¿Aho­ra o más ade­lan­te?

BiciSport - - A PLATO -

Las con­ti­nuas no­ve­da­des que lle­gan al mun­do del ci­clis­mo ha­cen que a mu­chos, a la ho­ra de in­ver­tir en su pró­xi­ma mon­tu­ra, les asal­te la du­da so­bre si ad­qui­rir­la ya o es­pe­rar pa­ra po­der con­tar con lo úl­ti­mo.

■ Es­tá cla­ro que a to­dos nos gus­ta pre­su­mir de lle­var lo úl­ti­mo y más no­ve­do­so, pe­ro ¿qué es lo úl­ti­mo? Si al­go pri­ma en la cul­tu­ra em­pre­sa­rial, no só­lo en la del mun­do del ci­clis­mo, es que hay que es­tar siem­pre evo­lu­cio­nan­do y pre­sen­tan­do pro­duc­tos ac­tua­li­za­dos. Es al­go que, por ejem­plo ve­mos cons­tan­te­men­te en los mó­vi­les y los or­de­na­do­res. En la bi­ci, aun­que me­nos acu­sa­do, cons­tan­te­men­te hay cam­bios de pa­ra­dig­ma que nos ha­cen plan­tear si de­be­mos o no es­pe­rar: fre­nos de dis­co, rue­das tu­be­less, llan­tas más an­chas, nú­me­ro de dien­tes en los pi­ño­nes, cam­bios elec­tró­ni­cos, mo­de­los que se re­nue­van… si nos pa­ra­mos a pen­sar, siem­pre ha­brá al­go que nos ha­rá du­dar y nos su­pon­drá que es­tar a la úl­ti­ma sea al­go efí­me­ro. Si ne­ce­si­ta­mos ob­je­ti­va­men­te cam­biar de bi­ci es más acer­ta­do plan­tear­se un pre­su­pues­to y ver, den­tro del mis­mo, qué es lo que más se aco­mo­da a nues­tros gus­tos y al uso que le va­mos a dar an­tes que se­guir arras­tran­do una má­qui­na que no cum­ple con lo que bus­ca­mos o di­rec­ta­men­te es­tar sin bi­ci por es­pe­rar a te­ner esa úl­ti­ma no­ve­dad que real­men­te nun­ca lo es y al fi­nal, de lo que se tra­ta es de dar pe­da­les y en eso, la bi­ci si­gue sien­do igual des­de ha­ce más de un si­glo.

SERGIO PA­LO­MAR | DIRECTOR

■ Es­pe­ra, o com­pra al­go ba­ra­to de se­gun­da mano con fre­nos a la llan­ta. Ese es el úl­ti­mo con­se­jo que le di a un com­pa­ñe­ro que es­tá em­pe­zan­do a to­mar­se en se­rio la bi­ci­cle­ta de ca­rre­te­ra, por lo que su lí­mi­te es­tá en bi­cis en torno a 2.000 €. El mer­ca­do es­tá en un mo­men­to de cam­bio en el que las mar­cas es­tán apos­tan­do por los fre­nos de dis­co, pe­ro, con las trans­mi­sio­nes y rue­das que exis­ten ac­tual­men­te pa­ra es­te sis­te­ma, hay que ha­cer un des­em­bol­so muy im­por­tan­te pa­ra ac­ce­der a una bi­ci con un pe­so con­te­ni­do. Mien­tras que por unos 3.000 eu­ros po­de­mos en­con­trar bas­tan­tes bi­cis por de­ba­jo de 7,5 kg con fre­nos tra­di­cio­na­les, el sal­to al dis­co con ese pre­su­pues­to nos su­pon­drá, en el me­jor de los ca­sos, su­mar 500 gra­mos. Por lo tan­to, si es­tás con­ven­ci­do que quie­res ga­ma al­ta, com­pra, por­que los cua­dros pun­te­ros pa­ra dis­co pe­san prác­ti­ca­men­te igual que las ver­sio­nes tra­di­cio­na­les y los nue­vos gru­pos de Cam­pag­no­lo y Shi­mano ya tie­nen las ma­ne­tas más dis­cre­tas -se­gu­ro que SRAM pre­pa­ra al­go tam­bién-. Sin em­bar­go, si tu ob­je­ti­vo es la ga­ma me­dia, qui­zá sea me­jor es­pe­rar un po­co a ver ha­cia dón­de ca­mi­na la tec­no­lo­gía, so­bre to­do en el seg­men­to de las rue­das. Co­mo de­ci­mos ha­bi­tual­men­te, plan­téa­te las ne­ce­si­da­des de tu uso real e in­ten­ta ha­cer una com­pra ló­gi­ca… Y no te de­jes ame­dren­tar por las bur­las por lle­var una vie­ja; ya te to­ca­rá a ti bro­mear acer­ca de las ve­tus­tas -tec­no­ló­gi­ca­men­te, no por­que ten­gan mu­chos años- bi­cis de tus com­pa­ñe­ros.

JOA­QUÍN CAL­DE­RÓN | JE­FE DE PRUE­BAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.