Sin fi­su­ras

El Ceed es­tre­na ter­ce­ra generación y se con­vier­te en un rival de pe­so pa­ra cual­quier com­pac­to ge­ne­ra­lis­ta. Y sí, VW Golf in­clui­do.

Autovía - - CONTACTOS - LUIS M. VI­TO­RIA lm­vi­to­ria@mpib.es

Kia aco­me­te la re­no­va­ción de sus co­ches del segmento com­pac­to. Hoy, el Ceed (sí, ya sin apos­tro­fo, pa­ra ha­cer­le a Goo­gle to­do más fá­cil); ma­ña­na, el Sportage. Pa­ra ver al SUV ha­brá que es­pe­rar unos me­ses, al igual que ocu­rri­rá con al­gu­nas de las ca­rro­ce­rías de la fa­mi­lia del tu­ris­mo com­pac­to, pe­ro ya he­mos po­di­do con­du­cir, por pri­me­ra vez li­bre de ca­mu­fla­je, la ca­rro­ce­ría de cin­co puer­tas. Se­rá la que se lle­va­rá el ma­yor porcentaje de ven­tas, por de­lan­te del ya pre­vis­to fa­mi­liar, de 4,60 m y con un ma­le­te­ro de 625 li­tros; el fu­tu­ro y pro­me­te­dor shoo­ting bra­ke pa­ra fi­na­les de año y una po­si­ble ver­sión cam­pe­ra.

Tie­ne el pri­mer Ceed, que se es­tre­na con el for­ma­to de cin­co puer­tas, unas di­men­sio­nes se­me­jan­tes a las de su an­te­ce­sor, den­tro de las que só­lo se reasig­nan el ta­ma­ño de los vo­la­di­zos: lo que dis­mi­nu­ye el de­lan­te­ro, cre­ce el tra­se­ro y, así, el ma­le­te­ro pa­sa de 380 a 395 li­tros. La dis­tan­cia en­tre ejes y la geo­me­tría de sus­pen­sio­nes tam­bién re­pi­ten.

Ade­más, es­te co­che di­bu­ja­do por el ale- mán Pe­ter Schre­yer (el pa­dre del Audi TT y que le da un ai­re de A3), sigue cons­tru­yén­do­se so­bre la pla­ta­for­ma K2, la mis­ma que usa el Hyun­dai i30.

Con una ca­rro­ce­ría tan se­me­jan­te es ló­gi­co su­po­ner que la ha­bi­ta­bi­li­dad no va­ría mu­cho res­pec­to a la se­gun­da generación del Ceed. Y así es. Por eso sus co­tas in­te­rio­res es­tán por en­ci­ma de la me­dia, con la sal­ve­dad del es­pa­cio lon­gi­tu­di­nal. En cuan­to al ma­le­te­ro, el cre­ci­mien­to no lle­ga a tan­to co­mo pro­me­te la mar­ca, aun­que sí de­tec­ta­mos en nues­tras pri­me­ras me­di­cio­nes un le­ve au­men­to de la ca­pa­ci­dad: de unos 25 li­tros.

Cumple con no­ta en equi­pa­mien­to gra­cias a ha­ber­se pues­to al día en cuan­to a ayu­das a la con­duc­ción has­ta el pun­to de que pue­de al­can­zar el ni­vel 2 de con­duc­ción au­tó­no­ma en vías rá­pi­das. Esto lo lo­gra gra­cias a un sis­te­ma de ayu­da al man­te­ni­mien­to en el ca­rril de fun­cio­na­mien­to ejem­plar Ð de se­rie des­de el ni­vel bá­si­co, el Con­cep­tÐ y un con­trol de ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro in­te­li­gen­te muy efec­ti­vo. Ade­más, to­dos los Ceed cuen­tan de fá­bri­ca con el sis­te­ma de de­tec­ción de fa­ti­ga, la ad­ver­ten­cia de al­can­ce o el asis­ten­te di­ná­mi­co de lu­ces y, en el es­ca­lón más al­to Ð Emo­tion, has­ta la lle­ga­da de los GT Li­ne y GT, és­tos úl­ti­mos con el mo­tor 1.6 T-GDIÐ , su­man la de­tec­ción de vehícu­los en el án­gu­lo muer­to, el re­co­no­ci­mien­to de se­ña­les de li­mi­ta­ción de ve­lo­ci­dad o la asis­ten­cia al apar­ca­mien­to.

