Gru­po Cam­pag­no­lo Po­ten­za

BiciSport - - EDITORIAL - TEX­TO | JUAN OCAM­PO FOTOS | ÁL­VA­RO PA­LO­MAR

Pres­ta­cio­nes de lu­jo a pre­cio asu­mi­ble es la car­ta de pre­sen­ta­ción del gru­po ita­liano de ga­ma me­dia.

EL PE­QUE­ÑO GRAN HER­MANO DE LA FA­MI­LIA Ana­li­za­mos el Po­ten­za, un gru­po ase­qui­ble pe­ro con una imagen y so­lu­cio­nes téc­ni­cas ca­si idén­ti­cas a las de sus her­ma­nos ma­yo­res. Una mag­ní­fi­ca op­ción pa­ra los que bus­quen ren­di­mien­to, fia­bi­li­dad y sa­bor a ci­clis­mo de siem­pre.

Los me­ses de ve­rano nos ofre­cie­ron la opor­tu­ni­dad de pro­bar el Po­ten­za, el úl­ti­mo gru­po en lle­gar al ca­tá­lo­go de la mar­ca de Vi­cen­za, ex­pri­mién­do­lo en una épo­ca del año que so­le­mos apro­ve­char pa­ra ro­dar por di­fe­ren­tes pun­tos de las ca­rre­te­ras es­pa­ño­las de tra­di­ción ci­clis­ta y des­cu­brir lu­ga­res re­cón­di­tos de po­co re­nom­bre. Ca­si siem­pre en ca­rre­te­ras en ma­las

con­di­cio­nes, pe­ro con un ambiente tal que lo­gran que has­ta la más sen­ci­lla ru­ta sea un pla­cer, ade­más del te­rreno ideal pa­ra co­no­cer el fun­cio­na­mien­to y exi­gir el má­xi­mo a es­te Po­ten­za. Pa­ra ello, montamos el gru­po en un cua­dro CAAD10 de Can­non­da­le y me­ti­mos to­do en una fur­go­ne­ta con des­tino al nor­te pa­ra sa­car­le el má­xi­mo ju­go en lu­ga­res co­mo Na­va­rra, País Vas­co, As­tu­rias, Can­ta­bria, León, Za­mo­ra, Por­tu­gal... y, por su­pues­to, nues­tras ru­tas ha­bi­tua­les por Ávi­la y Ma­drid en las que el Po­ten­za nos ha per­mi­ti­do dis­fru­tar de gran­des mo­men­tos cicloturistas.

Efec­to cas­ca­da

Es así co­mo Cam­pag­no­lo lla­ma a la ex­ten­sión de sus tec­no­lo­gías más avan­za­das, uti­li­za­das pri­me­ro en el Su­per Re­cord, a los gru­pos in­fe­rio­res pa­ra ga­ran­ti­zar un ren­di­mien­to de com­pe­ti­ción sea cual sea la ga­ma del pro­duc­to. Al ser el Po­ten­za la úl­ti­ma in­clu­sión en el ca­tá­lo­go, es el que más se be­ne­fi­cia de ellas con­si­guien­do un gran fun­cio­na­mien­to y una es­té­ti­ca ca­si idén­ti­ca a los gru­pos su­pe­rio­res. De­bi­do a es­te efec­to, tan­to des­via­dor co­mo cam­bio son, sal­vo por el ma­te­rial en el que es­tán cons­trui­dos, igua­les a los del to­pe de ga­ma. El des­via­dor cuen­ta con un bra­zo de pa­lan­ca de gran­des di­men­sio­nes y una am­plia guía, lo que re­du­ce la fuer­za a apli­car pa­ra en­gra­nar el pla­to gran­de y que en es­te, in­clu­so usan­do desa­rro­llos ex­tre­mos, no ro­ce la ca­de­na. Por su par­te, el cam­bio tra­se­ro, cons­trui­do en tec­no­po­lí­me­ro y alu­mi­nio, cuen­ta con la tec­no­lo­gía Em­bra­ce, que per­mi­te que la rol­da­na su­pe­rior si­ga fiel­men­te la cur­va­tu­ra del ca­se­te en su des­pla­za­mien­to, con­si­guien­do que se si­túe más cer­ca de las co­ro­nas y con un ma­yor aco­pla­mien­to de la ca­de­na so­bre es­tas, ade­más de un fun­cio­na­mien­to más pre­ci­so. Aun­que no­so­tros he­mos pro­ba­do el mo­de­lo con ca­ja cor­ta, hay una op­ción de ca­ja me­dia pa­ra mon­tar un ca­se­te 11-32, una op­ción ideal pa­ra aque­llos aman­tes de las gran­des subidas.

