NA­TU­RAL, QUE­RI­DO COS­MÉ­TI­CO

El in­te­rés de los con­su­mi­do­res es­pa­ño­les por la cos­mé­ti­ca na­tu­ral con­ti­núa cre­cien­do, en lí­nea con la ten­den­cia healthy que ha im­plan­ta­do una nue­va fi­lo­so­fía de vi­da ba­sa­da en lo sa­lu­da­ble y lo na­tu­ral. A un pa­so de con­si­de­rar­se una op­ción de com­pra más,

BeautyProf - - INFORME - Tex­to: Bea­triz Suá­rez

un­que le­jano

al con­su­mo que se pro­du­ce en otros paí­ses eu­ro­peos co­mo Fran­cia, la cos­mé­ti­ca na­tu­ral en Es­pa­ña con­ti­núa cre­cien­do im­pa­ra­ble y las ex­pec­ta­ti­vas del sec­tor son, en su con­jun­to, ha­la­güe­ñas. El éxi­to de es­ta nue­va op­ción cos­mé­ti­ca pa­ra el con­su­mi­dor ra­di­ca, en par­te, en el au­ge de la ten­den­cia healthy que se ha im­plan­ta­do en nues­tro país en los úl­ti­mos años y que apues­ta por un es­ti­lo de vi­da con ten­den­cia ha­cia lo sa­lu­da­ble y na­tu­ral.

En lí­nea con es­ta nue­va ma­ne­ra de vi­vir, la cos­mé­ti­ca na­tu­ral ha sa­bi­do lle­gar a un im­por­tan­te nú­me­ro de con­su­mi­do­res que, tal y co­mo ex­pli­ca Ivan Bo­rre­go, ge­ren­te del Beauty Clus­ter Bar­ce­lo­na (BCB), “desean cui­dar­se de for­ma glo­bal: por den­tro, con una

A

ali­men­ta­ción sa­na, equi­li­bra­da y eco­ló­gi­co; y por fue­ra, con pro­duc­tos cos­mé­ti­cos na­tu­ra­les”. En es­te sen­ti­do, es­te ti­po de cos­mé­ti­ca go­za en la ac­tua­li­dad de un buen mo­men­to pues “ca­da vez el con­su­mi­dor es más ex­per­to y se­lec­ti­vo en cuan­to a uti­li­zar cos­mé­ti­ca na­tu­ral y sa­lu­da­ble, li­bre de po­si­bles in­gre­dien­tes no­ci­vos o agre­si­vos”, apun­tan des­de los de­par­ta­men­tos Téc­ni­co y de For­ma­ción de Alq­vi­mia. Por su par­te, Ta­tia­na Krous, CEO de Krous (dis­tri­bui­dor ofi­cial de Na­tu­ra Si­bé­ri­ca en Es­pa­ña), opi­na que “el con­su­mi­dor ca­da vez es más cons­cien­te de lo que sig­ni­fi­ca lle­var unos há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles: co­mer bien, con­su­mir pro­duc­tos de pro­xi­mi­dad, prac­ti­car de­por­te y cui­dar el me­dio am­bien­te, ade­más de bus­car a cons­cien­cia cos­mé­ti­cos que no con­ten­gan in­gre­dien­tes que po­drían per­ju­di­car su sa­lud y la de nues­tro pla­ne­ta”, aun­que tam­bién apun­ta que to­da­vía la ma­yor par­te de la po­bla­ción si­gue con­su­mien­do cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal. En cual­quier ca­so, nos en­con­tra­mos con un nue­vo seg­men­to cos­mé­ti­co que, en po­cos años, ha lo­gra­do con­ver­tir­se en una op­ción más de com­pra pa­ra el con­su­mi­dor en nues­tro país. Te­nien­do to­do ello muy pre­sen­te, ¿ha­cia dón­de se di­ri­gen las nue­vas ten­den­cias en cos­mé­ti­ca na­tu­ral y a qué re­tos se en­fren­ta el sec­tor en Es­pa­ña?

