Sandrine Groslier

Pre­si­den­ta de Clarins Fragrance Group y de Mo­da Mugler

BeautyProf - - SUMARIO - Tex­to: Bea­triz Suá­rez / Fotos: Ja­vier Ji­mé­nez

“Que­re­mos sor­pren­der y crear fragancias vis­tas” nun­ca

Te­nien­do en cuen­ta su di­la­ta­da tra­yec­to­ria en Clarins, ¿có­mo va­lo­ra su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal en el Gru­po des­de su lle­ga­da en el año 1996 has­ta la ac­tua­li­dad? Es­toy muy con­ten­ta de po­der for­mar par­te de Gru­po Clarins, ya que es un gru­po que des­de muy jo­ven te ofre­ce opor­tu­ni­da­des de cre­cer pro­fe­sio­nal­men­te y de arries­gar en tu ca­rre­ra; tie­ne en cuen­ta la ca­pa­ci­dad de pro­yec­ción de las per­so­nas y de acep­tar desafíos, plan­tean­do re­tos en fun­ción del po­ten­cial de ca­da uno. En de­fi­ni­ti­va, se crea un víncu­lo en­tre el tra­ba­ja­dor y la com­pa­ñía.

Tam­bién me gus­ta­ría des­ta­car que he te­ni­do mu­cha suer­te de po­der for­mar par­te de es­te Gru­po, en el sen­ti­do de que me ha per­mi­ti­do tra­ba­jar en dis­tin- tos seg­men­tos (cos­mé­ti­ca, fragancias y mo­da) y de­par­ta­men­tos, co­no­cien­do de pri­me­ra mano to­do el pro­ce­so com­ple­to, así co­mo co­no­cer di­fe­ren­tes mer­ca­dos en los que tam­bién he tra­ba­ja­do (Fran­cia, Es­pa­ña y Por­tu­gal). To­do ello, en con­jun­to, lo va­lo­ro mu­cho por­que ten­go un co­no­ci­mien­to des­de la crea­ción del pro­duc­to has­ta el pun­to fi­nal, que es la ven­ta al con­su­mi­dor; y es­to me ayu­da mu­chí­si­mo, en mi día a día, pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas e in­ten­tar ha­cer lle­gar que el pro­duc­to sea no só­lo un pro­duc­to per­fec­to en sí, sino pen­sa­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra el con­su­mi­dor y que, ade­más, des­ta­que en los pun­tos de ven­ta.

¿Cuá­les son los va­lo­res di­fe­ren­cia­les por los que des­ta­can sus mar­cas?

Las mar­cas de Gru­po Clarins se ca­rac­te­ri­zan por asu­mir desafíos y en la com­pa­ñía crea­mos pro­duc­tos con co­ra­zón pe­ro fue­ra de lo co­mún, que se salen de las vías clá­si­cas. En es­te sen­ti­do, te­ne­mos li­ber­tad de crea­ción, sin lí­mi­tes, en cuan­to a la crea­ción ar­tís­ti­ca, la pro­duc­ción y el pre­su­pues­to.

No­so­tros es­ta­mos al mar­gen de las ten­den­cias im­pe­ran­tes en el mer­ca­do; uno de nues­tros va­lo­res es la li­ber­tad y es­to nos per­mi­te sor­pren­der y crear fragancias nun­ca vis­tas.

En cuan­to a su Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va, ¿cuá­les han si­do las úl­ti­mas ini­cia­ti­vas del Gru­po en es­te sen­ti­do?

La Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial Cor­po­ra­ti­va (RSC) es un va­lor in­trín­se­co al Gru­po Clarins des­de sus ini­cios, for­ma par­te de sus raí­ces en cuan­to al desa­rro­llo sos­te­ni­ble a ni­vel glo­bal. En el ca­so de Mugler, re­sul­ta des­ta­ca­ble en es­te sen­ti­do la

fuen­te de Mugler -que en mu­chos paí­ses ya re­pre­sen­ta el 40% del ne­go­cio de la mar­ca- es­tá di­ri­gi­da a pro­te­ger el me­dio am­bien­te, al re­du­cir­se el nú­me­ro de en­va­ses, y ade­más es un ne­go­cio, lo cual es muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. Es de­cir, cuan­do rea­li­za­mos una ac­ción a ni­vel de RSC lo ha­ce­mos pa­ra que sea real­men­te sos­te­ni­ble con una vi­sión de ne­go­cio.

