UNI­VER­SO OL­FA­TI­VO EN CON­TI­NUA EVO­LU­CIÓN

Hee­ley Par­fums na­ce en 2004 co­mo una mar­ca de per­fu­mes de au­tor in­de­pen­dien­te. El tra­ba­jo con­ti­nua­men­te evo­lu­ti­vo y au­to­di­dac­ta de su fun­da­dor, Ja­mes Hee­ley, da co­mo re­sul­ta­do una co­lec­ción ex­clu­si­va de aro­mas úni­cos, ela­bo­ra­dos se­gún el ar­te de la per­fum

BeautyProf - - MARCAS CON HISTORIA - Tex­to: Mar­ta Bell­mont / Fo­tos: HEE­LEY

Des­de la crea­ción en 2006 de Ment­he Fraî­che has­ta Eau Sa­crée, úl­ti­mo lan­za­mien­to de Hee­ley Par­fums en 2016, las fra­gan­cias de es­ta mar­ca in­de­pen­dien­te de per­fu­mes han ido evo­lu­cio­na­do con­ti­nua­men­te

Ana­die de­be sor­pren­der que, sien­do un di­se­ña­dor enor­me­men­te in­fluen­cia­do por la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za tal y co­mo re­fle­jan sus pro­yec­tos, en un de­ter­mi­na­do mo­men­to de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal Ja­mes Hee­ley se de­ja­ra fas­ci­nar por el em­bru­jo de los aro­mas. Pe­se a ha­ber es­tu­dia­do Fi­lo­so­fía y Es­té­ti­ca en el King’s Co­lle­ge de la Uni­ver­si­dad de Lon­dres, fue a tra­vés de su tra­ba­jo de di­se­ña­dor co­mo el jo­ven in­glés descubrió el pro­ce­di­mien­to de ela­bo­ra­ción y crea­ción de las fra­gan­cias. “Tra­ba­jan­do co­mo di­se­ña­dor grá­fi­co en Fran­cia, co­no­cí a la per­fu­mis­ta An­nick Gou­tal, con quien des­cu­brí el pro­ce­so de idear y desa­rro­llar los per­fu­mes”, ex­pli­ca el pro­pio Ja­mes Hee­ley. Es­te tra­ba­jo le de­jó ma­ra­vi­lla­do y, al po­co tiem­po, co­men­zó a apli­car­se en la crea­ción de su pri­mer per­fu­me, Ment­he Fraî­che, con la ayu­da de un pe­que­ño la­bo­ra­to­rio fa­mi­liar en Gras­se, APF.

Así, de una for­ma ca­sual y es­pon­tá­nea, fue di­ri­gien­do pau­la­ti­na­men­te sus pa­sos ha­cia el mun­do del per­fu­me. En el año 2006 ela­bo­ró es­ta fra­gan­cia, Ment­he Fraî­che, en un ejer­ci­cio crea­ti­vo “don­de la men­ta se trans­for­ma­ba en un aro­ma con­tem­po­rá­neo, ele­gan­te y fá­cil de usar”, ase­gu­ra. Con el tiem­po, sus fra­gan­cias, tan be­lla­men­te cons­trui­das, na­tu­ra­les y li­ge­ras, evo­lu­cio­na­ron ha­cia creaciones más com­ple­jas, ta­les co­mo Car­di­nal, Es­prit du Ti­gre, Cuir plei­ne Fleur y Sel Ma­rin, al­gu­nas de ellas ac­tual­men­te re­co­no­ci­das co­mo clá­si­cos den­tro del ám­bi­to de la per­fu­me­ría de au­tor.

Fra­gan­cias úni­cas y ele­gan­tes

Su obra per­fu­mís­ti­ca, en con­ti­nua evo­lu­ción, se com­po­ne de una co­lec­ción de fra­gan­cias úni­cas ela­bo­ra­das de acuer­do con el ar­te tra­di­cio­nal de la per­fu­me­ría fran­ce­sa. “Las pa­la­bras que de­fi­ni­rían lo ca­rac­te­rís­ti­co de los per­fu­mes Hee­ley son ele­gan­cia, equi­li­brio, crea­ti­vi­dad e in­di­vi­dua­li­dad. To­dos son ele­gan­tes, al­go di­fí­cil de de­fi­nir pe­ro fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble cuan­do des­cu­bres la co­lec­ción”, ma­ti­za el crea­dor de la fir­ma. Las fuen­tes de ins­pi­ra­ción son va­ria­das. Pue­den ser la pro­pia na­tu­ra­le­za, es­ce­nas de la vi­da co­ti­dia­na y tam­bién las pro­pias ma­te­rias pri­mas con que se ela­bo­ran las fra­gan­cias. “¡Las ideas pro­du­cen ideas, y a me­nu­do es tra­ba­jan­do en una fra­gan­cia co­mo se en­cuen­tra la ins­pi­ra­ción pa­ra la si­guien­te!”, afir­ma Hee­ley.

