KIA CEED

Sin per­der el agra­do de con­duc­ción que siem­pre le ha ca­rac­te­ri­za­do, la nue­va ge­ne­ra­ción del Ceed re­ci­be so­fis­ti­ca­dos ele­men­tos de equi­pa­mien­to y apor­ta un com­por­ta­mien­to mu­cho más efi­caz.

Autovía - - SUMARIO - PABLO MA­LLO pma­llo@mpib.es FO­TOS MIKAEL HELSING POR PABLO MA­LLO

El cee'd, aho­ra re­bau­ti­za­do co­mo Ceed, ha si­do sin lu­gar a du­das el co­che que ha da­do cre­di­bi­li­dad a Kia en nues­tro mer­ca­do, un mo­de­lo di­se­ña­do en Eu­ro­pa y pa­ra Eu­ro­pa que su­pu­so un sal­to cua­li­ta­ti­vo con­si­de­ra­ble den­tro de la fir­ma co­rea­na, ya que fue el pri­me­ro ca­paz de en­fren­tar­se a to­dos sus ri­va­les sin pa­li­de­cer e, in­clu­so, apor­tan­do un al­to agra­do de uso. Con ca­da nue­va ge­ne­ra­ción ha ido me­jo­ran­do y pu­lien­do al­gu­nos de sus pun­tos cri­ti­ca­bles, pe­ro tam­bién ele­van­do el lis­tón en otros apar­ta­dos. En es­ta ter­ce­ra edi­ción si­gue evo­lu­cio­nan­do, qui­zá sin mar­car re­fe­ren­cias ab­so­lu­tas, pe­ro con­so­li­dán­do­se co­mo un pro­duc­to muy a te­ner en cuen­ta.

Su nue­va ca­rro­ce­ría, más ba­ja y más an­cha, ex­hi­be aho­ra una ma­yor pre­sen­cia, así co­mo de­ta­lles que le dan un to­que de mo­der­ni­dad, co­mo las lu­ces diur­nas tra­se­ras de ti­po led. Ha ga­na­do 2 cm de an­chu­ra y per­di­do 2,3 de al­tu­ra que, gra­cias al re­po­si­cio­na­mien­to de los asien­tos en un ni­vel más ba­jo, no re­per­cu­ten en una pér­di­da de ha­bi­ta­bi­li­dad, sino to­do lo con­tra­rio, pues se con­si­guen 4 cm de al­tu­ra ex­tra pa­ra las pla­zas pos­te­rio­res. Por su par­te, el vo­la­di­zo de­lan­te­ro se ha acor­ta­do 2 cm, que pa­san al tra­se­ro, pa­ra se­guir mi­dien­do los mis­mos 4,31 me­tros de lon­gi­tud, 3 cm me­nos que el Hyun­dai i30, con el que com­par­te pla­ta­for­ma.

Mu­cho equi­pa­mien­to

En el in­te­rior man­tie­ne el mis­mo es­ti­lo fun­cio­nal que an­tes y cuen­ta con mu­chos hue­cos pa­ra de­po­si­tar ob­je­tos, con bue­nos re­ma­tes, al­gu­nos ador­nos me­ta­li­za­dos y sen­sa­ción de ca­li­dad, aun­que ha­ce ga­la de un di­se­ño bas­tan­te tra­di­cio­nal, al­go que tam­bién tie­ne sus ven­ta­jas de ca­ra a la sen­ci­llez de uso. No fal­tan puer­tos USB ni una ban­de­ja pa­ra re­car­gar el mó­vil por in­duc­ción, así co­mo pro­to­co­los Ap­ple Ca­rP­lay y An­droid Au­to. En cuan­to a la pan­ta­lla cen­tral tác­til, no re­nun­cia a man­dos fí­si­cos que fa­ci­li­tan su ma­ne-

jo, bien pa­ra ha­cer zoom en el na­ve­ga­dor o bien pa­ra ac­ce­der a fun­cio­nes con­cre­tas. Otro pun­to a fa­vor es que, en­tre el ge­ne­ro­so equi­pa­mien­to, en­con­tra­mos to­dos los asis­ten­tes a la con­duc­ción que ca­bría es­pe­rar de un co­che de su seg­men­to; por ejemplo, cá­ma­ra de vi­sión tra­se­ra, su­per­vi­sión de án­gu­lo cie­go, avi­so de trá­fi­co tra­se­ro cru­za­do pa­ra cuan­do das mar­cha atrás, fre­na­da an­ti­co­li­sión fron­tal, man­te­ni­mien­to au­to­má­ti­co de ca­rril, apar­ca­mien­to asis­ti­do, sen­sor de pre­sión de neu­má­ti­cos con vi­sua­li­za­ción de ca­da rue­da en el or­de­na­dor de via­je, de­tec­tor de fa­ti­ga del con­duc­tor, lu­ces lar­gas au­to­má­ti­cas o con­trol de cru­ce­ro adap­ta­ti­vo, que no lo in­cor­po­ra­ba nues­tra uni­dad de prue­bas.