Otro te­ma muy im­por­tan­te es la relación di­rec­ta que te­ne­mos con los clien­tes. Ca­da pro­duc­to de Mugler cuen­ta con un men­sa­je di­ri­gi­do a nues­tros clien­tes y que per­mi­te una relación di­rec­ta con ellos a tra­vés del Círcu­lo Mugler, ya que pa­ra no­so­tros el con­su­mi­dor es nues­tra prin­ci­pal fuen­te de ins­pi­ra­ción y por es­te mo­ti­vo man­te­ne­mos el con­tac­to, pa­ra se­guir cre­cien­do y me­jo­ran­do.

Pa­ra Gru­po Clarins es im­por­tan­te la relación con el me­dio am­bien­te, con los clien­tes... pe­ro to­do en­fo­ca­do des­de un pun­to de vis­ta glo­bal. Es­to, a su vez, es­tá vin­cu­la­do a nues­tra vi­sión del lu­jo que, pa­ra no­so­tros, es real­men­te un lu­jo que se trans­mi­te y pa­ra ha­cer­lo ne­ce­si­ta­mos un pro­duc­to pe­ren­ne, que du­re to­da la vi­da.

Co­mo res­pon­sa­ble de Fragancias del Gru­po Clarins a ni­vel mun­dial, ¿cuál es la es­tra­te­gia pa­ra es­ta di­vi­sión de la com­pa­ñía?

Las fragancias su­po­nen una par­te muy im­por­tan­te pa­ra el fu­tu­ro de Gru­po Clarins. En la ac­tua­li­dad, es­ta di­vi­sión re­pre­sen­ta al­re­de­dor de un 35%-40% del ne­go­cio glo­bal del Gru­po; si bien es cier­to que en los pró­xi­mos tres años es­tá pre­vis­to que es­te apar­ta­do apor­te más del 50% del cre­ci­mien­to del Gru­po, por lo que te­ne­mos una des­ta­ca­da mi­sión en cuan­to al desa­rro­llo de Gru­po Clarins. Nues­tra prio­ri­dad es con­cen­trar­nos en nues­tras mar­cas y vol­ver a te­ner éxi­to con las fragancias que te­ne­mos en nues­tro portfolio y los nue­vos lan­za­mien­to. En pri­mer lu­gar, nues­tra es­tra­te­gia ra­di­ca en rea­li­zar lan­za­mien­tos en mer­ca­dos ma­du­ros (Fran­cia, Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra y Ale­ma­nia), don­de ya so­mos fuer­tes y, en fun­ción del éxi­to que ten­ga­mos en los pri­me­ros me­ses don­de lan­za­mos, ca­li­bra­mos así la in­ver­sión y el lan­za­mien­to en los de­más paí­ses, me­jo­ran­do ade­más el re­torno de la in­ver­sión.

En se­gun­do lu­gar, apos­ta­mos por el de- sa­rro­llo de nue­vos mer­ca­dos pa­ra nues­tras mar­cas. Aho­ra mis­mo, es­ta­mos en­fo­cán­do­nos tam­bién en paí­ses co­mo Bra­sil, Chi­na y Ru­sia, en­tre otros, don­de te­ne­mos pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to muy fuer­tes.

En es­te sen­ti­do, ¿qué pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to tie­nen a ni­vel glo­bal?

Nues­tras pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to son bue­nas, al­re­de­dor de un +10% anual. A día de hoy, el cre­ci­mien­to de nues­tras mar­cas se si­túa en un +9%.

