El con­su­mi­dor mi­llen­nial en el ám­bi­to cos­mé­ti­co: ¿qué ha cam­bia­do?

Co­mo agen­cia que ofrece ser­vi­cios de mar­ke­ting y co­mu­ni­ca­ción a 360º es­pe­cia­li­za­dos en el sec­tor cos­mé­ti­co, The Beauty Ma­kers han es­ta­do ana­li­zan­do des­de ha­ce tiem­po el fe­nó­meno mi­llen­nials y su im­pac­to en el mun­do beauty. Pa­ra las mar­cas es fun­da­men­tal c

BeautyProf - - SUMARIO - Tex­to y fo­tos: The Beauty Ma­kers

El con­su­mi­dor mi­lle­ni­nial se de­fi­ne a me­nu­do co­mo in­di­vi­dua­lis­ta o nar­ci­sis­ta. Es­ta fa­ce­ta ca­rac­te­ri­za es­ta ge­ne­ra­ción que rom­pe las re­glas re­cha­zan­do cual­quier ti­po de eti­que­tas.

Los mi­llen­nials han cre­ci­do en un es­ce­na­rio de cam­bios con­ti­nuos que les ha pro­por­cio­na­do prio­ri­da­des y ex­pec­ta­ti­vas com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes res­pec­to a las an­te­rio­res ge­ne­ra­cio­nes.

LA IM­POR­TAN­CIA DE LA PER­SO­NA­LI­ZA­CIÓN

Los mi­llen­nials es­tán can­sa­dos de la uni­for­mi­dad de la glo­ba­li­za­ción y no so­la­men­te es­pe­ran, sino que exi­gen en­con­trar­se con una ex­pe­rien­cia de con­su­mo úni­ca y “cus­to­mi­za­da”. Las re­des so­cia­les han cam­bia­do el mun­do de la be­lle­za, que aho­ra se en­fren­ta a con­su­mi­do­res me­jor in­for­ma­dos que co­no­cen los pro­duc­tos, sus per­for­man­ces y, so­bre to­do, co­no­cen lo que le en­ca­ja a ca­da uno.

El cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo es el en­fo­que: he­mos pa­sa­do de con­su­mi­do­res “guia­dos” por las mar­cas a las mar­cas que ca­da vez más tie­nen que se­du­cir con­su­mi­do­res exi­gen­tes y ex­per­tos.

Los cos­mé­ti­cos se per­ci­ben co­mo fuente de en­tre­te­ni­mien­to pe­ro, si por un la­do ad­quie­ren una fa­ce­ta lú­di­ca, por el otro tie­nen que pro­por­cio­nar resultados reales y vi­si­bles. Los pro­duc­tos más “trendy” son en­ton­ces aque­llos que ofre­cen so­lu­cio­nes es­pe­cí­fi­cas y res­pon­den de ma­ne­ra efec­ti­va a los nue­vos há­bi­tos y al es­ti­lo de vida de es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de con­su­mi­do­res.

LA GE­NE­RA­CIÓN DEL RE­CHA­ZO

Des­de ves­tir en mo­do in­for­mal en cual­quier oca­sión has­ta la orien­ta­ción se­xual, la “ge­ne­ra­ción yo” es­tá me­nos in­tere­sa­da en lo que se ha he­cho en el pa­sa­do y más en lo que con­si­de­ran me­jor pa­ra ellos. Creen en sí mis­mos y no so­la­men­te quie­ren bie­nes­tar y fa­ma sino que sien­ten que la me­re­cen. No tie­nen fil­tros: un mi­lle­ni­nial es muy pro­pen­so a de­cir lo que pien­sa y com­par­tir ca­da de­ta­lle de su vida en las re­des so­cia­les. Que sea a tra­vés de ta­tua­jes y pier­cings, vis­tien­do y pei­nán­do­se de ma­ne­ra ori­gi­nal o bus­can­do cons­tan­te­men­te nue­vas for­mas de en­tre­te­ni­mien­to po­nen mu­cho es­fuer­zo en des­ta­car, en ser di­fe­ren­tes, úni­cos.

To­do apun­ta a la ex­pre­sión per­so­nal. Las mar­cas que es­tán lan­zan­do pro­duc­tos exi­to­sos si­guen es­ta ten­den­cia: ma­ke-

He­mos pa­sa­do de con­su­mi­do­res ‘guia­dos’ por las mar­cas a las mar­cas que ca­da vez más tie­nen que se­du­cir con­su­mi­do­res exi­gen­tes y ex­per­tos

up mas­cu­lino, fra­gan­cia uni­sex,” no gen­der skin­ca­re”. La be­lle­za aho­ra tra­ta de con­fian­za y ex­pre­sión per­so­nal, sin li­mi­tes ni eti­que­tas.

NUE­VOS HÁ­BI­TOS DE CON­SU­MO

He­mos vis­to co­mo en las dé­ca­das los há­bi­tos de com­pras van cam­bian­do. Dón­de com­prar y por qué ha si­do trans­for­ma­do por la com­pra on-li­ne. ¿Có­mo pue­den las mar­cas atraer y re­te­ner es­tos nue­vos con­su­mi­do­res in­fie­les?

El nú­me­ro de mar­cas, pro­duc­tos y ser­vi­cios dis­po­ni­bles en el mer­ca­do pue­de ser abru­ma­dor. ¿Pe­ro es­ta in­men­sa va­rie­dad de elec­ción es­tá ha­cien­do fe­liz al con­su­mi­dor? Un ter­cio de los con­su­mi­do­res en­cuen­tran com­prar más frus­tran­te que ha­ce cin­co años. Los con­su­mi­do­res es­tán más mi­ma­dos y por eso son me­nos fie­les. Los mi­llen­nials bus­can en­tre­te­ni­mien­to, ins­pi­ra­ción y ex­pe­rien­cia en sus des­ti­nos de com­pra, sien­do es­tos tien­das fí­si­cas u on-li­ne y no tie­nen mie­do en ir cam­bian­do de una a otra pa­ra en­con­trar­lo:

- Bus­can y con­sul­tan las re­se­ñas de los pro­duc­tos on-li­ne antes de ha­cer una com­pra.

- Va­lo­ran la au­ten­ti­ci­dad de la mar­ca, que ha­ya una his­to­ria, un va­lor aña­di­do de­trás de la mar­ca.

- Son sen­si­bles a la ca­li­dad. El pre­cio aun­que im­por­tan­te no es el prin­ci­pal dri­ver de la com­pra.

- Con­si­de­ran com­prar on-ine y re­co­ger

en tien­da un in­cen­ti­vo.

Los mi­llen­nials bus­can en­tre­te­ni­mien­to, ins­pi­ra­ción y ex­pe­rien­cia en sus des­ti­nos de com­pra, sien­do es­tos tien­das fí­si­cas u on-li­ne y no tie­nen mie­do en ir cam­bian­do de una a otra pa­ra en­con­trar­lo

©The Beauty Ma­kers 2017

Los mi­llen­nials es­tán can­sa­dos de la uni­for­mi­dad de la glo­ba­li­za­ción y no so­la­men­te es­pe­ran, sino que exi­gen en­con­trar­se con una ex­pe­rien­cia de con­su­mo úni­ca y “cus­to­mi­za­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.