La me­ca del ba­rro.

BiciSport - - EDITORIAL - DES­DE GAVERE (BÉL­GI­CA) | JOA­QUÍN CAL­DE­RÓN FOTOS | PHOTOPRESS.BE | J.C.

Via­ja­mos a Bél­gi­ca pa­ra vi­vir de cer­ca una ca­rre­ra de ciclocross.

Pre­sen­ciar en di­rec­to una prue­ba del cir­cui­to Su­per­pres­ti­gio en Bél­gi­ca es una ex­pe­rien­cia que te ayu­da a com­pren­der la pa­sión que exis­te en ese país por es­ta emo­cio­nan­te mo­da­li­dad. Ro­dar por el mis­mo cir­cui­to un día an­tes, un lu­jo al al­can­ce de to­dos.

La Co­pa del Mun­do y los Mun­dia­les son los even­tos por ex­ce­len­cia de la temporada de ciclocross y en ellas se con­cen­tran los me­jo­res co­rre­do­res del mun­do, pe­ro el cir­cui­to Su­per­pres­ti­gio, for­ma­do por ocho prue­bas que se celebran en Ho­lan­da y Bél­gi­ca, tie­ne un au­ra es­pe­cial, so­bre to­do en los úl­ti­mos años por la ri­va­li­dad en­tre Mat­hieu Van der Poel y Wout Van Aert, un due­lo que ha ele­va­do la emo­ción de las ca­rre­ras y que tam­bién ha acer­ca­do a afi­cio­na­dos al ci­clis­mo de ca­rre­te­ra a una mo­da­li­dad que es pu­ro es­pec­tácu­lo. A una igual­dad que nos ha brin­da­do ca­rre­ras es­pec­ta­cu­la­res con mul­ti­tud de ade­lan­ta­mien­tos, se su­ma que uno es bel­ga, Van Aert, y el otro ho­lan­dés, Van der Poel, nie­to de Ray­mond Pou­li­dor e hijo de Adrie Van der Poel, cam­peón del Mun­do de ciclocross en 1996 y con un com­ple­to pal­ma­rés en ca­rre­te­ra en el que lu­cen clá­si­cas co­mo el Tour de Flan­des, la Ams­tel Gold-Race, Lie­ja-Bas­to­ña-Lie­ja… e in­clu­so dos eta­pas en el Tour de Fran­cia. Pre­ci­sa­men­te, los can­tos de si­re­na de la ca­rre­te­ra es­tán lla­man­do a las dos es­tre­llas ac­tua­les, que ya han te­ni­do ac­tua­cio­nes des­ta­ca­das en ca­rre­ras im­por­tan­tes: Van Aert se apun­tó es­te año el Gran Pre­mio Pino Ce­ra­mi an­te ri­va­les World Tour co­mo Jean-Pie­rre Druc­ker (BMC) y Dries De­venyns (Quick Step) y Van der Poel hi­zo lo pro­pio en una eta­pa del Tour de Bél­gi­ca ven­cien­do a, ni más ni me­nos, Phi­lip­pe Gil­bert en un sprint en el que el ter­ce­ro fue su ar­chi­ene­mi­go Van Aert. Las vir­tu­des de Van der Poel, que es­ta temporada de ciclocross co­men­zó un pun­to por en­ci­ma de su gran ri­val, van más allá y uno de sus ob­je­ti­vos es ser com­pe­ti­ti­vo en la ca­rre­ra de moun­tain Bike de los Jue­gos Olím­pi­cos de 2020. Ya ha he­cho sus pi­ni­tos en la mo­da­li­dad -con­clu­yó se­gun­do y oc­ta­vo en dos prue­bas de la Co­pa del Mun­do en 2017y pa­re­ce que una me­da­lla en la ca­rre­ra de To­kio po­dría ser el co­lo­fón an­tes de pa­sar­se de­fi­ni­ti­va­men­te a la ca­rre­te­ra. Ten­drá 25 años -Van Aert es un año ma­yor- y qui­zá la ri­va­li­dad se tras­la­de al as­fal­to.

