To­do so­bre Stra­va

BiciSport - - EDITORIAL - TEX­TO | SERGIO PA­LO­MAR

¿Aún no co­no­ces Stra­va? Des­cu­bre to­das las po­si­bi­li­da­des de la red so­cial del de­por­tis­ta.

¿AÚN NO CO­NO­CES LA RED SO­CIAL DE LOS CI­CLIS­TAS? KOM, PR, seg­men­to, ku­dos… son tér­mi­nos que po­co a po­co se es­tán ha­cien­do co­mu­nes en las con­ver­sa­cio­nes ci­clis­tas has­ta el pun­to que, si no es­tá en Stra­va, pa­re­ce que ese día no has en­tre­na­do.

Apli­ca­cio­nes pa­ra al­ma­ce­nar nues­tros en­tre­na­mien­tos hay mu­chas, sin em­bar­go, hay una que ha tras­cen­di­do más allá de la me­ra fun­ción re­co­pi­la­to­ria pa­ra in­te­grar­se ple­na­men­te en la ac­ti­vi­dad ci­clis­ta ¿Quién no ha vis­to a un so­li­ta­rio ci­clis­ta de re­pen­te arran­car an­te una subida co­mo si estuviera dispu­tan­do una eta­pa del Tour? Pre­ci­sa­men­te, ape­lar a la com­pe­ti­ti­vi­dad in­na­ta del ci­clis­ta con la crea­ción de tra­mos y cla­si­fi­ca­cio­nes ge­ne­ra­das au­to­má­ti­ca­men­te al tran­si­tar por ellos es la no­ta di­fe­ren­cia­do­ra que ha con­ver­ti­do a Stra­va en to­do un fe­nó­meno so­cial, una ca­rac­te­rís­ti­ca que in­clu­so los fa­bri­can­tes de ci­clo­compu­tado­res GPS ya in­clu­yen en­tre las fun­cio­nes de sus dis­po­si­ti­vos.

La red so­cial

El úl­ti­mo em­pu­jón pa­ra la glo­ba­li­za­ción de Stra­va no po­día ser otro que evo­lu­cio­nar la he­rra­mien­ta pa­ra al­ma­ce­nar los en­tre­na­mien­tos ha­cia to­da una red so­cial con la po­si­bi­li­dad de se­guir a otras per­so­nas, ha­cer co­men­ta­rios so­bre sus ac­ti­vi­da­des o crear gru­pos de usua­rios pa­ra dar ca­bi­da a clu­bes, en­ti­da­des o, sim­ple­men­te, pa­ra te­ner or­ga­ni­za­das las sa­li­das de la gru­pe­ta de ami­gos. Una trans­for­ma­ción que al­can­za su ce­nit con las úl­ti­mas ac­tua­li­za­cio­nes, que per­mi­ten pu­bli­car to­do ti­po de con­te­ni­do, no só­lo en­tre­na­mien­tos.

La he­rra­mien­ta

A pesar del com­po­nen­te so­cial que ex­pli­ca su po­pu­la­ri­za­ción, Stra­va tam­bién re­sul­ta útil co­mo ins­tru­men­to de ges­tión de los en­tre­na­mien­tos, aun­que pa­ra ello ten­ga­mos que op­tar por la op­ción de pa­go Pre­mium. Con ella, ade­más de po­der ac­ce­der a pla­nes de en­tre­na­mien­to des­ti­na­dos a cum­plir un de­ter­mi­na­do ob­je­ti­vo, po­de­mos con­tar con com­ple­tos in­for­mes de nues­tras ac­ti­vi­da­des co­mo la cur­va de po­ten­cia, en la que vi­sua­li­zar nues­tras ci­fras má­xi­mas pa­ra ca­da ran­go de tiem­po; es­ti­ma­ción au­to­má­ti­ca de nues­tros um­bra­les; o, la que qui­zás sea la fun­ción más útil, la ta­bla de car­ga de en­tre­na­mien­to, en la que ve-

mos los efec­tos so­bre nues­tra for­ma y la fa­ti­ga acu­mu­la­da que pro­du­ce ca­da ac­ti­vi­dad y la evo­lu­ción a lo lar­go de las se­ma­nas de nues­tra con­di­ción fí­si­ca pa­ra ajus­tar la in­ten­si­dad de nues­tras se­sio­nes y así po­der lle­gar en ple­na for­ma a las fe­chas cla­ve.

No pa­ra­ría­mos de enu­me­rar las fun­cio­nes que se nos pro­po­nen -re­tos, se­gui­mien­to en tiem­po real, avi­so en ca­so de ac­ci­den­te me­dian­te la App mó­vil, etc.- en una apli­ca­ción que, sin du­da, ha re­vo­lu­cio­na­do la for­ma en la que mu­chos prac­ti­can el ci­clis­mo, tan­to que re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar cicloturistas que no vuel­quen sus da­tos en ella o a quie­nes no ten­gan su pe­que­ño tra­mo de ca­rre­te­ra mar­ca­do co­mo per­te­ne­cien­te a su rei­na­do.

La po­pu­la­ri­za­ción de Stra­va ha lle­va­do a que mu­chos ci­clo­compu­tado­res in­clu­yan in­for­ma­ción de los seg­men­tos en tiem­po real. La App se pue­de usar pa­ra gra­bar nues­tros re­co­rri­dos y aña­de fun­cio­nes co­mo avi­so en ca­so de ac­ci­den­te. Los gru­pos de usua­rios,...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.