En el res­to de com­po­nen­tes se re­pi­ten las si­mi­li­tu­des con la ga­ma al­ta en lo que a la es­té­ti­ca se re­fie­re. Sin em­bar­go, ya en­con­tra­mos al­gu­nas di­fe­ren­cias en el fun­cio­na­mien­to sin que es­te re­duz­ca su ca­li­dad. Las ma­ne­tas son las ex­ce­len­tes Er­go­po­wer, si­nó­ni­mo de un con­trol pre­ci­so gra­cias a un di­se­ño que per­mi­te un mag­ní­fi­co aga­rre y ac­cio­na­mien­to en cual­quier po­si­ción. La di­fe­ren­cia es el nú­me­ro de co­ro­nas a en­gra­nar por pul­sa­ción -has­ta tres pa­ra subir y só­lo una pa­ra ba­jar- y la adop­ción de un ga­ti­llo pa­ra ba­jar co­ro­nas más er­go­nó­mi­co, al es­ti­lo del em­plea­do en sus gru­pos elec­tró­ni­cos EPS, que ha­ce aún más fá­cil al­can­zar­lo con el de­do. Co­mo en mo­de­los su­pe­rio­res, la ba­ja­da ha­cia el pla­to pe­que­ño se rea­li­za en dos pa­sos pa­ra evi­tar que la ca­de­na se sal­ga, y en es­te pro­ce­so se cuen­ta con po­si­cio­nes in­ter­me­dias pa­ra evi­tar ro­ces al cru­zar la ca­de­na. Las bie­las, de alu­mi­nio hue­co for­ja­do, tam­bién son muy si­mi­la­res a gru­pos su­pe­rio­res en cuan­to a su di­se­ño, res­pe­tan­do el fac­tor Q re­du­ci­do pa­ra que las za­pa­ti­llas no con­tac­ten con ellas. Sus cua­tro bra­zos per­mi­ten al­ber­gar cual­quier den­ta­do en los pla­tos gra­cias a su BCD -diá­me­tro de la cir­cun­fe­ren­cia que pa­sa por los tor­ni­llos de an­cla­je­co­mún a to­dos los den­ta­dos. Las que he­mos pro­ba­do con­ta­ban con un eje de pe­da­lier in­te­gra­do Po­wer-Tor­que, pe­ro es­ta temporada 2018 ya dis­pon­drán del más que pro­ba­do eje Ul­tra-Tor­que. Por

úl­ti­mo, los fre­nos si­guen la ya co­no­ci­da tec­no­lo­gía Ske­le­ton, un di­se­ño más que fia­ble y del que na­die po­drá que­jar­se res­pec­to a su po­ten­cia a pesar de no con­tar con ro­da­mien­tos en su eje cen­tral, al­go re­ser­va­do a los tres mo­de­los su­pe­rio­res, ni de la po­si­bi­li­dad de ele­gir el tra­se­ro mo­no­pi­vo­te, ya que en el Po­ten­za am­bos son de do­ble pi­vo­te.