ABRIEN­DO NUE­VOS CA­MI­NOS

Pe­se a que la cos­mé­ti­ca na­tu­ral es, da­da su pro­pia na­tu­ra­le­za, un ni­cho de mer­ca­do muy aco­ta­do, re­sul­tan in­nu­me­ra­bles las in­no­va­cio­nes y nue­vas ten­den­cias que sur­gen en es­te seg­men­to, de­bi­do al es­fuer­zo cons­tan­te por la in­no­va­ción, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo por par­te de las mar­cas. Se­gún Ire­ne Gis­bert, co­fun­da­do­ra y per­fu­mis­ta de Ai­nea Per­fums, “el mer­ca­do de cos­mé­ti­ca na­tu­ral es extremadamente di­ná­mi­co; la ma­yo­ría de las mar­cas re­for­mu­lan cons­tan­te­men­te sus fórmulas pa­ra po­der ofre­cer pro­duc­tos na­tu­ra­les y, al mis­mo tiem­po, con tex­tu­ras agra­da­bles y con prin­ci­pios activos al­ta­men­te efi­ca­ces co­mo el áci­do hia­lu­ró­ni­co pro­ce­den­te de la ca­ña de azú­car y otros áci­dos pro­ce­den­tes de las fru­tas”. El ge­ren­te del BCB des­ta­ca, por ejem­plo, la ten­den­cia del “Do It Your­self (DIY)”, ex­pli­can­do que “se ha de­tec­ta­do que el con­su­mi­dor, ca­da vez más in­for­ma­do, quie­re pro­duc­tos a me­di­da pa­ra una piel que cam­bia ca­da día y una ma­ne­ra de con­se­guir­lo es pre­pa­ran­do sus pro­pios pro­duc­tos”.

Ta­tia­na Krous, por su par­te, se­ña­la co­mo una de las úl­ti­mas ten­den­cias en cos­mé­ti­ca na­tu­ral el uso de car­bón ve­ge­tal

en los pro­duc­tos cos­mé­ti­cos. “Las pro­pie­da­des del car­bón co­mo un po­ten­te pu­ri­fi­ca­dor son co­mún­men­te co­no­ci­das y el efec­to de su co­lor ne­gro en los cos­mé­ti­cos atrae mu­cho la aten­ción de los con­su­mi­do­res”, ex­pli­ca Krous. Asi­mis­mo, tam­bién apun­ta otras ten­den­cias co­mo son el ma­qui­lla­je mi­ne­ral, “mu­cho más li­ge­ro, com­ple­ta­men­te sa­lu­da­ble y con aca­ba­dos muy na­tu­ra­les, con­si­guien­do a la vez un gran efec­to es­té­ti­co du­ra­de­ro y una ex­ce­len­te co­ber­tu­ra”, y el uso de pro­duc­tos pre­bió­ti­cos y pro­bió­ti­cos, cu­ya com­po­si­ción “pro­pi­cia el desa­rro­llo de bac­te­rias sa­lu­da­bles o bien in­clu­so con­tie­nen en su com­po­si­ción co­lo­nias de bac­te­rias be­ne­fi­cio­sas pa­ra la sa­lud de nues­tra piel”, ase­gu­ra Krous. Por otro la­do, Eva Ra­ya, co­fun­da­do­ra de Ali­ce in Beauty­land, aña­de el in­cre­men­to ge­ne­ra­li­za­do que se des­ti­na a

I+D de nue­vos in­gre­dien­tes res­pe­tuo­sos y sos­te­ni­bles me­dian­te bio­tec­no­lo­gía, así co­mo el es­tu­dio de las pro­pie­da­des li­to­te­ra­péu­ti­cas de las pie­dras pre­cio­sas y se­mi­pre­cio­sas, ya uti­li­za­das ha­ce mi­les de años.

Pa­ra Ale­xan­dra No­des, fun­da­do­ra de Alex Ca­rro, “es­ta­mos al­can­zan­do un pun­to don­de la cien­cia y la na­tu­ra­le­za se fu­sio­nan de una ma­ne­ra que nos per­mi­te ob­te­ner in­gre­dien­tes na­tu­ra­les más so­fis­ti­ca­dos y efec­ti­vos”. Y aña­de tam­bién a es­ta lis­ta el nue­vo des­per­tar que es­tá vi­vien­do la aro­ma­te­ra­pia. De­se­le­men­to de Alq­vi­mia des­ta­can la ten­den­cia ha­cia la cos­mé­ti­ca es­pi­ri­tual, la cual “quie­re ayu­dar a en­con­trar el bie­nes­tar pleno, a tra­vés del equi­li­brio del cuer­po fí­si­co, la men­te y el espíritu”, ex­pli­can.