¿Có­mo se re­par­te la fac­tu­ra­ción mun­dial en­tre las di­fe­ren­tes mar­cas de fragancias del Gru­po?

En lí­neas com­pa­ra­ti­vas, Mugler su­po­ne al­go más del do­ble de la fac­tu­ra­ción de Az­za­ro a ni­vel mun­dial.

En cuan­to al mer­ca­do es­pa­ñol, ¿qué mo­men­to atra­vie­sa el desa­rro­llo de las mar­cas Az­za­ro y Mugler?

En el mer­ca­do es­pa­ñol, ac­tual­men­te prác­ti­ca­men­te to­da la fac­tu­ra­ción de fragancias de Gru­po Clarins pro­vie­ne de las ven­tas de Mugler. Es­pa­ña se si­túa co­mo uno de los diez mer­ca­dos más im­por­tan­tes pa­ra la mar­ca, mien­tras que con Az­za­ro to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer, por lo que te­ne­mos pre­vis­to un ma­yor desa­rro­llo de las fragancias de la fir­ma en es­te país. Y un ejem­plo de ello es nues­tro re­cien­te lan­za­mien­to en Es­pa­ña: Az­za­ro Wan­ted.

Nues­tra me­ta con­jun­ta es si­tuar a Es­pa­ña co­mo el cuar­to o el quin­to país en fragancias a ni­vel mun­dial.

Ha­ble­mos de Mugler. ¿Po­dría an­ti­ci­par­nos qué pro­pues­tas de la mar­ca lle­ga­rán pró­xi­ma­men­te al mer­ca­do?

Re­cien­te­men­te he­mos lan­za­do una nue­va fra­gan­cia fe­me­ni­na en Fran­cia, In­gla­te­rra y Ale­ma­nia: Au­ra Mugler, un eau de par­fum con el que la fir­ma pre­ten­de re­vo­lu­cio­nar el mun­do de las fragancias. En ella, el fras­co vuel­ve a con­ver­tir­se en una obra de ar­te, un ob­je­to de co­lec­cio­nis­ta, co­mo ocu­rre con el res­to de per­fu­mes de Mugler. Aho­ra, el gran re­to es cam­biar la ima­gen de la mar­ca. Muy po­ten­te en el mun­do de la mo­da en los años 80 y 90, y tras el éxi­to de las fragancias An­gel y Alien, aho­ra te­ne­mos que re­no­var su ima­gen, con un to­que más ju­ve­nil, sin cam­biar el ADN de la mar­ca.

En cuan­to al úl­ti­mo lan­za­mien­to de Az­za­ro, Az­za­ro Wan­ted, ¿qué apor­ta es­ta nue­va fra­gan­cia a la fir­ma?

Nues­tro nue­vo per­fu­me, Az­za­ro Wan­ted, he­re­da el tem­pe­ra­men­to de Lo­ris Az­za­ro, un hom­bre ca­ris­má­ti­co y con “ju­gar, lla­mar la aten­ción y triun­far” co­mo le­ma, y ade­más sim­bo­li­za la en­tra­da de la mar­ca en una nue­va era. Re­pre­sen­ta el re­lan­za­mien­to de los per­fu­mes Az­za­ro y crea un ter­cer pi­lar mas­cu­lino Az­za­ro, des­pués del éxi­to de Az­za­ro Pour Hom­me y Ch­ro­me.

¿Có­mo de­fi­ni­ría us­ted el pa­no­ra­ma de la per­fu­me­ría en Es­pa­ña?