Cam­pag­no­lo es Cam­pag­no­lo

A pesar de to­dos los cam­bios in­tro­du­ci­dos en bus­ca de una ma­yor sua­vi­dad de fun­cio­na­mien­to, el tac­to tí­pi­co de la mar­ca ita­lia­na si­gue aún pre­sen­te, al­go que gus­ta­rá a los fie­les y que pue­de sor­pren­der a los re­cién lle­ga­dos. Sin em­bar­go, es­te tac­to fir­me en las ma­ne­tas con­tras­ta gra­ta­men­te con la sua­ve res­pues­ta que se ob­tie­ne en otros com­po­nen­tes del gru­po. A la ho­ra de apre­tar las pa­lan­cas de cam­bio pa­ra subir la ca­de­na, la fuer­za que de­be­mos apli­car es ma­yor que en la de sus ri­va­les Shi­mano y SRAM, pe­ro a pesar de ello el des­pla­za­mien­to es sua­ve. Por el con­tra­rio, los ga­ti­llos de ba­ja­da, de­bi­do a su re­co­rri­do más cor­to y a su er­go­no­mía, exi­gen me­nos fuer­za re­sul­tan­do muy có­mo­dos, lla­man­do la aten­ción lo rá­pi­do

y con­tun­den­te -sin lle­gar al pun­to de brus­que­dad- de su res­pues­ta pa­ra ba­jar pi­ño­nes o pla­to co­mo un ti­ro. Idea­les pa­ra res­pon­der a ata­ques, sprints o en­gra­nar el pla­to pe­que­ño an­te un re­pe­cho ines­pe­ra­do.

El fun­cio­na­mien­to del des­via­dor es im­pe­ca­ble. Sin ayu­das en los pla­tos, la ca­de­na sube có­mo­da­men­te y sin ti­tu­beos al pla­to gran­de y la fun­ción de ba­jar la ca­de­na en dos gol­pes nos ha su­pues­to una to­tal au­sen­cia de sa­li­das de es­ta ha­cia el pe­da­lier. Por otra par­te, y a di­fe­ren­cia de la po­si­ción de pla­to pe­que­ño, que sí tie­ne, la au­sen­cia de pun­tos in­ter­me­dios en el gran­de no ha con­lle­va­do pro­ble­mas en cru­ces de ca­de­na, evi­tan­do ro­ces o rui­dos gra­cias al di­se­ño de la ca­ja y las gran­des y pre­ci­sas rol­da­nas del cam­bio. Así, si eres de los que gus­tan man­te­ner el pla­to gran­de, es una ven­ta­ja al ase­gu­rar un fun­cio­na­mien­to fia­ble en es­tas con­di­cio­nes. La pre­ci­sión del cam­bio a la ho­ra de subir co­ro­nas rá­pi­da­men­te nos ha gus­ta­do me­nos y qui­zá sea el úni­co pe­ro que le po­de­mos sa­car a un gru­po que tie­ne en­tre sus orien­ta­cio­nes la com­pe­ti­ción, lu­gar de apre­tu­ras y pri­sas. A ve­ces, cuan­do que­ría­mos en­gra­nar rá­pi­da­men­te va­rias co­ro­nas de uno o dos gol­pes, el cam­bio se mos­tra­ba al­go pe­re­zo­so e im­pre­ci­so su­bien­do más o me­nos co­ro­nas de las desea­das, pue­de que por no ha­ber acer­ta­do en el nú­me­ro de clics, o tar­dan­do un po­co y mos­trán­do­se du­bi­ta­ti­vo has­ta que la ca­de­na caía so­bre la co­ro­na se­lec­cio­na­da. Sin em­bar­go, con cal­ma, y por muy fuer­te que se pre­sio­ne so­bre los pe­da­les, en­gra­nar las co­ro­nas ma­yo­res se rea­li­za de ma­ne­ra sua­ve y pre­ci­sa. El res­to del gru­po cum­ple con cre­ces, sien­do las ma­ne­tas y los fre­nos lo que más sa­tis­fe­chos nos han de­ja­do.