OB­JE­TI­VO: UN CON­SU­MI­DOR IN­FOR­MA­DO

Al mis­mo tiem­po que exis­te una gran des­in­for­ma­ción en el ám­bi­to de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, la com­pra on-li­ne es­tá in­cre­men­ta­do su cuo­ta fren­te a la com­pra en el pun­to de ven­ta fí­si­co. Es­te he­cho ha­ce que la in­for­ma­ción y la pres­crip­ción se con­vier­tan en un im­pres­cin­di­ble en el mo­men­to de la ven­ta. Pa­ra Ivan Bo­rre­go, “el con­su­mi­dor in­tere­sa­do en cos­mé­ti­ca na­tu­ral ne­ce­si­ta in­for­ma­ción fia­ble y que mar­cas y pres­crip­to­res le ayu­den a re­du­cir su ni­vel de con­fu­sión; por tan­to, la pres­crip­ción es cla­ve pa­ra crear un con­su­mi­dor in­for­ma­do y que pre­mie a las mar­cas de cos­mé­ti­ca na­tu­ral que son cohe­ren­tes con lo que trans­mi­ten al con­su­mi­dor y sus pro­duc­tos”.

Sin em­bar­go, la in­te­gra­ción del on-li­ne y el off-li­ne es una vía de fu­tu­ro pa­ra la cos­mé­ti­ca na­tu­ral. En es­te sen­ti­do, Gis­bert apun­ta que la ven­ta on-li­ne es

“fun­da­men­tal” por­que “a tra­vés de las tien­das on-li­ne pue­de dar­se to­do ti­po de ex­pli­ca­cio­nes de ca­da pro­duc­to; ade­más, el tar­get que com­pra on-li­ne es­tá muy in­tere­sa­do en es­te ti­po de cos­mé­ti­ca”. Ta­tia­na Krous in­di­ca que

“un con­su­mi­dor que bus­ca cos­mé­ti­ca na­tu­ral o que, por lo me­nos, tie­ne cier­to in­te­rés, ne­ce­si­ta que se le explique bien el por­qué de un pro­duc­to o in­gre­dien­te y no otro. Ne­ce­si­ta y quie­re con­se­jos. Y es­tos con­se­jos se pue­den apor­tar tan­to en la tien­da fí­si­ca co­mo a tra­vés de la co­mu­ni­ca­ción on-li­ne”. En es­te sen­ti­do, ase­gu­ra que “es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el pe­que­ño co­mer­cio de­be te­ner su pro­pia tien­da on-li­ne y ofre­cer a sus con­su­mi­do­res am­bas mo­da­li­da­des de com­pra: la ex­pe­rien­cia en tien­da y la co­mo­di­dad de la com­pra on-li­ne”.

Y en es­ta mis­ma lí­nea, Ale­xan­dra No­des ase­gu­ra que “ca­da vez más clien­tes es­tán com­pran­do sus pro­duc­tos de cos­mé­ti­ca on-li­ne; ne­ce­si­tan ac­ce­so a in­for­ma­ción cla­ra so­bre esos pro­duc­tos, así co­mo una des­crip­ción de sus in­gre­dien­tes, sus be­ne­fi­cios y có­mo uti­li­zar­los”, aña­dien­do que “los ví­deos e imá­ge­nes ayu­dan en gran me­di­da, así co­mo los co­men­ta­rios de los clien­tes”. En opi­nión de Joan Do­mín­guez, res­pon­sa­ble co­mer­cial de Taü­llOr­gà­nics,

“la pres­crip­ción jue­ga un pa­pel muy re­mar­ca­ble a la ho­ra de crear de­man­da de cos­mé­ti­ca na­tu­ral; en cuan­to hay ma­yor co­no­ci­mien­to de es­te ti­po de pro­duc­tos y de sus be­ne­fi­cios, las ven­tas se in­cre­men­tan”.