Cla­se su­pe­rior

La re­vi­sión a fon­do de la pla­ta­for­ma K2, par­ti­cu­lar­men­te so­bre di­rec­ción o sus­pen­sio­nes, le ha per­mi­ti­do al Ceed dar un sal­to con­si­de­ra­ble en refinamiento o pre­ci­sión de con­duc­ción. To­do arran­ca con una di­rec­ción que se sien­te más rá­pi­da y guía me­jor, con un tac­to mu­cho más na­tu­ral que en los dos CeeÂd. En las ver­sio­nes au­to­má­ti­cas se pue­de mo­di­fi­car el gra­do de su asis­ten­cia con el

bo­tón Sport, aun­que es menos per­cep­ti­ble el cam­bio que el que se no­ta en la re­la­ción en­tre el acelerador y el mo­tor o la pro­pia gestión de la ca­ja. Es­ta no es de las más rá­pi­das en ir de una a otra mar­cha, ni la más dis­pues­ta a ce­rrar sus em­bra­gues, pe­ro cumple.

En­con­tra­mos más so­li­dez en la pi­sa­da, pe­ro sin que fal­te fil­tra­ción. Se sien­te más es­ta­ble y, lle­ga­do al lí­mi­te de ad­he­ren­cia de sus­rue­da­sÐ lohe­mos­pro­ba­do­co­nMi­che­lin Pri­macy 3 y Pi­lot Sport 4Ð , es de una no­ble­za in­fi­ni­ta, con ten­den­cia a abrir las tra­yec­to­rias. No es tan ágil ni tie­ne un pa­so tan rá­pi­do por cur­va co­mo pue­den te­ner­lo Seat León, Volks­wa­gen Golf o Ford Fo­cus, pe­ro esto no se­rá un pro­ble­ma pa­ra los exi­gen­tes.

Tam­po­co por mo­to­res. El tri­ci­lín­dri­co con tur­bo e in­yec­ción di­rec­ta, el 1.0 T-GDI de 120 CV, sa­tis­fa­ce por su es­pon­ta­nei­dad en la subida de ré­gi­men. En España se ven­de­rá con un pre­ci­so cam­bio ma­nual. El 1.4 T-GDI, es­te ya con la 7DCT o la ma­nual, a ele­gir, es si­len­cio­so o agra­da­ble por elás­ti­co se­gún lle­gue­mos a las 2.000 rpm. A la pos­tre, pue­de ser al­go menos gas­tón que el an­te­rior. De los 1.6 CRDI he­mos con­du­ci­do la ver­sión de es­te Die­sel de 136 CV Ð hay, tam­bién, una de 115 CVÐ que nos ha pa­re­ci­do de gi­ro sua­ve. La fa­mi­lia se com­ple­ta con el 1.4 MPI de 100 CV, es­te de ga­so­li­na, mul­ti­pun­to y at­mos­fé­ri­co; y, en un fu­tu­ro, el 1.6 T-GDI Mild Hy­brid con el Ceed es­tre­na­rá sis­te­ma de 48 vol­tios.

Ceed son las si­glas de Com­mu­nity Eu­ro­pe and Eu­ro­pean De­sign; pe­ro tam­bién se ha­ce en Eu­ro­pa y sus ca­rac­te­rís­ti­cas res­pon­den al gus­to de aquí

Se sien­te bien he­cho y, er­go­nó­mi­ca­men­te, lo­gra­do. En ayu­das a la con­duc­ción se ha pues­to al día.

Cam­bian geo­me­trías de sus­pen­sión, mue­lles, amor­ti­gua­do­res, es­ta­bi­li­za­do­ras...

Con el sue­lo mó­vil aba­jo, 9,5 cm menos que en­ra­sa con el res­pal­do aba­ti­do, se lle­ga a 375 li­tros, 25 más que an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.