COM­PA­RA­TI­VA

Ci­troën C4 CACTUS Re­nault MÉGANE

Autovía - - SUMARIO - LUIS. M VITORIA lm­vi­to­ria@mpib.es IS­RAEL GARDYN

Pa­ra so­pe­sar cuán­to se acer­ca a sus ri­va­les el C4 Cactus tras su me­ta­mor­fo­sis a com­pac­to he­mos ele­gi­do al Mégane, tam­bién de mar­ca fran­ce­sa, tam­bién he­cho en Es­pa­ña. Por sus cua­li­da­des, un ejemplo per­fec­to de com­pac­to mo­derno que va lle­gan­do tam­bién al ecua­dor de su vi­da co­mer­cial.

En­tre lo que le ca­rac­te­rí­za es­tá ese to­que de so­fis­ti­ca­ción ma­ni­fes­ta­da por las enor­mes po­si­bi­li­da­des de per­so­na­li­za­ción Ð ins­tru­men­ta­ción, luz am­bien­tal, pa­rá­me­tros de di­rec­ción, mo­tor, so­ni­do...Ð , por la in­cor­po­ra­ción del sis­te­ma R-Link 2 Ð plas­ma­do en la pan­ta­lla ver­ti­cal de 8,7º que lim­pia de con­tro­les el sal­pi­ca­de­roÐ y por la gran cantidad de ayu­das a la con­duc­ción.

El C4 ba­sa su re­in­ter­pre­ta­ción en «per­der» al­tu­ra al pres­cin­dir de las ba­rras lon­gi­tu­di­na­les del te­cho Ð has­ta és­te, es in­clu­so más ba­jo que un VW Gol­fÐ y sua­vi­zar el as­pec­to de su ca­rro­ce­ría, con me­nos pro- tec­cio­nes de plás­ti­co y más cha­pa. Hoy es uno de los com­pac­tos más cor­tos, de mo­do que, en su in­te­rior te­ne­mos an­chu­ra o al­tu­ra de uti­li­ta­rio atrás, y es­pa­cio lon­gi­tu­di­nal o, más aún, ma­le­te­ro de buen com­pac­to. A su la­do, el Mégane po­dría ser­vir de ca­non del seg­men­to por ta­ma­ño y es­pa­cio.

Otro as­pec­to con el que el C4 Cactus se apro­xi­ma a los com­pac­tos es­tá en la re­vi­sión de sus ayu­das a la con­duc­ción, ya abun­dan­tes. Man­tie­ne una rem­nis­cen­cia de SUV: el Grip Con­trol, que adap­ta el con­trol de trac­ción al te­rreno, pe­ro echa­mos de me­nos el sis­te­ma que co­rri­ge, co­mo en el Mégane, la sa­li­da in­vo­lun­ta­ria del ca­rril. Si cuen­ta, a di­fe­ren­cia del Re­nault, con eCall.

Per­cep­ti­ble ca­li­dad

Si va­mos al te­rreno di­ná­mi­co, el Mégane no al­can­za, en­tre los com­pac­tos ge­ne­ra­lis­tas y en versiones «te­rre­na­les», la agi­li­dad en los cam­bios de di­rec­ción de los Seat León, pe­ro su apor­ta­ción es­tá, co­mo las de los VW Golf, Peu­geot 308, Kia Ceed o Hyun­dai i30, por ejemplo, en eso tan di­fí­cil de di­sec­cio­nar pe­ro tan fá­cil de per­ci­bir co­mo la ca­li­dad de ro­da­du­ra. El Re­nault da esa sen­sa­ción de co­che ma­yor de lo que es por su ais­la­mien­to acús­ti­co o de vi­bra­cio­nes, tac­to de man­dos o esa al­ta ca­pa­ci­dad pa­ra sua­vi­zar los peo­res ba­ches y con un buen con­trol de los mo­vi­mien­tos de la ca­rro­ce­ría, sin sen­tir­se nun­ca se­co. To­do un re­to pa­ra el C4 Cactus, en el que bue­na par­te del tra­ba­jo re­cien­te, del que no se ve pe­ro se no­ta, ha pa­sa­do por po­ten­ciar el con­fort tra­ba­jan­do en los ele­men­tos que se si­túan en­tre ocu­pan­tes y sue­lo.