FOR­MAR, IN­FOR­MAR Y CO­MU­NI­CAR

En la ac­tua­li­dad, el con­su­mi­dor tie­ne más ac­ce­so a in­for­ma­ción –a tra­vés de di­ver­sos ca­na­les- y es­tá muy con­cien­cia­do, sen­si­bi­li­za­do e in­tere­sa­do en lo que se apli­ca en la piel. Sin em­bar­go, mu­chas ve­ces es­ta exi­gen­cia no se ba­sa en un co­no­ci­mien­to real so­bre el pro­duc­to, sus in­gre­dien­tes, sus be­ne­fi­cios y/o sus cer­ti­fi­ca­cio­nes. Por tan­to, es la­bor de las mar­cas de cos­mé­ti­ca na­tu­ral pro­por­cio­nar al con­su­mi­dor to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria acer­ca de sus pro­duc­tos. Pa­ra ello, cuen­tan con nu­me­ro­sas y va­lio­sas he­rra­mien­tas que les fa­ci­li­tan es­te tra­ba­jo de edu­ca­ción res­pec­to al va­lor de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral. La fun­da­do­ra de La Beau­té de l’Âme, Ce­ci­lia Morales, ase­gu­ra que “la in­for­ma­ción es nues­tra prin­ci­pal he­rra­mien­ta a la ho­ra de sen­si­bi­li­zar al con­su­mi­dor acer­ca del efec­to que tie­nen en nues­tra piel y en nues­tra sa­lud el uso de in­gre­dien­tes quí­mi­cos co­mo los pa­ra­be­nes,

si­li­co­nas, me­ta­les pe­sa­dos, per­fu­mes y co­lo­ran­tes sin­té­ti­cos, pa­ra­fi­nas, OMG, PEGs...”.

Por su par­te, Eva Ra­ya in­ci­de en la ne­ce­si­dad de tras­la­dar “de for­ma com­pren­si­va” la in­for­ma­ción so­bre los be­ne­fi­cios de los pro­duc­tos y se­ña­la que “que­re­mos ser cer­ca­nas, abier­tas, es­cu­char y me­jo­rar en lo que po­da­mos”. En es­te sen­ti­do, Ta­tia­na Krous apues­ta por co­mu­ni­ca­cio­nes ha­cia los con­su­mi­do­res pa­ra ex­pli­car­les las ca­rac­te­rís­ti­cas y pro­pie­da­des de ca­da uno de los in­gre­dien­tes uti­li­za­dos en la cos­mé­ti­ca na­tu­ral “pa­ra que así pue­dan te­ner ca­da vez más in­for­ma­ción e ir enamo­rán­do­se de los in­gre­dien­tes que nos ofre­ce la na­tu­ra­le­za”, ade­más de rea­li­zar ta­lle­res y for­ma­cio­nes “in si­tu” y ha­cer lle­gar su fi­lo­so­fía a tra­vés de la web, blog y per­fi­les en re­des so­cia­les. En es­te sen­ti­do, Krous ex­pli­ca que “com­par­ti­mos con nues­tros se­gui­do­res y con­su­mi­do­res to­da la in­for­ma­ción que con­si­de­ra­mos im­por­tan­te e in­tere­san­te”.

CON­FIAN­ZA Y HO­NES­TI­DAD, CLAVES PA­RA EL ÉXI­TO

An­te la au­sen­cia de una normativa so­bre la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, la cer­ti­fi­ca­ción se ha con­ver­ti­do en una ga­ran­tía de con­fian­za pa­ra el con­su­mi­dor. Te­nien­do en cuen­ta su ex­pe­rien­cia al res­pec­to, Joan Do­mín­guez in­di­ca que “no te­ne­mos du­das so­bre la ne­ce­si­dad de do­tar a nues­tros pro­duc­tos de un se­llo ex­terno que ga­ran­ti­ce que cum­pli­mos con los es­tán­da­res de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral” a mo­do de ejer­ci­cio de trans­pa­ren­cia con los con­su­mi­do­res.