Aho­ra que la com­pe­ten­cia más di­rec­ta tien­de a re­du­cir su ta­ma­ño, la er­go­no­mía de las ma­ne­tas Cam­pag­no­lo se agra­de­ce so­bre­ma­ne­ra. El apo­yo de la mano es in­tui­ti­vo, có­mo­do y con to­do a mano. Su go­ma y su sis­te­ma an­ti­vi­bra­cio­nes Va­ri-Cus­hion con­si­guen que ni el su­dor o el pé­si­mo es­ta­do de las ca­rre­te­ras se­cun­da­rias es­pa­ño­las se ha­gan no­tar con ador­me­ci­mien­tos o res­ba­lo­nes in­vo­lun­ta­rios, un pun­to im­por­tan­te que re­dun­da en nues­tra se­gu­ri­dad. Des­de cual­quier po­si­ción se pue­den ac­cio­nar las ma­ne­tas de cam­bio, agra­de­cién­do­se la adop­ción del ga­ti­llo ba­jo que lo­gran un ac­ce­so muy có­mo­do y rá­pi­do, aun­que

es una pe­na que só­lo baje de una en una co­ro­na. Ade­más, apo­ya­do en las ma­ne­tas, po­si­ción ha­bi­tual pa­ra ro­dar, el ac­ce­so al freno es muy bueno gra­cias al di­se­ño de sus pa­lan­cas, pu­dien­do apre­tar­las con fuer­za en su zo­na me­dia con una res­pues­ta po­ten­te y con­tro­la­da, lo que se agra­de­ce cuan­do ro­da­mos en el seno de un pe­lo­tón. Par­te de es­ta efi­ca­cia y efi­cien­cia es tam­bién de­bi­da a la más que con­tras­ta­da ca­li­dad de sus fre­nos, de do­ble pi­vo­te am­bos, que con su tac­to se­co apor­tan una po­ten­cia tal que per­mi­ten uti­li­zar un so­lo de­do pa­ra de­te­ner la bi­ci con to­tal con­trol gra­cias a su mo­du­la­ri­dad. Nos he­mos en­fren­ta­do a ba­ja­das re­vi­ra­das en ca­rre­te­ras con as­fal­to en mal es­ta­do en el nor­te de España con la to­tal se­gu­ri­dad de po­der reac­cio­nar an­te im­pre­vis­tos, ya fue­ra ac­cio­nan­do sua­ve­men­te el freno tra­se­ro pa­ra re­don­dear una cur­va que se cie­rra sú­bi­ta­men­te o pa­ra fre­nar de gol­pe an­te una va­ca as­tu­ria­na que apa­re­ce de re­pen­te an­te no­so­tros sin de­jar­nos ape­nas tiem­po pa­ra reac­cio­nar.

Por úl­ti­mo, al­go que co­mo ro­da­do­res nos ha gus­ta­do mu­cho, la for­ma en pun­ta de la par­te su­pe­rior de las ma­ne­tas fa­ci­li­ta aga­rrar­las fir­me­men­te pa­ra pe­da­lear en llano con los bra­zos co­lo­ca­dos a 90º sin que re­sul­te can­sa­do, ya que per­mi­ten una su­je­ción se­gu­ra y un apo­yo de la mu­ñe­ca en la ma­ne­ta y el an­te­bra­zo en la cur­va del ma­ni­llar. Con ellas ya no es ne­ce­sa­rio ro­dar con los an­te­bra­zos en la cruz del ma­ni­llar.

Fia­bi­li­dad

Ob­via­men­te, no só­lo que­ría­mos com­pro­bar con es­ta prue­ba el fun­cio­na­mien­to del gru­po, sino tam­bién su res­pues­ta an­te los ki­ló­me­tros y con­di­cio­nes ad­ver­sas. Tras más de 7.000 km y sin más ajus­tes que los de la pri­me­ra se­ma­na tras su mon­ta­je, que

han con­sis­ti­do bá­si­ca­men­te en ten­sar ca­bles de cam­bio y reapre­tar el sis­te­ma Po­wer-Tor­que de las bie­las, el Po­ten­za fun­cio­na co­mo en la pri­me­ra sa­li­da, su­peran­do ade­más con sol­ven­cia to­das las prue­bas a las que le he­mos so­me­ti­do pa­ra com­pro­bar su res­pues­ta. Aun­que he­mos uti­li­za­do un cam­bio de ca­ja cor­ta, que se­gún Cam­pag­no­lo no ad­mi­te el 1132, gran par­te de los puer­tos los he­mos subido con es­te desa­rro­llo, re­sul­tan­do su fun­cio­na­mien­to más que co­rrec­to y só­lo no­tan­do una ma­yor ru­mo­ro­si­dad al en­gra­nar la co­ro­na gran­de.

