AMPLÍA SU OFER­TA DE TRA­TA­MIEN­TOS Y FRA­GAN­CIAS

BeautyProf - - MARCAS EN EXCLUSIVA -

De ca­ra a la si­guien­te es­ta­ción, la fir­ma L’Oc­ci­ta­ne rea­li­za­rá dos lan­za­mien­tos no­ve­do­sos: un bál­sa­mo pa­ra ojos que se pue­de usar co­mo cui­da­do dia­rio o co­mo mas­ca­ri­lla y una fra­gan­cia cá­li­da y em­bria­ga­do­ra, la pri­me­ra aro­má­ti­ca-gour­mand de la fir­ma.

l nue­vo Bál­sa­mo de Ojos

Di­vin de L’Oc­ci­ta­ne cen­tra su ac­ción en esa zo­na es­pe­cial­men­te sen­si­ble del ros­tro. La tex­tu­ra es una fór­mu­la ri­ca y de rá­pi­da ab­sor­ción que in­clu­ye acei­te esen­cial de siem­pre­vi­va de Cór­ce­ga, con una ca­pa­ci­dad de re­ge­ne­ra­ción ex­cep­cio­nal que con­tri­bu­ye a re­pa­rar las cé­lu­las de la piel. Tam­bién con­tie­ne acei­te esen­cial de mir­to, que ayu­da a re­tra­sar la apa­ri­ción de los sig­nos de la edad y sua­vi­zar la piel, mien­tras el con­fort lo pro­por­cio­na la man­te­ca de ka­ri­té, que nu­tre ge­ne­ro­sa­men­te la piel con una ex­qui­si­ta sua­vi­dad.

El ter­ce­ro de los in­gre­dien­tes, el ex­trac­to na­tu­ral de cas­ta­ño de In­dias, con­tri­bu­ye a mi­ni­mi­zar las bol­sas y oje­ras. Fi­nal­men­te, el agua flo­ral de ro­sas y los pol­vos ma­ti­fi­can­tes ul­tra­con­cen­tra­dos se en­car­gan de apor­tar pro­pie­da­des ali­san­tes y cal­man­tes. El re­sul­ta­do es una piel fres­ca y ju­go­sa, de apa­rien­cia más jo­ven.

ETéc­ni­ca de apli­ca­ción do­ble

Pa­ra apli­car el Bál­sa­mo de Ojos Di­vin, L’Oc­ci­ta­ne ha desa­rro­lla­do dos téc­ni­cas. La pri­me­ra, de­no­mi­na­da rutina dia­ria, alía ra­pi­dez con efi­ca­cia al rea­li­zar­se en tan so­lo 20 se­gun­dos y una vez al día. Con­sis­te en pre­pa­rar la piel, des­con­ges­tio­nán­do­la y es­ti­mu­lán­do­la. Con el ros­tro ya lim­pio y la ayu­da de los de­dos ín­di­ce y co­ra­zón, se rea­li­za un pe­que­ño ma­sa­je a ba­se de sua­ves to­ques so­bre el con­torno del ojo du­ran­te unos se­gun­dos. La se­gun­da, rutina se­ma­nal, re­quie­re abrir y ele­var, des­li­zan­do los de­dos en ver­ti­cal des­de el cen­tro de los ojos ha­cia arri­ba, des­de las ce­jas ha­cia arri­ba y des­de el ex­tre­mo de los ojos ha­cia el ex­te­rior, re­pi­tien­do seis ve­ces; es­ti­mu­lar, que es dar pe­que­ños to­ques li­ge­ros a la piel des­de el in­te­rior ha­cia el ex­te­rior del ojo; y ali­sar o des­li­zar los de­dos sua­ve­men­te al­re­de­dor del con­torno de ojos, des­de el in­te­rior al ex­te­rior, tan­to en la par­te de arri­ba co­mo en la de aba­jo, pa­ra con­tri­buir a ali­sar la piel. El ges­to se re­pi­te tres ve­ces.

Cap­tu­rar la “ho­ra do­ra­da”

Por otra par­te, Te­rre de Lu­miè­re es otra de las no­ve­da­des de L’Oc­ci­ta­ne pa­ra es­ta tem­po­ra­da. Se tra­ta de una fra­gan­cia que se ins­pi­ra en la idea de cap­tu­rar la esen­cia del atar­de­cer pro­ven­zal, la lla­ma­da “ho­ra do­ra­da”, un mo­men­to en el que el cie­lo se ilu­mi­na en­vol­vien­do las som­bras de co­lor do­ra­do, y la ri­ca ve­ge­ta­ción que inun­da el pai­sa­je pro­ven­zal per­fu­ma el ai­re con sus cá­li­das y em­bria­ga­do­ras fra­gan­cias.

Te­rre de Lu­miè­re es la his­to­ria de tres co­no­ci­das per­fu­mis­tas (en la ima­gen su­pe­rior) que, ins­pi­ra­das por ese mo­men­to má­gi­co, han tra­ba­ja­do jun­tas por pri­me­ra vez pa­ra crear la fra­gan­cia. El re­sul­ta­do es un ele­gan­te y de­li­ca­do acor­de de di­fe­ren­tes fa­ce­tas que evo­can la sen­so­ria­li­dad de ese ins­tan­te pleno de emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos. Fres­ca y aro­má­ti­ca al prin­ci­pio, es­ta fra­gan­cia se fun­de en un co­ra­zón go­lo­so, pa­ra asen­tar­se en las em­bria­ga­do­ras y sen­sua­les no­tas bal­sá­mi­cas y al­miz­cla­das de la ba­se. Com­pues­ta en torno a dos fa­ce­tas, una fres­ca y aro­má­ti­ca y otra sen­sual-gour­mand, se aña­dió al con­jun­to una no­ta lu­mi­no­sa flo­ral que evo­ca la cá­li­da sen­sa­ción que de­jan los ra­yos del sol en la piel.

Las no­tas de ca­be­za, fres­cas y ra­dian­tes, nos re­cuer­dan la pri­me­ra sen­sa­ción que pro­du­ce un pa­seo por los cam­pos pro­ven­za­les al atar­de­cer: una li­ge­ra bri­sa ini­cial, se­gui­da de la sen­sa­ción po­de­ro­sa de la luz so­bre la piel, cuan­do las no­tas más dul­ces apa­re­cen en un ins­tan­te in­ten­so jus­to an­tes del cre­púscu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.