Sin em­bar­go, son mu­chos los ac­to­res del sec­tor pa­ra los que los se­llos de em­pre­sas cer­ti­fi­ca­do­ras ex­ter­nas su­po­nen sim­ple­men­te un va­lor aña­di­do a los pro­duc­tos, pe­ro pres­cin­di­ble de ca­ra a su ven­ta y re­co­no­ci­mien­to por par­te del con­su­mi­dor. Des­de Alq­vi­mia con­si­de­ran que “los se­llos pri­va­dos, muy re­co­no­ci­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal, no de­jan de ser una bue­na ini­cia­ti­va pe­ro no su­po­nen un cri­te­rio uni­for­me pa­ra re­gu­lar la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, más allá de in­ten­tar sus­ti­tuir la fal­ta de una es­tric­ta le­gis­la­ción en cuan­to a la ma­te­ria”. En es­te sen­ti­do, Pao­la Gu­gliot­ta, co­fun­da­do­ra y CEO de Se­pai, Apoem y Gen­de­co­de Skin­ca­re, ase­gu­ra que “la fal­ta de un cri­te­rio uni­fi­ca­do en la de­fi­ni­ción de na­tu­ra­li­dad es el ma­yor pro­ble­ma al que se en­fren­tan los se­llos, so­bre to­do aho­ra, des­pués de la crea­ción de la nue­va ISO 16128 de cos­mé­ti­ca na­tu­ral”. Por su par­te, Eva Ra­ya apun­ta otro pro­ble­ma an­te

“la can­ti­dad de se­llos y va­rian­tes (to­dos pri­va­dos y con ma­ti­ces), que a ve­ces pue­de con­fun­dir un po­co al con­su­mi­dor si no es­tá fa­mi­lia­ri­za­do con ellos”. A la es­pe­ra de que la nue­va nor­ma ISO 16128 arro­je al­go de luz a los con­fu­sos con­cep­tos ge­ne­ra­dos en torno a la cos­mé­ti­ca na­tu­ral y eco­ló­gi­ca, “al con­su­mi­dor no le que­da otra que apren­der a leer eti­que­tas, por lo que es im­por­tan­te crear por par­te de las mar­cas una relación de ho­nes­ti­dad y com­pro­mi­so”, se­gún Ra­ya. Por su par­te, Ivan Bo­rre­go opi­na que “ca­da em­pre­sa tie­ne que de­ci­dir cuál es su es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción an­te el con­su­mi­dor y la cer­ti­fi­ca­ción pue­de ser un ele­men­to cla­ve si el con­su­mi­dor la en­tien­de, la va­lo­ra y le apor­ta fia­bi­li­dad; en ca­so de no en­ten­der­la o va­lo­rar­la, pier­de su sen­ti­do”.

Al mar­gen de la ob­ten­ción o no de un se­llo o cer­ti­fi­ca­do, Ale­xan­dra No­des pro­po­ne co­mo op­ción “bus­car cons­truir di­rec­ta­men­te esa con­fian­za con nues­tros con­su­mi­do­res”. Pa­ra Ge­rard Ay­mi, CEO de Spe­cial Che­mi­cals, “más allá del cer­ti­fi­ca­do, lo im­por­tan­te son los test de efec­ti­vi­dad”.

