­da de tres pun­tos, que au­men­tan a 6.000 eu­ros más la re­ti­ra­da de seis pun­tos en el ca­so de los in­hi­bi­do­res ca­pa­ces de anu­lar la se­ñal del ra­dar), es que emi­te unas on­das de al­ta fre­cuen­cia tan ba­jas que pa­san des­aper­ci­bi­das pa­ra es­tos dis­po­si­ti­vos, por lo que re­sul­ta prác­ti­ca­men­te in­de­tec­ta­ble, por eso se le co­no­ce con el so­bre­nom­bre de «el in­vi­si­ble».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.