Con una es­truc­tu­ra en su mu­lli­do más fir­me com­bi­na­do con me­jor adap­ta­bi­li­dad, la ex­pe­rien­cia de sen­tar­se en el Cactus me­jo­ra, so­bre to­do pa­ra el con­duc­tor. Sin ser pre­fec­to su pues­to, por­que hay po­cos que no se «pier­dan» en un asien­to tan gran­de, ha evo­lu­cio­na­do has­ta el pun­to de que par­te de nues­tro cuer­po ya no se hun­de y el pe­so se reparte me­jor en­tre pier­nas y nal­gas, gra­cias a su pro­pie­dad vis­coe­lás­ti­ca.

En una re­vi­sión al en­torno nos gus­ta­ría, pa­ra sen­tir­lo más com­pac­to, con­tar con de­ta­lles co­mo es­pe­jos de cor­te­sía y luz en los pa­ra­so­les, asi­de­ros en el te­cho, ele­va­lu­nas tra­se­ros, me­jor des­em­pa­ña­do de la ven­ta­ni­lla del acom­pa­ñan­te...

El Mégane da una lec­ción de có­mo ha­cer bien las co­sas, con un asien­to más pró­xi­mo al sue­lo, con un res­pal­do más lar­go, for­mas más mar­ca­das y me­jor su­je­ción la­te­ral, ade­más de me­jor di­se­ño del apo­yo lum­bar. Eso, sí, abul­tan más. Ade­más, el con­duc­tor se be­ne­fi­cia de ma­yor ran­go de re­gu­la­ción del vo­lan­te y de una ins­tru­men­ta­ción más den­sa y con­fi­gu­ra­ble, no tan mi­ni­ma­lis­ta co­mo la del Ci­troën, y has­ta de un Head-Up Dis­play, si bien la «ta­blet» del C4 Cactus es aho­ra más le­gi­ble.

So­bre la ca­rre­te­ra

Ci­troën ha tra­ba­ja­do en la in­so­no­no­ri­za­ción pe­ro, pa­ra me­jo­rar el con­fort, so­bre to­do en la sus­pen­sión. Se ha bus­ca­do la emu­la­ción del tra­ba­jo de la hi­dro­neu­má­ti­ca tan ca­rac­te­rís­ti­ca en otros tiem­pos de la mar­ca con unos amor­ti­gua­do­res que re­gu­lan la apro­xi­ma­ción a sus to­pes Ð que es­tar, es­tá­nÐ , tan­to en ex­ten­sión co­mo en com­pre­sión, sua­vi­zan­do ese re­co­rri­do ver­ti­cal fi­nal: el efec­to se sien­te en gran­des ba­ches o «guar­dias tum­ba­dos».

A la vez, se usan mue­lles me­nos rí­gi­dos y un ajus­te en la zo­na de tra­ba­jo más ha­bi­tual del amor­ti­gua­dor más sua­ve. El re­sul­ta­do prác­ti­co apa­re­ce, so­bre to­do, en las on­du­la­cio­nes tan fre­cuen­tes en al­gu­nas vías y que dan pie a que el Ci­troën se des­pla­ce con ma­yor os­ci­la­ción de la ca­rro­ce­ría fren­te a la ma­yor per­cep­ción de ri­gi­dez y me­nor mo­vi­mien­to de la ca­rro­ce­ría del Re­nault.

El Cactus ha li­ma­do esa am­bi­güe­dad que lo ase­me­ja­ba a los SUV, aho­ra que el C3 Air­cross ya ocu­pa ese lu­gar, y se vis­te de com­pac­to

El C4 Cactus ofre­ce más sua­vi­dad de ba­cheo y mo­vi­mien­tos de ca­rro­ce­ría más evi­den­tes en los cam­bios de di­rec­ción. Es al­go más im­pre­ci­so que el Mégane, pe­ro sin re­sul­tar ines­ta­ble.

En los ade­lan­ta­mien­tos el C4 mar­ca diferencias por pe­so —co­mo en los fre­nos—, desa­rro­llos o mo­tor, con más ca­rác­ter turbo. El res­to de ren­di­mien­tos, se­me­jan­tes.

Abun­dan los re­cur­sos ori­gi­na­les. Unos, dis­cu­ti­bles, co­mo los cris­ta­les tra­se­ros de aper­tu­ra por compás, el te­cho de cris­tal sin cor­ti­ni­lla o la au­sen­cia de al­gu­na sa­li­da de aire o asi­de­ros en el te­cho; otros no tan­to, co­mo los di­fu­so­res de agua o el apro­ve­cha­mien­to del es­pa­cio con su mi­ni­ma­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.