RE­TOS PA­RA CRE­CER

Co­mo im­por­tan­te pa­lan­ca de cre­ci­mien­to pa­ra el con­jun­to del sec­tor cos­mé­ti­co en nues­tro país, la in­dus­tria de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral de­di­ca to­do su tra­ba­jo y es­fuer­zo pa­ra asu­mir los re­tos que se le plan­tean de ca­ra al fu­tu­ro y con­ti­nuar cre­cien­do co­mo mer­ca­do en Es­pa­ña. En­tre ellos des­ta­ca la ne­ce­si­dad de dar a co­no­cer es­tos pro­duc­tos al con­su­mi­dor y con­cien­ciar­le de los be­ne­fi­cios de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral, an­te la fal­ta de co­no­ci­mien­to e in­for­ma­ción al res­pec­to. Des­de Taü­llOr­gà­nics, Joan Do­mín­guez con­si­de­ra que “el ma­yor re­to al que nos en­fren­ta­mos en nues­tro país es el de dar a co­no­cer a un ma­yor nú­me­ro de con­su­mi­do­res los be­ne­fi­cios de es­te ti­po de cos­mé­ti­ca, sin per­der de vis­ta la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar pa­ra que la ca­li­dad de los pro­duc­tos si­ga sien­do tan im­por­tan­te co­mo la na­tu­ra­li­dad de las ma­te­rias pri­mas uti­li­za­das”. En es­ta mis­ma lí­nea, Mi­reia Tre­pat, CMO y co­fun­da­do­ra de Freshly Cos­me­tics, des­ta­ca que “aun­que ca­da vez hay más per­so­nas que apues­tan por in­ver­tir en su sa­lud y en me­dio am­bien­te a tra­vés de pro­duc­tos na­tu­ra­les de ca­li­dad, tam­bién hay mu­chas que no se han con­cien­cia­do aún de que la cos­mé­ti­ca na­tu­ral apor­ta va­lo­res cua­li­ta­ti­vos y sa­ni­ta­rios que otros pro­duc­tos no ga­ran­ti­zan”.

Pa­ra Eva Ra­ya, son dos de los prin­ci­pa­les re­tos edu­ca­ti­vos en ma­te­ria de con­cien­cia­ción son: “por un la­do, evi­tar pen­sar que al­go na­tu­ral es si­nó­ni­mo de me­nor ca­li­dad, y por otro, que se re­la­cio­ne con ca­se­ro”.

Otro de los re­tos a re­sal­tar es la con­se­cu­ción de una ma­yor re­gu­la­ción gu­ber­na­men­tal “y que ello su­pon­ga una ver­da­de­ra di­fe­ren­cia­ción de la au­tén­ti­ca cos­mé­ti­ca na­tu­ral”, tal y co­mo in­di­can des­de Alq­vi­mia. En es­te sen­ti­do, Ce­ci­lia Morales opi­na que “es muy im­por­tan­te que el con­su­mi­dor, que es ca­da vez más exi­gen­te y tie­ne más in­for­ma­ción, pue­da te­ner la ga­ran­tía y con­fian­za de que real­men­te un pro­duc­to es na­tu­ral y no con­tie­ne sus­tan­cias tó­xi­cas da­ñi­nas pa­ra la sa­lud”.

Su­pe­rar la di­fi­cul­tad de com­pe­tir con em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les que es­tán acos­tum­bra­das a com­pe­tir en mer­ca­dos don­de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral es­tá más desa­rro­lla­da es, se­gún Ivan Bo­rre­go, otro de los re­tos más sig­ni­fi­ca­ti­vos a los que se en­fren­ta es­te sec­tor.

Y, por úl­ti­mo, el po­si­cio­na­mien­to. Tal y co­mo ase­gu­ra Ta­tia­na Krous, el prin­ci­pal ob­je­ti­vo es “po­si­cio­nar la cos­mé­ti­ca na­tu­ral al mis­mo ni­vel que la cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal; es de­cir, que los con­su­mi­do­res sean ca­da vez más cons­cien­tes de lo que se apli­can en la piel y que la cos­mé­ti­ca na­tu­ral sea una op­ción más a la ho­ra de com­prar, no una cos­mé­ti­ca só­lo pa­ra unos po­cos afor­tu­na­dos”. Krous concluye que “el gran re­to es ga­nar­se la cre­di­bi­li­dad y la con­fian­za de nues­tros con­su­mi­do­res a pul­so con me­no­res már­ge­nes, me­nos he­rra­mien­tas y aún me­nos re­cur­sos, pe­ro con gran con­ven­ci­mien­to de que lo que ofre­ce­mos es acor­de con nues­tra cons­cien­cia y es lo que he­mos ele­gi­do co­mo bueno, sa­lu­da­ble y efi­caz, mu­chas ve­ces in­clu­so mu­cho más efi­caz, que la cos­mé­ti­ca con­ven­cio­nal. Di­cen que la fe mue­ve mon­ta­ñas, en es­te ca­so es­pe­ra­mos mo­ver las ma­sas”.

18

19 de la cos­mé­ti­ca na­tu­ral en Es­pa­ña TEN­DEN­CIAS Y RE­TOS

20

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.