A pe­sar del im­pre­sio­nan­te cre­ci­mien­to de las fragancias en los úl­ti­mos tres años, es­te mer­ca­do to­da­vía no ha re­cu­pe­ra­do la fac­tu­ra­ción de an­tes de la cri­sis. Des­de mi pun­to de vis­ta, se si­gue es­pe­ran­do un cam­bio por par­te de la dis­tri­bu­ción; hay una se­rie de ini­cia­ti­vas lle­va­das a ca­bo por al­gu­nos dis­tri­bui­do­res, pe­ro yo creo que hay que ir más allá, re­du­cir el nú­me­ro de puer­tas e in­ven­tar nue­vos mo­de­los de ne­go­cio pa­ra se­du­cir a la gen­te jo­ven es­pe­cial­men­te. Y pa­ra crear trá­fi­co en el pun­to de ven­ta

Ex­pe­rien­cia y edu­ca­ción son las dos raí­ces del co­mer­cio del fu­tu­ro La es­cu­cha del clien­te es muy im­por­tan­te pa­ra desa­rro­llar los pro­duc­tos del fu­tu­ro A día de hoy, el cre­ci­mien­to de nues­tras mar­cas se si­túa en un +9%

hay que tra­ba­jar en la ex­pe­rien­cia.

Por mi tra­ba­jo, via­jo a otros mer­ca­dos en los que exis­ten ini­cia­ti­vas que to­da­vía no han lle­ga­do a Es­pa­ña, so­bre to­do re­la­cio­na­das con pro­bar los pro­duc­tos, des­cu­brir nue­vas for­mas de crear pro­duc­tos y edu­car.

Ex­pe­rien­cia y edu­ca­ción son, en mi opi­nión, las dos raí­ces del co­mer­cio del fu­tu­ro. Tan­to las mar­cas co­mo la dis­tri­bu­ción te­ne­mos que de­di­car más tiem­po a edu­car y va­lo­ri­zar el tra­ba­jo que se rea­li­za en el sec­tor de la per­fu­me­ría. El mer­ca­do de be­lle­za es­pa­ñol es un mer­ca­do muy im­por­tan­te, que aho­ra es­tá mos­tran­do un buen com­por­ta­mien­to y que tie­ne que vol­ver a re­cu­pe­rar su im­por­tan­cia en el mun­do. El cam­bio de la dis­tri­bu­ción se­rá lo que im­pul­se a es­te sec­tor en Es­pa­ña a re­cu­pe­rar su fac­tu­ra­ción.

¿Cuá­les son sus pro­yec­tos de ca­ra al fu­tu­ro?

Te­ne­mos mu­cho que ha­cer pa­ra dar a co­no­cer el cam­bio que es­ta­mos apor­tan­do al mer­ca­do en cuan­to a Az­za­ro y Mugler.

Co­mo desafío tam­bién me gus­ta-o ría tra­ba­jar pa­ra cam­biar el en­fo­que en­tre la mo­da y las fragancias.

Y, ade­más, vol­ver a po­ner al clien­te en el cen­tro de to­do, es de­cir, que­re­mos ayu­dar a la dis­tri­bu­ción a va­lo­ri­zar nues­tro ne­go­cio a tra­vés de nues­tras mar­cas y nues­tras fragancias. Hoy en día y más que nun­ca, que­re­mos se­guir pro­po­nien­do al mer­ca­do pro­duc­tos y mar­cas con va­lor aña­di­do y va­lor per­ci­bi­do por el clien­te, que per­mi­ten ex­pre­sar la crea­ti­vi­dad.

En cuan­to a nues­tra relación con los con­su­mi­do­res, tam­bién de­be­mos en­fo­car­nos en co­no­cer ca­da vez más a los clien­tes pa­ra ser ca­pa­ces de ofre­cer­les los me­jo­res pro­duc­tos adap­ta­dos a su es­ti­lo de vi­da y gus­tos per­so­na­les. La es­cu­cha del clien­te es muy im­por­tan­te pa­ra desa­rro­llar los pro­duc­tos del fu­tu­ro. Por úl­ti­mo, ten­go el desafío del “go to

re­tail” pa­ra con­ver­tir­nos tam­bién en de­ta­llis­tas, con tien­das pro­pias don­de se vi­ve la ex­pe­rien­cia de lu­jo de nues­tras mar­cas y te­ner el con­tac­to di­rec­to con el clien­te. Ya he­mos crea­do pop up sto­res, pe­ro nues­tro si­guien­te ob­je­ti­vo es el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.