Otra prue­ba de su buen ha­cer es el fun­cio­na­mien­to con el ca­ble de cam­bio ten­sa­do o des­ten­sa­do en ex­ce­so. Así, si bien le cues­ta en­gra­nar la co­ro­na desea­da, una vez he­cho se man­tie­ne es­ta­ble in­de­pen­dien­te­men­te de la pre­sión so­bre los pe­da­les, a pesar del rui­do que pro­du­ce. Es­te as­pec­to ad­quie­re gran im­por­tan­cia en la com­pe­ti­ción, don­de cual­quier en­gan­chón o gol­pe en la pa­ti­lla pue­de de­jar­te el cam­bio en mal es­ta­do. Lo que nos ha gus­ta­do me­nos del cam­bio son sus tor­ni­llos, al­go en­de­bles y con di­fe­ren­tes ti­pos de ca­be­za. Cier­to es que per­mi­ten múl­ti­ples ajus­tes y has­ta des­mon­tar­lo por com­ple­to pa­ra sus­ti­tuir las pie­zas da­ña­das, pe­ro re­quie­ren de­li­ca­de­za, pues es muy fá­cil re­don­dear su ca­be­za, y obli­gan a lle­var va­rias lla­ves di­fe­ren­tes pa­ra su ajus­te en una sa­li­da. Por úl­ti­mo, y pa­ra com­pro­bar su res­pues­ta an­te la su­cie­dad, nos he­mos per­mi­ti­do el lu­jo de no en­gra­sar ni lim­piar los cam­bios ni la ca­de­na du­ran­te más de trein­ta sa­li­das, sin que ello ha­ya afec­ta­do a su fun­cio­na­mien­to, que se ha man­te­ni­do sua­ve y sin rui­dos. La fia­bi­li­dad de fun­cio­na­mien­to es al­go de lo que pre­su­me Cam­pag­no­lo en to­dos sus gru­pos, y tras es­ta prue­ba cree­mos que el Po­ten­za res­pon­de con cre­ces en es­te pun­to. Ade­más, la po­si­bi­li­dad de cam­biar aque­llas pie­zas que se des­gas­ten en los com­po­nen­tes sin ne­ce­si­dad de sus­ti­tuir­los por otros nue­vos, ha­ce que aque­llo de “Cam­pag­no­lo es pa­ra to­da la vi­da” ten­ga mu­cho de cier­to.

Aun­que sus tor­ni­llos nos han re­sul­ta­do al­go frá­gi­les y en­go­rro­sos, su fun­cio­na­mien­to ha si­do es­ta­ble y más sua­ve de lo que su tac­to pue­de in­di­car.

Sua­vi­dad, au­sen­cia de ro­ces o rui­dos por muy cru­za­da que lle­ves la ca­de­na y ni una caí­da de es­ta ha­cia el pe­da­lier en to­da la prue­ba.

El di­se­ño de los fre­nos Ske­le­ton es ya un clá­si­co y su fun­cio­na­mien­to aún si­gue es­tan­do a la van­guar­dia.

Ni un ras­gu­ño en to­da la prue­ba gra­cias a su Fac­tor Q re­du­ci­do y a un di­se­ño que di­fi­cul­ta que las za­pa­ti­llas con­tac­ten con ellas, as­pec­tos que se man­tie­nen en las nue­vas bie­las pa­ra 2018, que con­ta­rán ya con eje Ul­tra-Tor­que y un pla­to gran­de...

La jo­ya de la co­ro­na. Sin du­da lo que más nos ha gus­ta­do del gru­po por er­go­no­mía y co­mo­di­dad, lo que se tra­du­ce en un mag­ní­fi­co con­trol de la bi­ci y en la po­si­bi­li­dad de adop­tar una po­si­ción có­mo­da pa­ra ro­dar a blo­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.