¿Rivales?

i30 y Golf se en­fren­tan con dos ape­te­ci­bles ver­sio­nes de ga­so­li­na, don­de efi­cien­cia, pres­ta­cio­nes y agra­do de uso son los ingredientes prin­ci­pa­les. ¿Pue­de el mo­de­lo co­reano plan­tar ca­ra a la re­fe­ren­cia eu­ro­pea?

Autovía - - COMPARATIVA - PA­BLO MA­LLO pma­llo@mpib.es

No es nin­gún se­cre­to que Hyun­dai tiene en el pun­to de mi­ra a las mar­cas más con­so­li­da­das. Ha­ce tiempo que pa­só de ser una al­ter­na­ti­va ªlow cos­tº a ofre­cer con­vin­cen­tes pro­duc­tos ca­pa­ces de ri­va­li­zar con los eu­ro­peos, y el com­pac­to i30, que apun­ta a la ca­te­go­ría más com­pe­ti­ti­va de to­das, es se­gu­ra­men­te la me­jor prue­ba de ello.

Sin re­nun­ciar a na­da

Con per­mi­so de las de­por­ti­vas ver­sio­nes N y N Per­for­man­ce, de 250 y 275 CV, res-

pec­ti­va­men­te, el i30 1.4 T-GDi DCT se en­cuen­tra en la zo­na al­ta de su ga­ma. Cuen­ta con un pres­ta­cio­nal mo­tor de ga­so­li­na que apor­ta mu­cha sua­vi­dad y agra­do de uso, uni­do a un cam­bio de do­ble em­bra­gue y, en es­te aca­ba­do, acom­pa­ña­do de un com­ple­to equi­pa­mien­to de se­rie. El Golf, por su par­te, re­cien­te­men­te ha es­tre­na­do esta efi­cien­te mo­to­ri­za­ción 1.5 TSI Evo, que sus­ti­tu­ye al an­te­rior 1.4 TSI. En su ca­so, tam­bién in­cor­po­ra cam­bio DSG de 7 ve­lo­ci­da­des, re­vi­sa­do res­pec­to al an­te­rior y con un fun­cio­na­mien­to li­ge­ra­men­te di­fe­ren­te. Su mo­tor es in­clu­so más re­fi­na­do y se­do­so que el del Hyun­dai, tam­bién por­que es­tá me­jor ais­la­do acús­ti­ca­men­te Ð res­pec­to al 1.4 TSI tam­bién re­sul­ta más si­len­cio­soÐ , ade­más cuen­ta con al­go más de po­ten­cia y una ma­yor ca­pa­ci­dad pa­ra em­pu­jar en la zo­na al­ta de cuen­ta­vuel­tas. Adi­cio­nal­men­te, ha­ce uso de un sis­te­ma de des­co­ne­xión de ci­lin­dros pen­sa­do pa­ra lo­grar un ma­yor aho­rro de com­bus­ti­ble si se dan las con­di­cio­nes apro­pia­das. Cuan­do se des­ac­ti­van dos de sus ci­lin­dros el so­ni­do va­ría li­ge­ra­men­te, pe­ro es un cam­bio

bas­tan­te dis­cre­to que só­lo se no­ta a muy ba­ja ve­lo­ci­dad, ge­ne­ral­men­te en tra­yec­tos ur­ba­nos o atas­cos, que son las si­tua­cio­nes don­de más ac­túa el sis­te­ma... siem­pre que sea­mos cui­da­do­sos con el ace­le­ra­dor. Es di­fí­cil sa­ber has­ta qué pun­to es res­pon­sa­ble esta fun­ción en las ci­fras de con­su­mo, que en cual­quier ca­so son muy ba­jas pa­ra tra­tar­se de un mo­tor de ga­so­li­na de es­te nivel de po­ten­cia. En ca­rre­te­ra es don­de más ven­ta­ja sa­ca com­pa­ra­do con el Hyun­dai, un li­tro de di­fe­ren­cia Ð 5,2 fren­te a 6,2 l/100 km, res­pec­ti­va­men­teÐ , in­fluen­cia­do sin duda por unos desa­rro­llos del cam­bio un po­co más lar­gos, y por­que cuen­ta con fun­ción de cir­cu­la­ción por iner­cia, que se ac­ti­va en ca­so de co­nec­tar el modo ªe­coº.

Sua­ve efi­ca­cia

En cuan­to a su con­duc­ción, una de las di­fe­ren­cias más sig­ni­fi­ca­ti­vas vie­ne da­da por al­gu­nos ma­ti­ces de sus res­pec­ti­vas trans­mi­sio­nes. Aunque es­tá bien re­suel­to, el cam­bio del Hyun­dai es me­nos pre­de­ci­ble, ya que en al­gu­na oca­sión el gra­do de pa­ti­na­mien­to del em­bra­gue al do­si­fi­car la arran­ca­da no es el que es­pe­ras, o, al cam­biar a una mar­cha su­pe­rior cuan­do es­tás ace­le­ran­do a fon­do, re­sul­ta más len­to (tar­da en des­em­bra­gar y, al mis­mo tiempo, in­te­rrum­pe el em­pu­je del mo­tor mien­tras lo ha­ce, qui­zá en bus­ca de una ma­yor sua­vi­dad, o pa­ra con­ser­var el em-