Res­pec­to a su an­te­ce­sor, se ha in­cre­men­ta­do li­ge­ra­men­te la ca­li­dad de ro­da­du­ra, ade­más se no­ta más asen­ta­do y con un me­jor fil­tra­do de to­do ti­po de irre­gu­la­ri­da­des. Y. so­bre to­do, cuen­ta con un tac­to más con­sis­ten­te de la di­rec­ción, que si­gue ofre­cien­do muy po­ca in­for­ma­ción de lo que ocu­rre ba­jo las rue­das, pe­ro aho­ra se sien­te natural y con una du­re­za ade­cua­da cuan­do nos acer­ca­mos a los lí­mi­tes del bas­ti­dor. Tam­bién tie­ne ma­yor au­to­cen­tra­do, de ma­ne­ra que ya no ha­ce fal­ta ir tan pen­dien­te de ella en lí­nea rec­ta.

Con­duc­ción en­tre­te­ni­da

El di­na­mis­mo, que ya era bueno, es otro de los apar­ta­dos en los que se no­ta un sal­to ha­cia de­lan­te. Ha ga­na­do efi­ca­cia y la en­tra­da en cur­va a rit­mos ele­va­dos re­sul­ta más in­ci­si­va, con már­ge­nes de aga­rre que per­mi­ten una ve­lo­ci­dad de pa­so muy ele­va­da. Ape­nas hay sub­vi­ra­je en ca­so de ex­ce­so de op­ti­mis­mo, pues cuen­ta con una fun­ción de ªau­to­blo­can­teº elec­tró­ni­co que fre­na las rue­das in­te­rio­res cuan­do la con­duc­ción co­bra un ca­rác­ter más di­ná­mi­co, ha­cien­do que el tren de­lan­te­ro se ci­ña a la tra­za­da, e in­clu­so ce­rran­do li­ge­ra­men­te el gi­ro ba­jo fuer­tes ace­le­ra­cio­nes. A es­to se su­ma un reac­ti­vo tren pos­te­rior que acep­ta de buen gra­do cual­quier exi­gen­cia, que apor­ta di­rec­cio­na­li­dad al le­van­tar el pie del ace­le­ra­dor y es ca­paz de re­don­dear el gi­ro en fuer­tes apo­yos. To­das es­tas cua­li­da­des apor­tan atrac­ti­vo a la con­duc­ción y dan co­mo re­sul­ta­do un co­che ca­paz de sa­tis­fa­cer a un pú­bli­co más exi­gen­te a ni­vel de di­na­mis­mo. La me­cá­ni­ca tri­ci­lín­dri­ca, que pe­sa me­nos que un mo­tor más gran­de Ð y no di­ga­mos si lo com­pa­ra­mos con un Die­se­lÐ , ha­ce que el tren de­lan­te­ro ten­ga que so­por­tar me­nos es­fuer­zos, co­la­bo­ra con el buen re­par­to de pe­sos (57/43%) y se­gu­ra­men­te sea en par­te res­pon­sa­ble de la prác­ti­ca­men­te au­sen­cia de de­ri­va de los neu­má­ti­cos, que man­tie­nen bue­na pre­ci­sión en to­do mo­men­to. En ca­so de equi­par llan­tas de 17 pul­ga­das, pre­sen­tes en nues­tra uni­dad de prue­bas, es po­si­ble op­tar por unos neu­má­ti­cos más de­por­ti­vos (Mi­che­lin Pi­lot Sport 4, en lu­gar de Pre­macy 3), a nues­tro jui­cio no ne­ce­sa­rios, pues con los de se­rie re­sul­ta muy equi­li­bra­do, ade­más de lo­grar unas dis­tan­cias de de­ten­ción muy cor­tas. La do­si­fi­ca­ción de los fre­nos, eso sí, no aca­ba de ser lo pre­ci­sa que nos gus­ta­ría en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes, aun­que es un mal me­nor.

La ve­lo­ci­dad de pa­so por cur­va pue­de ser muy al­ta, aun­que la di­rec­ción in­for­ma me­nos de lo que nos gus­ta­ría

El mo­tor tri­ci­lín­dri­co gas­ta po­co, aun­que su ren­di­mien­to pue­de que­dar al­go eclip­sa­do por el efi­caz bas­ti­dor. Es li­neal y bas­tan­te si­lien­cio­so.

Cuen­ta con un gran bas­ti­dor que, si quie­res, lo­gra una con­duc­ción muy en­tre­te­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.