Die­ci­séis fra­gan­cias com­po­nen su por­fo­lio, en­tre las que es ca­si im­po­si­ble es­co­ger una fa­vo­ri­ta pa­ra su crea­dor. “Si aca­so, Vé­ti­ver Ve­ri­tas, una crea­ción 100% na­tu­ral, or­gá­ni­ca”, que Hee­ley, por cier­to, so­lía pro­du­cir ex­clu­si­va­men­te pa­ra uso per­so­nal. Ca­da de­ta­lle de las mis­mas, des­de la idea­ción has­ta el desa­rro­llo del pac­ka­ging se lle­va a ca­bo “en ca­sa”. “Se ela­bo­ran en pe­que­ña can­ti­dad, uti­li­zan­do una al­ta pro­por­ción de in­gre­dien­tes na­tu­ra­les de la me­jor ca­li­dad”, ex­pli­ca. En­tre es­tos in­gre­dien­tes, la men­ta es el pre­fe­ri­do por el per­fu­mis­ta: “Es sor­pren­den­te lo bien que com­pa­gi­na con el in­cien­so (Lab­da­num) por ejem­plo”. En cuan­to a flo­ra­les, el iris, el jaz­mín y la ro­sa son sus fa­vo­ri­tos, y tam-

bién uti­li­za una gran can­ti­dad de in­gre­dien­tes le­ño­sos, tipo ma­de­ra de ce­dro o ma­de­ra de sán­da­lo, sin ol­vi­dar el in­cien­so, par­ti­cu­lar­men­te, ja­ra es­pa­ño­la. Pa­ra el en­va­se, un buen di­se­ño es muy im­por­tan­te, “tan­to co­mo el con­te­ni­do. Y aquí la cohe­ren­cia es cla­ve pa­ra que el pro­duc­to ten­ga sen­ti­do”, apun­ta Hee­ley.

Li­ber­tad crea­ti­va

En la ac­tua­li­dad, Hee­ley es una de las po­cas fir­mas eu­ro­peas de per­fu­me­ría de au­tor in­de­pen­dien­tes. “No ha­ce­mos co­mer­cia­li­za­ción for­mal de los per­fu­mes ni es­tu­dios de con­su­mo; nues­tras fra­gan­cias se crean ba­jo la pre­mi­sa de ab­so­lu­ta li­ber­tad”. Pre­ci­sa­men­te es es­ta in­de­pen­den­cia lo que le otor­ga a su fun­da­dor la li­ber­tad crea­ti­va ne­ce­sa­ria pa­ra di­se­ñar fra­gan­cias ex­clu­si­vas y per­so­na­les.

Pe­se a que hoy se pue­den en­con­trar en to­do el mun­do, no ha­ce mu­cho que la mar­ca se in­tro­du­jo en Es­pa­ña. Co­mo ex­pli­ca su fun­da­dor, “em­pe­za­mos a tra­ba­jar con los mi­no­ris­tas de per­fu­mes es­pe­cia­li­za­dos ha­ce unos años. Es­te país cuen­ta con una lar­ga y ma­ra­vi­llo­sa tra­di­ción ha­cien­do per­fu­mes de al­ta ca­li­dad y sa­be apre­ciar­los, por eso es­ta­mos en­can­ta­dos de que los per­fu­mes Hee­ley ha­yan si­do tan bien acep­ta­dos aquí”. Pa­ra la fir­ma no hay otro desafío en los pró­xi­mos años que con­ti­nuar ela­bo­ran­do per­fu­mes ori­gi­na­les y de ca­li­dad pa­ra sus clien­tes.

En la ima­gen, Ja­mes Hee­ley, fun­da­dor de Hee­ley Par­fums.

Ja­mes Hee­ley, fun­da­dor y úni­co due­ño de su mar­ca, cuen­ta con li­ber­tad ab­so­lu­ta pa­ra crear los per­fu­mes que desea. In­clu­so re­to­car­los con el tiem­po si ne­ce­si­ta ha­cer­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.