bra­gue). En ge­ne­ral, las le­yes de fun­cio­na­mien­to del cam­bio del Golf pa­re­cen es­tar más evo­lu­cio­na­das, como si de an­te­mano co­no­cie­ra me­jor tus in­ten­cio­nes, no só­lo evi­tan­do cier­tos cam­bios in­ne­ce­sa­rios, sino tam­bién adap­tán­do­se a tu estilo de con­duc­ción con más de na­tu­ra­li­dad. Tam­bién tiene sus pe­cu­lia­ri­da­des, pe­ro re­sul­ta fá­cil acos­tum­brar­se. Por ejem­plo, al ini­ciar la mar­cha de for­ma sua­ve, ape­nas uti­li­za la 1ã du­ran­te unos po­cos ins­tan­tes, úni­ca­men­te pa­ra rom­per la iner­cia ini­cial, y cam­bia a 2ãcon una ra­pi­dez inusi­ta­da, en mu­chas oca­sio­nes a tan só­lo 3 km/h. Esta es­tra­te­gia mi­ni­mi­za la fa­se que po­dría­mos de­fi­nir como de arran­ca­da, que sue­le ser la me­nos gra­ti­fi­can­te en un cam­bio de es­te ti­po de­bi­do a la fal­ta de pro­gre­si­vi­dad res­pec­to a una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca con con­ver­ti­dor de par, en la que sue­les te­ner un ma­yor con­trol de la ace­le­ra­ción ini­cial. Una vez en ca­rre­te­ra, y cuan­do el rit­mo de mar­cha es más di­ná­mi­co, el ac­cio­na­mien­to ma­nual/se­cuen­cial del cam­bio Ð ya sea por me­dio de las le­vas del vo­lan­te o con la pro­pia pa­lan­caÐ per­mi­te que te im­pli­ques en la con­duc­ción, ga­ran­ti­zan­do cam­bios de mar­cha muy rá­pi­dos y sua­ves, y con el co­rres­pon­dien­te gol­pe de gas en las re­duc­cio­nes. Sus mo­to­res son bas­tan­te si­len­cio­sos, por lo que su so­ni­do, sal­vo que gi­ren muy al­tos de vuel­tas, que­da eclip­sa­do por el rui­do de ro­da­du­ra de los neu­má­ti­cos. Por es­te

mo­ti­vo re­sul­ta útil el in­di­ca­dor de mar­cha in­ser­ta­da que hay en el cua­dro de ins­tru­men­tos, si bien en el ca­so del i30, que­da so­bres­cri­to por el in­di­ca­dor de mar­cha re­co­men­da­da, que im­pi­de ver la ve­lo­ci­dad que es­tá in­ser­ta­da en ese mo­men­to ca­da vez que te acon­se­ja su­bir una o dos mar­chas.

Equi­li­brio y con­fort

Como no po­día ser de otra ma­ne­ra, am­bos cuen­tan con va­rios mo­dos de con­duc­ción, que afec­tan a la du­re­za de la di­rec­ción, res­pues­ta del ace­le­ra­dor y le­yes del cam­bio. En el Golf, en ca­so de equi­par amor­ti­gua­do­res adap­ta­ti­vos Ð no era el ca­so de nues­tra uni­dad de prue­ba­sÐ , su ta­ra­do tam­bién se ve afec­ta­do por el pro­gra­ma se­lec­cio­na­do. La sus­pen­sión del Hyun­dai es más con­for­ta­ble, y no por ello pres­cin­de de un com­por­ta­mien­to bri­llan­te gra­cias a un tren tra­se­ro que pue­de ser bas­tan­te di­rec­cio­nal en apo­yo, apor­tan­do al mis­mo tiempo bas­tan­te pre­ci­sión, aplo­mo y con­fian­za. Úni­ca­men­te muy al lí­mi­te el Golf re­sul­ta más con­sis­ten­te y pre­ci­so, con mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría más con­tro­la­dos, que se tra­du­cen en una ma­yor es­ta­bi­li­dad a rit­mos muy ele­va­dos. El nivel es muy al­to en los dos, y lo mis­mo ocu­rre con unas op­cio­nes de equi­pa­mien­to de lo más so­fis­ti­ca­das.

Vo­lan­te de­por­ti­vo, ta­pi­ce­ría y pe­da­les de alu­mi­nio for­man par­te del pack R-Li­ne, que tam­bién apor­ta una es­té­ti­ca ex­te­rior más de­por­ti­va y equi­pa­mien­tos es­pe­cí­fi­cos. Volks­wa­gen

El cua­dro di­gi­tal y la elec­ción de los ma­te­ria­les ha­cen que el in­te­rior del Golf re­sul­te muy ac­tual. La pos­tu­ra de con­duc­ción es per­fec­ta y la bue­na vi­si­bi­li­dad ha­cia to­dos los án­gu­los ha­ce que rá­pi­da­men­te te en­cuen­tres có­mo­do.

La pos­tu­ra de con­duc­ción es­tá bas­tan­te con­se­gui­da y to­dos los man­dos que­dan muy a mano. Hyun­dai

En­tre sus equi­pa­mien­tos dis­po­ni­bles, no fal­tan asien­tos eléc­tri­cos con ca­le­fac­ción, ven­ti­la­ción y me­mo­ria, ta­pi­ce­ría de piel, vo­lan­te ca­le­fac­ta­do, lla­ve in­te­li­gen­te o un com­ple­to sis­te­ma mul­ti­me­dia. Las pla­zas tra­se­ras del i30 re­sul­tan desaho­ga­das.

La amor­ti­gua­ción, al­go más fir­me, le otor­ga cier­ta ven­ta­ja al Golf en con­duc­ción muy di­ná­mi­ca.

Hyun­dai

De for­mas re­gu­la­res, el ma­le­te­ro del Golf per­mi­te or­ga­ni­zar la car­ga con muy buen apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio. En el vo­lan­te se agru­pan man­dos pa­ra ma­ne­jar el con­trol de cru­ce­ro ac­ti­vo, el or­de­na­dor de via­je o la con­fi­gu­ra­ción del cua­dro di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.