Pa­sión des­bor­da­da

Gra­cias a Rid­ley, uno de los pa­tro­ci­na­do­res del cir­cui­to Su­per­pres­ti­gio y pro­vee­dor de uno de los equi­pos más po­ten­tes, el Mar­lux - Na­po­leon Ga­mes de Ke­vin Pau­wels, Klaas Van­tor­nout y el cam­peón del Mun­do sub23 Eli Iserbyt, pu­di­mos dis­fru­tar des­de den­tro de la ca­rre­ra del Su­per­pres­ti­gio de Gavere, la cuar­ta de las ocho prue­bas pun­tua­bles, y ro­dar la jornada pre­via en el mis­mo cir­cui­to, si­tua­do en una ba­se mi­li­tar, pro­ban­do la nue­va Rid­ley X-Night SL Disc, la mis­ma bi­ci que uti­li­zan los co­rre­do­res del con­jun­to bel­ga y el equi­po es­pa­ñol Gi­nes­tar-De­li­kia-Rid­ley en

el que co­rren Fe­li­pe Orts, sub­cam­peón del Mun­do sub23 en 2017 y nues­tra gran es­pe­ran­za en la mo­da­li­dad, e Is­mael Es­te­ban, cam­peón de España y ga­na­dor de la Co­pa de España la pa­sa­da temporada. Si as­cen­der los puer­tos mí­ti­cos de los Pi­ri­neos, Al­pes o Do­lo­mi­tas es una las pe­re­gri­na­cio­nes obli­ga­das pa­ra cual­quier ci­clo­tu­ris­ta; acu­dir a pre­sen­ciar en di­rec­to una ca­rre­ra de ciclocross po­dría co­lo­car­se ca­si en el mis­mo es­ca­lón pa­ra cual­quier afi­cio­na­do al ci­clis­mo. Ya no só­lo por la emo­ción de una dis­ci­pli­na en la que no hay na­da de­ci­di­do has­ta que se lle­ga a me­ta -que se lo di­gan a Van der Poel, que do­mi­nó con mano de hie­rro la ca­rre­ra de Gavere y tu­vo un pro­ble­ma me­cá­ni­co que le re­le­gó a la ter­ce­ra pla­za cuan­do te­nía la vic­to­ria en el bol­si­llo-, sino por la exal­ta­ción ge­ne­ral de un pú­bli­co que aba­rro­ta los cir­cui­tos y, un dato que nos sue­le sor­pren­der, acos­tum­bra­dos co­mo es­ta­mos a que en nues­tras ca­rre­ras el pú­bli­co bri­lle por su au­sen­cia, que pa­ga 12 eu­ros por pre­sen­ciar la prue­ba. La po­si­bi­li­dad de es­tar cer­ca de los do­mi­na­do­res mun­dia­les, vién­do­les ca­len­tar a un me­tro es­ca­so mien­tras los afi­cio­na­dos los mi­ran con res­pe­to, fue uno de los as­pec­tos más lla­ma­ti­vos de una ex­pe­rien­cia en la que pu­di­mos co­no­cer más so­bre las pe­cu­lia­ri­da­des téc­ni­cas del ma­te­rial con

los me­cá­ni­cos, que tie­nen un tra­ba­jo fre­né­ti­co y desem­pe­ñan una la­bor vi­tal, ya no só­lo en la pre­via pre­pa­ran­do to­das las bi­ci­cle­tas, sino tam­bién en la zo­na de bo­xes, uno de los pun­tos ca­lien­tes de la ca­rre­ra por la im­por­tan­cia de los cam­bios de má­qui­na en un cir­cui­to, co­mo el de Gavere, don­de el ba­rro es el gran pro­ta­go­nis­ta. To­do ello en un ambiente fa­mi­liar en el que se vuel­can vo­lun­ta­rios y don­de, por su­pues­to, no fal­tan ni la cer­ve­za ni los cu­cu­ru­chos de pa­ta­tas fri­tas. Y, pa­ra fi­na­li­zar, una fiesta que se ex­tien­de to­da la tar­de en una car­pa con DJ don­de con­fra­ter­ni­zan afi­cio­na­dos, per­so­nal de los equi­pos e in­clu­so al­gu­nos ci­clis­tas. Una ex­pe­rien­cia que me­re­ce la pe­na pa­ra co­no­cer la cul­tu­ra bel­ga y pa­ra in­ten­tar des­ci­frar una pa­sión que tie­ne su con­ti­nua­ción en pri­ma­ve­ra en el Tour de Flan­des, otra ci­ta obli­ga­da pa­ra to­dos los afi­cio­na­dos al ci­clis­mo.

Más de dos dé­ca­das lle­va el or­ga­ni­za­dor, uno más el día an­tes cla­van­do es­ta­cas, al fren­te de la ca­rre­ra. El pú­bli­co es­pe­ra pa­cien­te pa­ra cam­biar de la­do en el cir­cui­to, don­de las bo­tas son vi­ta­les pa­ra no su­cum­bir. Las fur­go­ne­tas y ca­ra­va­nas no tie­nen...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.